Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Cinco destinos donde esconderte de San Valentín

Cinco destinos donde esconderte de San Valentín

Y, como cada año, se acerca el 14 de febrero. Lo notas las semanas de antes, cuando de repente los escaparates de los grandes almacenes comienzan a llenarse de corazones y cupidos que apuntan con su flecha a los regalos que debes hacer a tu pareja, si estás enamorado. Tu buzón de correo se llena de ofertas de floristerías y packs de regalos con cenas románticas, hoteles chic y circuitos de masajes y spas. ¡Bienvenido, San Valentín!

Pero esta despiadada estrategia comercial tiene sus daños colaterales porque la vida no es como uno de esos juegos para niños en los que emparejas objetos y animales y nada queda sin su par. El mundo está lleno de solteros que, muy probablemente, tendrán poco afecto por este día inventado por los comercios para que aumente el consumismo.

Si eres uno de los que se siente apátrida en San Valentín, te sugiero 5 lugares donde ponerte a cobijo de sus flechas.

1. Las Vegas, EE. UU.

Perdida en el desierto se encuentra la ciudad más grande del estado americano de Nevada. Conocida por millones de personas como la ciudad del pecado, parece que el diablo eligió esta localización lejana a todo para atraer a los suyos.

Casinos, bares, restaurantes y hoteles que parecen auténticas ciudades conforman el escenario perfecto para olvidarte de que no tienes pareja. De hecho, hay muchos turistas que sí la tienen y también lo olvidan.

Las glamurosas avenidas se iluminan completamente al caer la noche y un resplandor cegador aparece suspendido sobre el desierto. Un hervidero de gente se mueve por los famosos hoteles Bellagio, Caesars, The Mirage, Sahara o Riviera.

Aunque no te guste jugar o apostar, Las Vegas llama la atención de casi cualquier viajero. Es uno de esos lugares que no te pueden describir y debes visitar para hacerte una ideal real de lo que es. Será complicado que Cupido te visite aquí, pero si por casualidades de la vida, lo hace, no te preocupes porque siempre podrás casarte en cualquiera de las pequeñas capillas que hay en la ciudad. Elvis será tu cura. ¿Quién dijo que había muerto?

2. Koh Pha Ngan, Tailandia

La isla de Koh Pha Ngan es una de las principales del golfo de Tailandia, y una de las más visitadas.

Imagen de Koh Pan Ngan

Para llegar a ella, debes tomar el ferri que sale del puerto de Surat Thani y sirve también a sus islas hermanas: Koh Tao y Koh Samui.

Aunque Samui es la mayor de las tres y Tao es famosa por sus escuelas de buceo, el gran protagonismo lo acapara Pha Ngan. La razón se encuentra en la llamada Full Moon Party. La Fiesta de la Luna Llena lleva décadas celebrándose y ahora alcanza su punto de mayor celebridad. Cada mes, atrae a decenas de miles de jóvenes mochileros que buscan en la playa de Haad Rin la fiesta sin control.

Si el 14 de febrero no hay luna llena, no te preocupes, ahora ya hay fiesta de la luna nueva, la de «quedan dos días para luna llena», etc. El caso es montar lío. Cupido se apuntará contigo y después, tendrás días para descansar en una isla que es mucho más que fiesta.

[cta id=»3890″ align=»none»]

3. Las montañas Simien, Etiopía

Irte de fiesta no es la única manera de huir de Cupido y su arco. En las montañas Simien de Etiopía te esperan unos paisajes dramáticos y unas gentes que dejarán huella en ti.

Esta cadena montañosa se encuentra entre las más poderosas de África, con varios picos por encima de los 4000 metros, entre ellos el Ras Dashen, que, con sus 4550 metros, es la décima montaña más alta del continente.

Realiza el trekking en el Parque Nacional de las Montañas Simien o fuera de él y descubre aldeas donde te acogerán como en casa, animales salvajes, afilados desfiladeros, vegetación endémica (como las bellas lobelias gigantes) y los nobles y orgullosos etíope, el único pueblo africano que jamás fue colonizado.

No solo te olvidarás de San Valentín, sino de la civilización en general.

4. Chiloé, Chile

Imagen de Chiloé, en ChileLa isla grande del archipiélago de Chiloé tiene una magia que va más allá del sentimiento romántico que intenta inculcar Cupido a mediados de febrero.

Nos encontramos en pleno verano austral y es el mejor momento para visitar un lugar donde el viento y la lluvia barre sus tierras durante gran parte del año.

Los habitantes de Chiloé creen en leyendas y mitos (como el del barco fantasma del Caleuche que se lleva a los vivos y jamás reaparecen) y están hechos de otra pasta. Viven en una isla llena de parajes verdes, largas playas desiertas batidas por el Pacífico y el clima y la soledad les ha endurecido el carácter. Sin embargo, si logras conocerlos, te harán partícipe de un pueblo con muchos secretos interesantes.

El Caleuche se llevó un día al fantoche con alas y ya no volvió a aparecer por aquí.

5. Yangshuo, Guangxi, China

Como no quiero parecer una persona ajena a cualquier tipo de romanticismo, he dejado para el final un lugar que sí deja una puerta abierta a Cupido.

La ciudad de Yangshuo está ubicada a las orillas de los ríos Yulong y Lijiang. En sus alrededores, el medio rural se encuentra salpicado por pequeñas montañas redondeadas que parecen surgir de la nada. Este bello paisaje kárstico ha convertido a la zona en una de las más visitadas de China.

Imagen de Yangshuo, en China.

Alquila una bicicleta y pasea por los campos de naranjos donde la simpatía de los habitantes te sorpenderá. Cada minuto encontrarás un punto donde querrás hacer una foto en este bello paisaje que parece de otro planeta.

Aunque te encuentres en medio de la vasta China rural es cierto que aquí Cupido sí te pueda encontrar ya que el paisaje es bastante romántico. De ti depende si quieres esquivar sus flechas o prefieres mostrarle tu pecho desnudo. Al fin y al cabo, enamorarse es la salsa de la vida.

Por último, y dejando el enamoramiento (o no) a un lado, ten en cuenta que la mayoría de estos países, probablemente, tendrán una moneda distinta a la tuya. Por eso, recuerda cambiarla antes de emprender tu viaje con Global Exchange.

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre