Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Arequipa y el cañón del Colca, en Perú

Arequipa y el cañón del Colca, en Perú

No son tantos los rincones del mundo que pueden presumir de tener dos lugares de magnífica belleza natural y arquitectónica tan cerca uno del otro. En el sur de Perú, sin embargo, es un fenómeno que se da con una frecuencia insólita. Ocurre con Cuzco y el famoso valle del Inca y también con Arequipa y el cañón del Colca.

Arequipa

La bella ciudad de Arequipa es, además, la segunda mayor urbe de Perú. Solamente Cuzco es más visitada en todo el país y cuando uno vaga por sus calles, entiende la razón.

¿Cómo llegar?

La mejor manera de llegar a Arequipa es volando. Una vez has tomado el vuelo intercontinental que te deja en Lima, puedes tomar otro interno (con Lan Perú) al aeropuerto Rodríguez Ballón, que se encuentra a unos 8 km del centro de Arequipa.

Si prefieres viajar en autobús, debes tener cierta paciencia porque las carreteras no son las mejores que hayas visto. El trayecto desde Lima suele llevar entre 16 y 18 horas y una noche desde Cuzco. La mejor compañía de autobuses de Perú es Cruz del Sur. Es algo más cara que el resto, pero merece la pena pagarlo, por comodidad, rapidez y seguridad.

Qué ver en Arequipa

Esta perla del sur de Perú fue fundada hace casi 500 años y se encuentra ubicada en un valle formado a los pies de tres grandes volcanes que se pueden divisar desde la ciudad: el Misti, el Chachani y el Pichu Pichu.

A Arequipa se le conoce con el sobrenombre de La Ciudad Blanca porque ese es el color predominante en sus edificios monumentales, debido a la utilización de sillar en su construcción. Esta piedra blanca se extrajo, en tiempos coloniales, de las canteras abiertas en las laderas de los cercanos volcanes.

Imagen de la Catedral de Arequipa

El casco histórico

La mayor parte de los atractivos turísticos de Arequipa los encontrarás en su centro histórico. Ocupa, literalmente, cinco calles y se puede recorrer a pie, sin problemas.

La joya de la corona es la Plaza de Armas. Era el punto de reunión de las fuerzas políticas, religiosas y militares de la mayoría de las ciudades coloniales de la época. La gran Catedral, con su fachada de impoluta blancura, se impone sobre los demás edificios. Merece la pena verla iluminada al atardecer.

Imagen de la Catedral de Arequipa

Para aprender algo más sobre la historia de la ciudad puedes visitar el Museo Santuarios Andinos, no muy lejos del Convento de Santa Catalina, el edificio colonial más visitado de la ciudad. En su interior podrás caminar por estrechas callejuelas coloridas, haciéndote creer que estás en una ciudad dentro de otra.

El convento de Santa Teresa y un gran número de iglesias, antiguos palacios y edificios públicos completan los casi 250 monumentos designados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Alrededores

Pero también puedes caminar por bellos puentes (como el Bolognesi o el Fierro) o salir de la ciudad para adentrarte en la campiña y visitar el viejo Molino de Sabandía, erigido hace más de 300 años, o la espectacular y colonial Mansión del Fundador, que fue renovada en varias ocasiones.

Puedes quedarte varios días en Arequipa sin llegar a descubrir todos sus rincones.

El cañón del Colca y el vuelo del cóndor

Cómo llegar

El pueblo de Chivay, a unos 160 km de Arequipa, suele ser el lugar desde el que se visita la Cruz del Cóndor, el punto de avistamiento por excelencia. El viaje en autobús público hasta Chivay lleva unas 3 horas y media, pero estarás entretenido mirando a través de la ventanilla. El paisaje cambiante te mostrará volcanes, montañas, tundra, desierto y a las simpáticas vicuñas, parientes de las llamas y alpacas. De aquí a la Cruz del Cóndor hay otro par de horas.

Arequipa2-640

Aprovecha la estancia en Chivay para darte un baño en una de las piscinas naturales de agua caliente que hay a las afueras del pueblo.

El cañón y los cóndores

Si estas aves majestuosas no habitaran en los recovecos de las escarpadas paredes del Colca, igualmente valdría la pena visitar este impresionante cañón.

Desde la Cruz del Cóndor puedes apreciar la magnitud de uno de los cañones más profundos del mundo, alcanzando desniveles de hasta casi 4200 metros, casi el doble que el del Colorado.

Arequipa5-640

La hora ideal para llegar al lugar de avistamiento es sobre las 9 de la mañana, cuando las enormes aves carroñeras realizan su primera salida del día en busca de comida. Mucho antes, a ambos lados de la carretera, comienzan a aparecer los pequeños puestos de gentes que ofrecen prendas típicas peruanas a los turistas. Gorros, ponchos, sombreros, bolsitos, guantes… Todo hecho por las duras manos encallecidas de los trabajadores de los alrededores.

Imagen de Arequipa, Perú

Tras un rato, la espera suele tener recompensa y en el cielo aparecen las manchas oscuras de las grandes alas extendidas de los cóndores. Se acercan mucho a los visitantes, que pueden llegar a admirarlos en todo su esplendor mientras contienen el aliento por la emoción.

Cóndores en Arequipa, Perú

Otra opción que ofrecen muchas empresas turísticas es el trekking que te lleva a caminar por las profundidades del Colca. Así podrás pasar junto al río que atraviesa la garganta y los verdes campos de cultivo. Aunque esta es también una gran experiencia, el mejor lugar para ver a los cóndores sigue siendo la Cruz del Cóndor.

Sin duda, uno de los tesoros que no puedes perderte en tu viaje a Perú donde, recuerda, deberás pagar en nuevos soles peruanos que podrás haber cambiado, previamente, con Global Exchange. Además de esto, tampoco te olvides de contratar un seguro antes de tu viaje.

[cta id=»3884″ align=»none»]

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre