Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Villa de Leyva, el encantador pueblo colonial de Colombia

Villa de Leyva, el encantador pueblo colonial de Colombia

Colombia es uno de los países de Sudamérica más comentado en la actualidad entre los viajeros. La oferta es enorme, con diversidad de paisajes y una gran variedad cultural. Además, en los últimos años es un lugar mucho más seguro, lo que le ha valido para situarse como uno de los destinos estrella del continente.

En pueblecitos como Villa de Leyva (Boyacá) o Barichara (Santander) se está tan bien que, como dice la campaña turística de Colombia, el riesgo es que te quieras quedar en sus calles estrechas empedradas, con casas coloniales de gruesos muros blancos; tranquilidad, buena gente, iglesias y su plaza de armas, siempre llena de vida. Desde luego, no faltan ganas de prolongar la estancia y quedarse una temporada por aquí. Hoy te presentamos el primero de estos pueblos: Villa de Leyva.

Un poco de historia

Como resumen histórico de Villa de Leyva hay que destacar que Don Andrés Díaz Venero de Leyva, primer presidente del Nuevo Reino de Granada, ordenó su fundación en 1572. Su intención era crear una despensa agrícola utilizando como mano de obra a los soldados que, después de la colonización, se encontraban desempleados en las poblaciones cercanas. En su Plaza Mayor formaban los regimientos militares, de ahí su tamaño, siendo la mayor de Colombia y una de las más grandes de Sudamérica con sus 14 000 metros cuadrados.

Qué hacer en Villa de Leyva

En total, 170 kilómetros separan la bulliciosa capital de Colombia de este relajado pueblo, famoso por su bien conservado estilo colonial. Su belleza es fácilmente palpable al pasear por sus calles y llegar a la gran Plaza Mayor, por lo que no es de extrañar que Villa de Leyva fuera declarada en 1954 Monumento Nacional.

Plaza mayor de Villa de Leyva

Volviendo a su Plaza Mayor, como suele ser habitual en toda Sudamérica, es su centro neurálgico, pero la de Villa de Leyva es especialmente amplia y está empedrada entera y flanqueada por viejas construcciones coloniales, con soportales y balcones.

Respetando la arquitectura colonial, en los siglos siguientes a la conquista española se construyeron otras viviendas más modernas, pero siempre conservando el diseño tradicional, de muros blancos, con puertas y ventanas pintadas de verde.

Si se pretende conocer en profundidad la historia y la cultura de Villa de Leyva y su entorno, entonces es recomendable visitar algunos de sus edificios históricos más destacados como el Convento de San Francisco, el Convento del Carmen, el Claustro de San Agustín, la Iglesia Catedral, la Iglesia del Carmen, o los museos de Antonio Nariño o el de Antonio Ricaurte; también la Fábrica Real de Aguardientes o la Casa del Congreso.

Pero sobre todo, lo mejor de Villa de Leyva es que te dejes llevar por tus propios pasos y camines sin prisas por sus calles, contemplando cómo se vive ahora y pensando que hace algunos siglos esas casas ya estaban allí y el ambiente tranquilo debió ser muy parecido. Igual puedes entrar a cotillear en algún patio y curiosear por las tiendas de artesanía.

Gente en Villa del Leyva

Mercado tradicional

Cada sábado, desde muy temprano, tiene lugar un mercado al que acuden cientos de campesinos de toda la zona a vender sus productos. Aquí se reúnen productores, compradores locales y extranjeros para comprar los primeros y, sobre todo, para curiosear los últimos entre una amplia variedad de mercancías de la región.

Alrededores de Villa de Leyva

Mucho antes de ser el pueblo de casas coloniales que es actualmente, toda esta zona de Colombia estaba ocupada por un primitivo mar que ha dejado una gran riqueza geológica y paleontológica. Hoy en día se encuentran vestigios de esa época en lo que hoy se conoce como el valle de Moniquirá, a cuatro kilómetros de Villa de Leyva. Si te interesan los hallazgos paleontológicos, puedes visitar el Museo El Fósil y el Centro de Investigaciones Paleontológicas.

Para ver Villa de Leyva en su conjunto, nada mejor que hacer una caminata de unas tres horas hasta los tres miradores que están en las afueras del pueblo, partiendo del Hostal Renacer (Colombian Highlands).

Vista desde un mirador de Villa del Leyva.

Visita a Ráquira

A apenas 25 kilómetros de Villa de Leyva está Ráquira, un pueblo todavía más pequeño, muy conocido por sus artesanías en arcilla, sus tejidos de sacos, canastos, vestidos y hamacas, entre otros. Desde mucho antes de la llegada de los españoles, sus habitantes han sido alfareros y olleros. En la actualidad, sus trabajos son exportados a Estados Unidos y Europa.

Si se dispone de más tiempo, puede ser interesante visitar el Desierto de la Candelaria, el Monasterio de la Candelaria.

Para llegar desde Villa de Leyva hay que subir en buseta (minibus) hacia el cruce de Tres Esquinas. De ahí, un taxi compartido hasta Ráquira. Para regresar, hay algunos autobuses que, desde Ráquira, pasan por Villa de Leyva.

Imagen de Ráquira.

Cómo ir a Villa de Leyva

Puedes ir por tu cuenta desde Bogotá en transporte público: toma el Transmilenio (bus público de Bogotá) hasta el Portal Norte, o Portal 170. Desde ahí, un autobús o mini bus hasta Villa de Leyva tarda unas tres horas.

Dónde cambiar moneda en Colombia

Global Exchange está en este país, bajo la denominación Globo Cambio, desde el 2015. En la actualidad, tienen oficinas en distintos puntos estratégicos del país, como el Aeropuerto Internacional El Dorado, el principal del país y que está ubicado en Bogotá, o el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez, en Cartagena, además de a pie de calle y en centros comerciales de Bogotá y Cartagena. Infórmate de los servicios que ofrecen en su web.

Si vas a viajar a Colombia y prefieres cambiar tu moneda al peso colombiano antes de llegar, visita Global Exchange. Con más de 260 oficinas en 21 países, son tu mejor aliado cuando se trata de gestionar cambios de moneda extranjera.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Colombia. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Fotos: Mar Serrano.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre