Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Singapur, crisol de culturas y reducto de lujo y modernidad

Singapur, crisol de culturas y reducto de lujo y modernidad

Imagina que llevas semanas, o meses, viajando por los países del sureste asiático. Trekkings en la calurosa y exótica selva, caos y miseria en las grandes ciudades, playas desiertas, aldeas perdidas y, de repente, tu itinerario te lleva a Singapur.

Aterrizas en uno de los mejores aeropuertos del mundo, cargando con tu mochila llena de polvo y aventuras, tomas un moderno tren y te plantas en el centro de la ciudad. Calles impolutas, rascacielos, centros comerciales del tamaño de varias aldeas de las que encontraste en tu camino, campos de golf, grandes caserones, restaurantes y hoteles de lujo. Tienes que pellizcarte, pero sí, estás en Asia. Bienvenido a Singapur.

Esta pequeña ciudad, estado e isla, situada en la punta de tierra al sur de Malasia, es, además de un icono de modernidad y capitalismo, un auténtico crisol de culturas donde conviven, en armonía, chinos, malayos, indios y un grupo diverso de trabajadores expatriados.

En el siglo XIX los ingleses, dueños de la colonia, declararon al puerto de Singapur libre de aranceles y lograron convertirlo en un centro económico de inmenso poder en la zona. Tras su independencia, en 1965, se erigió, junto a Hong Kong, como el puerto más importante de Asia, honor que ha conseguido mantener hasta nuestros días.

Pero Singapur no es solo cemento y vidrio. Si uno pasa unos días en ella y se toma la molestia de rascar su superficie, puede encontrar mucho más de lo que las apariencias indican. Aquí os dejo una pequeña guía para exprimir al máximo vuestra estancia en Singapur.

Qué ver y hacer en Singapur

Pasea por sus barrios étnicos

La diversidad de culturas siempre enriquece a cualquier ciudad o nación. El poder de atracción que ejerce la potente economía de Singapur sobre los países de su alrededor ha hecho que muchos malayos, filipinos, indonesios, indios, chinos y tailandeses hayan emigrado a la ciudad-estado en busca de mejor vida. Súmale a esto la cantidad de occidentales que trabajan para empresas europeas y americanas asentadas allí y tenemos un cóctel con el que es totalmente imposible que te aburras.

En la zona centro de Singapur existen barrios bien definidos.

Paseando por sus calles, podremos observar las tiendas y restaurantes chinos de Chinatown. Este barrio, situado junto al distrito financiero, fue fundado en 1821 por los primeros emigrantes chinos. Sus coloridas calles están llenas de pequeños comercios donde se vende seda, joyas, ropa y souvenirs; puestos de frutas y verduras; y personajes que te leen la palma de la mano, entre muchas otras cosas.

Barrio de Chinatown en Singapur

Sigue caminando y adéntrate en Little India. Sabrás que te encuentras en este barrio por los intensos olores de las distintas especias para cocinar que se exponen en cada rincón de Serangoon Road. Piérdete en el inmenso mercado de comida de Tekka Centre (conocido como KK Market por los locales) en Buffalo Road o compra de todo a precios tirados en Mustafa Centre.

Little India en Singapur

Finalmente, el tercer barrio de gran tamaño es Geylang Serai, donde reside la mayoría de la comunidad malaya. Sus calles tienen un cierto aire antiguo y melancólico, jalonadas por acogedoras tiendas donde ofertan antigüedades, tejidos, artesanías y alfombras. En contraposición a este aire de suspensión temporal, hay que decir que es también el único «barrio rojo» de Singapur, siendo la prostitución legal aquí.

Descubre su naturaleza

A pesar del marcado ambiente urbanita, no hay que olvidar que Singapur es una ciudad asiática cercana al ecuador. Su clima tropical es propicio para que la vegetación medre en sus tierras y, afortunadamente, siguen existiendo vestigios de las antiguas selvas ecuatoriales.

Las mejores reservas naturales para visitar son Bukit Timah Nature Reserve, situada en el punto más alto de Singapur, y Macritchie Reservoir Park, donde ya no podrás encontrar tigres pero sí monos, pájaros y grandes lagartos en sus terrenos frondosos.

Lagarto en Singapur

Visita el zoo de Singapur y el safari nocturno

Ambas atracciones están incluidas en la lista de las diez mejores experiencias zoológicas del mundo. Los animales no se encuentran recluidos en jaulas sino que cuentan con espacios abiertos, dándole un aire algo más natural. Durante el safari nocturno puedes ver a los grandes felinos. Es una de las actividades preferidas de los que viajan en familia.

Tigre-640

Relájate en los jardines botánicos

Un remanso de tranquilidad en el centro de la ciudad. Este recinto, de 74 hectáreas -incluyendo lagos y selva-, expone especies provenientes de los cincos continentes, pero, sin duda, la mayor atracción es la National Orchid Garden, donde las bonitas orquídeas le confieren un aura mágica.

Fauna en Singapur

Piérdete en Marina Bay

El escenario del famoso Grand Prix de Fórmula 1 es también la ciudad del pecado en Singapur. En el macro-resort de Marina Bay Sands encontrarás el mayor casino de la ciudad y un centro comercial tan grande que tiene su propio canal por donde transitan las góndolas. Aquí también encontrarás, en la terraza de uno de los rascacielos del complejo, la piscina más alta del mundo.

Disfruta de la gastronomía

Aunque creo que, comparado con el resto del sureste asiático, Singapur no es un lugar barato, en el tema de la comida sí que puedes encontrar las clásicas tres B: bueno, bonito y barato.

La mezcla cultural ha dado lugar a una gastronomía rica y diversa, pudiendo comer, en cualquiera de los centenares de puestos callejeros, platos de cocina india, china, tailandesa, árabe, malaya, indonesia, coreana o filipina. En estos lugares, equipados con mesas y bajas banquetas de plástico, puedes quedar más que satisfecho por menos de 4 euros.

Quien no se fíe de la higiene de los puestos callejeros tendrá una amplia oferta de restaurantes a su disposición.

Si estás en tránsito en Singapur, creo que merece la pena que te quedes unos días a saborearla.

Y recuerda que la moneda utilizada en Singapur es el dólar singapurense (SGD). Podrás cambiarla por la tuya en cualquier oficina de Global Exchange.

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Esta entrada tiene un comentario

  1. seria un regalo de ir a asia seria el hombre mas felix

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre