Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Viajar a Antigua y Barbuda: la guía de viajes definitiva

Viajar a Antigua y Barbuda: la guía de viajes definitiva

Viajar a Antigua y Barbuda es muy recomendable. Las dos islas gemelas del Caribe no son tan parecidas como cabría esperar. Ambas presumen de playas increíbles, pero el carácter de Barbuda es mucho más pausado y auténtico que el de Antigua. ¿Llegarás hasta Barbuda o te quedarás en Antigua? Esta guía de viaje resolverá todas tus dudas.

Viajar a Antigua y Barbuda

Para no aburrirte con historia, te la resumo en un párrafo. Hacia el 3000 a. C. ya habitaban estas dos islas pueblos taínos-ciboney. Más tarde, llegaron los arahuacos, hasta que los caribes ocuparon estas y otras islas caribeñas, sobre el siglo XII. Los navíos españoles las descubrieron en el segundo viaje de Colón, en 1493, pero no crearon ningún asentamiento. Fue territorio inglés entre 1632 y 1981, con una breve ocupación francesa entre 1666 y 1667. Como en otras islas del Caribe, se utilizó mano de obra esclava en las plantaciones de caña de azúcar, hasta 1834. Antigua y Barbuda es un país independiente desde noviembre de 1981, aunque es parte de la Mancomunidad de las Naciones.

Geográficamente, Antigua y Barbuda pertenecen a las Antillas menores y dentro de ellas, son parte de las islas de Sotavento (Leeward Islands). Mira el siguiente mapa para ubicarlas mejor:

Antigua

Antigua es la isla principal, con Saint John como mayor núcleo urbano y capital del país. Tiene buena infraestructura, está bien comunicada, con grandes hoteles, supermercados y algún que otro centro comercial. Es el típico destino turístico caribeño: bonito, cómodo y caro.

Las playas de Antigua son maravillosas, con fina arena blanca y agua turquesa como denominador común. Es habitual elegir un hotel próximo a una de esas playas y olvidarse del tiempo, debatiendo entre descansar en el hotel o en la playa. Pero hay otras actividades para realizar.

En el mercado de los sábados por la mañana de Saint John es posible observar la vida local, bien distinta del ambiente de turismo y playa. Aprovecha a primera hora del día para ver la ebullición del mercado, con productos recolectados en otras partes de la isla, papaya, cocos, ocra o piña negra, característica de Antigua.

La antigua plantación de azúcar de Betty’s Hope ahora es un museo al aire libre muy fotogénico, especialmente su molino. Está a unos 15 kilómetros al este de Saint John. Si te alejas un poco más, en ese lado de la costa, está el Devil’s Bridge, donde se une el Caribe con el Atlántico. Es un acantilado con un puente de roca natural que contrasta con las apacibles playas de otras partes de la isla.

El parque nacional Nelson’s Dockyard, o astillero de Nelson (vicealmirante de la Marina Real Británica), es el principal destino turístico de Antigua, más allá de sus playas. Es la mejor muestra de arquitectura georgiana existente en todo el mundo, razón por la que fue declarada patrimonio de la humanidad de la Unesco. En una bahía, resguardado de los huracanes, el recinto amurallado alberga otras edificaciones como Clarence House.

Y otra actividad a realizar en el parque nacional es subir a la cima Shirley Heights, el mejor mirador de la isla, desde donde se puede ver Guadeloupe y Montserrat. Está 20 kilómetros al sur de Saint John, en la localidad de English Harbour.

Barbuda

Aunque con frecuencia son consideradas islas gemelas, Barbuda poco tiene que ver con Antigua. Barbuda está unos 40 kilómetros al norte de Antigua. Es un destino más inaccesible y, para mi gusto, más interesante. Queda lejos del glamour caribeño tan característico de Antigua, un destino, digamos, más tranquilo y alternativo, que no barato.

Si no dispones de mucho tiempo, puedes hacer un viaje de un día a Barbuda, pero sería más aconsejable pasar, al menos, una noche aquí para poder visitar más de una playa.

Probablemente te hayan recomendado la extensísima playa 17-mile beach: a un lado el Caribe y al otro la laguna de Codrington, y más de una fragata sobrevolando la zona. O la Pink Beach, otra preciosa playa y sí, su arena es rosácea. Son solo dos de las espectaculares playas que hay en Barbuda, pero hay más.

La familia Codrington alquiló la isla en 1685 para cultivar caña de azúcar y gestionar sus esclavos en este lado del Caribe. La principal ciudad de la isla tiene ahora el mismo nombre: Codrington. De ese período todavía se conserva parte de la Dividing Wall, o el muro que separaba los dominios de la rica familia de sus esclavos y la Highland House, los restos de la mansión familiar. En cuanto a fortalezas, todavía se mantiene la Martello Tower, de 1745.

Hay varias cuevas en la isla, la llamada Indian Cave, que conserva petroglifos de los arahuacos, y la Darby’s Cave, que es un amplio agujero en cuyo interior crece una selva en miniatura.

El Parque Nacional de Codrington Lagoon, o de la laguna de Codrington, es un lugar perfecto para observar aves. Allí las fragatas son el principal atractivo pues habita una gran colonia de unas 2500 parejas que permanece en Barbuda durante los meses de apareamiento.

Cómo llegar a Antigua y Barbuda

Como actualmente no hay mucha información, a continuación te dejo algunas recomendaciones de viaje, basadas en mi experiencia por el Caribe. Serán especialmente útiles, si pretendes integrarlas en una ruta más larga por varias islas caribeñas.

Saltar hasta el Caribe se plantea como un auténtico reto. Es parte de la aventura, buscar la combinación de aviones y barcos que sea más económica sin comprometer nuestros días de vacaciones.

La principal vía de acceso al país es el aeropuerto internacional V. C. Bird, que está en Antigua, a 9 kilómetros de Saint John. Barbuda también tiene su aeropuerto, mucho más pequeño, con vuelos a Antigua, y a las islas de Saint Barth y Anguilla.

Por un lado, existen vuelos directos desde Londres a Antigua con British Airways. Si no te cuadra la fecha o su precio, entonces, tienes que buscar alternativas. Por ejemplo, necesitas un vuelo transoceánico que te sitúe en el continente americano o en otra isla del Caribe para lo que puedes aprovechar una oferta de vuelos a Canadá o Estados Unidos o, desde ahí, a otra isla caribeña con vuelos a Antigua, como Guadalupe, Montserrat, Saint Kitts. Suelen rondar los 120 dólares americanos por trayecto, en tarifa promocional.

Por otro lado, entre Antigua y Barbuda hay vuelos frecuentes y un ferri diario, de la compañía Barbuda Express, excepto lunes y miércoles. Además, entre Montserrat y Antigua opera una compañía de ferri cada día (excepto lunes y miércoles).

Otras recomendaciones antes de viajar a Antigua y Barbuda

Los españoles y gente de muchas otras nacionalidades no necesitamos visado para viajar a Antigua y Barbuda como turistas, tan solo pasaporte con seis meses de vigencia, un vuelo de salida y reservas de hotel o alojamiento confirmado.

Cuando programes tu viaje, trata de evitar la temporada de huracanes que va de junio a noviembre, con especial incidencia entre agosto y octubre.

[cta id=”3897″ align=”none”]

Por último, debes saber que el huracán Irma arrasó Barbuda en septiembre de 2017. Todos sus habitantes fueron evacuados a Antigua, pero la débil infraestructura de la pequeña isla quedó devastada. Codrington es todavía una ciudad vacía, reducida a escombros. Las conexiones aéreas, los caminos, carreteras y playas están en proceso de recuperación.

Imágenes: Prayitno, Andrew Moore, Kevin McDonagh, Roberto Faccenda, Roger W, Pat Hawks y David Stanley.

Dónde puedo cambiar moneda

En Antigua y Barbuda la moneda oficial es el dólar del Caribe Oriental. Esa misma divisa se usa en otras islas: Antigua y Barbuda, Anguilla, Saint Kitts and Nevis, Grenada, Dominica, Montserrat, Saint Lucia o Saint Vincent and the Grenadines). Por tanto, si vas a ir a alguna de ellas, te conviene llevar suficiente efectivo para tus gastos diarios. En cualquier caso, ten en cuenta que la divisa de referencia en todo el Caribe es el dólar americano, excepto en las islas francesas, que es el euro.

Global Exchange cuenta con casas de cambio de moneda en el Aeropuerto de Saint John’s. Reserva por teléfono y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre