Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

El mercado de Chichicastenango, uno de los más curiosos de Guatemala

El mercado de Chichicastenango, uno de los más curiosos de Guatemala

Existe un lugar en Guatemala donde su mercado ha pasado a ser el símbolo de una ciudad, su nombre es Chichicastenango. Esta población del departamento de Quiché, es un buen ejemplo del colorido, la fe religiosa, el sincretismo y la riqueza cultural que existe en el país.

«Chichi», como se le llama cariñosamente, aparte de ser una de las localidades más turísticas del país, es una de las paradas ineludibles en una ruta por el mismo. Situada a casi 2000 metros sobre el nivel del mar, es una ciudad relativamente grande (tiene unos 50 000 habitantes) que mantiene su mayor atractivo en el mercado indígena que hay todos los jueves y domingos en medio de la plaza central del pueblo y sus alrededores.

En el pasado, Chichicastenango fue un terreno en disputa para los quiché y los cakchiqueles y entre los guatemaltecos es conocido por ser el lugar donde se encontró el libro más sagrado de los mayas, el «Popol Vuh» que, según sus antepasados, cuenta el origen de la humanidad.

Aunque los españoles introdujeron el catolicismo en Guatemala, actualmente están muy arraigadas las ceremonias y tradiciones de los indígenas quichés en Chichicastenango. Su fervor religioso y sincretismo entre la religión cristiana e indígena se palpa sobre todo en los alrededores de la plaza principal. El humo del incienso que se ve en los lugares más sagrados es una de las señales que hay que seguir si queremos ser espectadores del culto indígena.

Y para disfrutar del espectáculo del colorido que supone ver a cientos de mayas vestidos con sus ropas tradicionales, una de las mejores opciones es acudir al mercado, lugar de socialización de los indígenas de la zona, donde van a comprar, vender o a encontrarse con algunos viejos conocidos.

Multitud de indígenas mayas de diversas poblaciones de la zona se dan cita dos días a la semana en el mercado de Chichicastenango. Muchos de ellos llegan la noche anterior y se la pasan durmiendo al raso, para poder montar su tienda de buena mañana. La mayoría van caminando con su mercancía desde la meseta, a muchos kilómetros de distancia; pero eso no es problema para ellos, que están acostumbrados a hacerlo cada semana. Otros, en cambio, llegan en furgoneta, pagando un billete que para ellos representa un fuerte gasto para su economía familiar. Todos son gente sencilla y humilde que trata de subsistir con la venta de sus conreos y labores. No les da mucho, pero sí lo suficiente para seguir adelante.

La oferta del mercado es variada en color y gustos; en él se puede encontrar todo tipo de productos: maíz, hortalizas, verduras, fruta, ropa, artículos para el hogar, objetos hechos a mano… No es raro encontrar múltiples tiendas dedicadas a un tipo de artesanía para el turista, como bolsos, camisas, utensilios textiles elaborados con la ropa característica de la zona: a rayas y con colores estridentes. También hay gran variedad de máscaras con motivos animales, ideales para colgar en la pared como un bonito recuerdo maya. Los vestidos que llevan las mujeres en el mercado llaman la atención al viajero por su colorido, una mezcla de rojos, amarillos y azules que forman parte de la identidad de los habitantes de este lugar.

Y como no podía faltar en un mercado de América Central, también hay varios lugares para comer, puestecitos humildes en los que es difícil encontrar una pequeña mesa y taburete donde sentarse, ya que normalmente está repleto de gente local trabajadora a la hora de la comida. Allí se puede ver cómo las mujeres cocinan las típicas tortitas de maíz rellenas de algo de carne y verduras, un menú muy habitual elaborado con los ingredientes de la tierra.

En la Plaza Central de Chichicastenango, el lugar donde se encuentra el mercado, se pueden ver dos iglesias. La más grande y con la fachada más bonita es la iglesia de Santo Tomás, construida por los españoles en el 1540 en el mismo lugar donde se dice que antiguamente había un templo maya. Se identifica fácilmente porque tiene una escalinata que en un día de mercado siempre está llena de gente; suelen ser vendedores de flores y también chamanes. Una vez entres a la iglesia, te recomiendo que te quedes durante un buen rato observando alguna ceremonia de algún creyente, ya que allí se practica el sincretismo entre la religión católica y los ritos mayas y resulta una experiencia curiosa de ver.

Los creyentes suelen arrodillarse en el mismo suelo para quemar incienso y encender unas velas, con el objetivo de alejar a los malos espíritus. Las ofrendas forman parte del ritual, siendo algunas de ellas botellas de refresco, cervezas o gallinas que matan dentro de la propia iglesia, una práctica habitual en este tipo de lugares.

Justo en el otro lado de la plaza se encuentra la Capilla del Calvario, más sencilla y pequeña que la iglesia de Santo Tomás.

¿Cómo llegar a Chichicastenango?

Normalmente, se llega desde Antigua o desde Panajachel (cerca del lago Atitlán). Existen diversos buses con horarios frecuentes a Chichicastenango; estos se pueden consultar en diversas agencias que hay, tanto en Antigua como en Panajachel. Es factible ir y volver en un mismo día, teniendo tiempo suficiente de visitar el mercado y comer allí (unas 4-5 horas), o bien hacer ruta bien temprano desde una de estos municipios y hacer parada en «Chichi» a medio camino para visitar el mercado. Desde Antigua hay aproximadamente dos horas y media y desde Panajachel una hora y media hacia Chichicastenago.

¿Dónde puedo cambiar moneda en Guatemala?

Global Exchange opera en Guatemala desde octubre del 2009, cuando abrió 4 oficinas de cambio en el Aeropuerto Internacional La Aurora. Posteriormente, en 2012, se incorporó una quinta oficina y en 2015 una sexta. Además, desde 2015, están también presentes en La Antigua Guatemala. Infórmate de los servicios que ofrecen en su web.

Si vas a viajar a Guatemala y prefieres cambiar tu moneda al quetzal guatemalteco antes de llegar, visita Global Exchange. Con más de 260 oficinas en 21 países, son tu mejor aliado cuando se trata de gestionar cambios de moneda extranjera.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Guatemala. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Celia López

Autora de “Quaderns de bitàcola”, un blog sobre una vuelta al mundo y otros viajes por los cinco continentes. Con la experiencia de más de setenta países visitados, me gusta escribir información práctica de los destinos, guías de viaje y describir las sensaciones de los lugares en los que he estado para que cualquier persona pueda planificar su viaje por libre. Mi gran hobbie es viajar y mi lema es: “No me conformo con que me lo expliquen, quiero conocerlo con mis propios ojos”.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre