Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Por qué viajar a Asia en invierno

Por qué viajar a Asia en invierno

Hay gente a la que le gusta el invierno y disfruta saliendo de casa envuelta en capas y capas de ropa. Para ellos, el invierno al estilo de Europa es la mejor estación del año, pero no todo el mundo opina lo mismo. También hay gente que después de dos meses con la bufanda al cuello está deseando que llegue el verano y el buen tiempo. Lo que a lo mejor no saben es que hay una forma genial de hacer que el año tenga más meses veraniegos: viajar en los meses invernales a países donde las temperaturas son cálidas y los días luminosos.

Un buen destino, sin duda, es el sur de Asia. Lugares como Vietnam, Sri Lanka, Myanmar o Tailandia están en la mejor época para conocerlos justo entre noviembre y febrero. ¿Razones para viajar hasta allí? Un buen puñado de ellas.

1. Fuera jerseys, abrigos y bufandas.

Uno puede pasar el día ligero de ropa recorriendo templos, palacios y ciudades. La temperatura en esa zona del mundo es perfecta para disfrutar de un buen clima, sin estar sudando todo el tiempo. Incluso al caer la tarde puede que una chaqueta ligera sea perfecta para cenar al aire libre.

Imagen de Induruwa, Sri Lanka

2. Muchas opciones con poco presupuesto.

Europa, incluso en invierno, puede resultar mucho más cara para viajar que irse a pasar unos días a India o Camboya en la misma época del año. Cierto es que hay que pasar horas subidos en un avión, pero una vez allí uno verá que son destinos para todos los presupuestos, y que incluso con poco dinero se pueden hacer muchas cosas.

3. El color del cielo.

El cielo entre noviembre y marzo suele ser de un azul intenso que se convertirá en el mejor marco para cualquier fotografía, ya sea de esas pagodas doradas de Myanmar o de los campos de té de Sri Lanka.

Imagen de un templo en Yangón, Myanmar

4. Comida más llevadera.

Si uno está cansado de esas comidas contundentes tan típicas de los meses fríos europeos, Asia le dará un respiro en ese aspecto. Frescos zumos naturales, verduras cocinadas de mil formas y arroz son la base de la cocina del sudeste asiático, y aunque hay tendencia a que la comida pique, no siempre será así y se encontrarán lugares donde degustar platos adaptados al gusto occidental.

5. Agradecerás ir descalzo.

En todo el sur de Asia, hay templos y pagodas por todas partes que hacen las delicias de los visitantes, pero para entrar en ellas hay que hacerlo descalzo. En los meses más frescos del año es un placer dejar los zapatos a las puertas de los templos y pasear por ellos con calma, sin temor a abrasarse los pies.

Jaipur, India

6. Puedes dejar el chubasquero en casa.

La época de lluvias acaba en octubre y tras ella, puede caer un chaparrón, pero lo normal es que el tiempo sea estable y soleado.

7. El paisaje del sur de Asia se muestra en todo su esplendor.

Pasadas las lluvias, el campo está verde y los arrozales brillan bajo la luz del sol, el aire huele a campo y, sin duda, es el mejor momento para dar paseos por las montañas o los alrededores de pueblos y ciudades montado en una bicicleta.

Imagen de Nuwara Eliya, en Sri Lanka.

8. A los que les guste la playa, es el momento para disfrutar de ella.

Se acabó aquello de bañarse entre olas en julio o agosto. Las playas de Tailandia, Malasia o Myanmar ofrecen bonitos arenales y aguas turquesas que harán las delicias de más de uno.

9. Podrás surtirte de regalos.

Si uno decide viajar al sur de Asia antes de Navidad, podrá volver cargado de preciosos y originales regalos que gustarán a todo el mundo. Telas, joyas, tallas de madera, especias… Por una cuarta parte de lo que uno gastaría en cualquier país de occidente en regalos para familiares y amigos, allí podrá comprar bonitos presentes para todos, y además dejarles sorprendidos, ¡¡¡sobre todo porque no podrán cambiarlos!!!

10. No te encontrarás con tantos compatriotas.

Aunque es temporada alta, en esos destinos uno se encontrará con pocos paisanos ya que no son muchos los viajeros que pueden elegir la fecha en la que quieren viajar y no les queda otro remedio que seguir haciéndolo en el verano… De modo que si tú puedes escaparte en otro momento del año, ¡¡ya estás tardando en hacerlo!!

Y recuerda que cada país de Asia tiene una moneda distinta. Podrás hacerte con la mayoría de ellas con Global Exchange.

[cta id=»3897″ align=»none»]

Cristina Monsalvo López

Desde muy joven descubrí que mi pasión era viajar organizando mis propios viajes (y los de aquellos que me pedían ayuda). Como además me encanta hablar de ello, hace un tiempo empecé a contar mis historias en el blog "Kris por el mundo", donde también comparto mis fotografías. Mi continente preferido y al que siempre quiero regresar es Asia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre