Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Nicaragua en 5 visitas imprescindibles

Nicaragua en 5 visitas imprescindibles

Nicaragua es algo así como la hermana pobre de Centroamérica. Y no solo en el aspecto económico, que también. Me refiero a que, a menudo, pasa completamente invisible a los viajeros que deciden visitar esta parte del planeta y que suelen decantarse, de manera casi invariable, por visitar Costa Rica.

En esta entrada, os vamos a contar 5 lugares que no os podéis perder en Nicaragua, un país con mucho más interés del que uno podría suponer.

Isla de Ometepe

Una visita que nadie debería perderse en Nicaragua es la maravillosa isla de Ometepe, que en forma de ocho se sitúa justo enmedio del Lago Nicaragua, el segundo mayor de Latinoamérica tras el Titicaca.

La isla está dominada por dos fabulosos volcanes, el Concepción y el Maderas, cuyos trekking de ascenso suponen una de las mejores rutas senderistas de la isla. La vida transcurre relajada en la Isla Ometepe, con paseos entre pequeños núcleos poblacionales, visitas a haciendas cafeteras como Finca Magdalena o refrescantes baños en las distintas pozas de la isla, como en la conocida como Ojo de Agua. Una Nicaragua rural que merece la pena paladear sorbito a sorbito.

Granada

Granada es la ciudad que nadie tiene que perderse en Nicaragua. Se trata de una ciudad colonial a la altura de las más bellas del continente, que parece haberse detenido en el tiempo, allá por el siglo XVII. Los colores pastel que adornan palacetes, viviendas e, incluso, su colonial catedral, hacen de esta ciudad una auténtica maravilla.

Alrededor del Parque Colón se puede disfrutar de una de las mejores muestras de arquitectura colonial de Latinoamérica, con bellos edificios como el Palacio Episcopal o la Catedral, que rodean esta arbolada plazoleta que sigue siendo el epicentro de la vida social granadina.

Una muy buena opción es alojarse en el Hotel Casa San Martín, a tiro de piedra de la Catedral.

Volcán Masaya

Nicaragua es tierra de volcanes. Toda Centroamérica lo es, en realidad, con esta espina dorsal formada por decenas de conos volcánicos que permanecen en erupción. Uno de ellos es el Volcán Masaya, que sigue en activo, con sus asombrosas humaredas.

El Masaya se encuadra dentro de un Parque Natural de imprescindible visita. Para llegar hasta las puertas del mismo podéis tomar uno de los autobuses que desde Granada parten en dirección a Managua.

Una vez en la puerta no os quedará otra que ascender a pie hasta la cima (más de una hora) o esperar a que alguien detenga su coche para acercaros hasta lo alto. Al llegar, el espectáculo es verdaderamente sorprendente, con una oquedad kilométrica que emana gases de forma incesante, hasta alcanzar centenares de metros de altura. Es una demostración de fuerza nada recomendable para los asmáticos, por cierto.

Al bajar, merece la pena echar un vistazo al Centro de Visitantes, donde nos espera una didáctica exposición sobre temas vulcanológicos.

Masaya y Catarina

Para llegar a Masaya desde el volcán debéis parar cualquier buseta que se dirija en dirección a la ciudad. Masaya es, en cierta manera, la hermana pequeña de Granada. Igualmente colonial, pero mucho más adormecida, no le faltan ingredientes para que el viajero le dedique, al menos, una tarde.

El mercado artesanal de Masaya es uno de los más interesantes del país y un buen lugar donde escoger algún recuerdo que llevarse a casa. Aquí podéis comprar bonitas tallas de madera, elaboradas telas y, sobre todo, la preciosa cerámica que se produce en la cercana San Juan de Oriente. No pueden faltar tampoco las célebres hamacas, casi una institución en Nicargaua. Una maravilla.

Es el mercado de abastos, sin embargo, donde mayor ambiente local encontraréis, con los nicas realizando su compra diaria, pero siempre atentos a poder establecer conversación con el viajero. Un pueblo humilde y orgulloso a la vez, pero deseoso de darse a conocer.

Diez kilómetros y un trayecto de quince minutos en buseta separan Masaya de Catarina. Aquí se viene a disfrutar del precioso mirador sobre la Laguna de Apoyo, formada por el cráter de un antiguo volcán extinto que se desmoronó. Al fondo se puede observar la no tan lejana ciudad de Granada.

León

Si os ha gustado Granada, no debéis perderos tampoco la ciudad de León, igualmente colonial y con mucho encanto. Y, además, patria chica de uno de los literatos más importantes que ha dado el país: Rubén Darío. Para llegar hasta aquí debéis tomar un bus en Managua. Una muy buena opción para el alojamiento es la Posada del Doctor, una bella casona colonial con las habitaciones repartidas alrededor de un precioso patrio central.

La Catedral de León es el monumento más importante de la población, de la que se sabe que sus planos fueron realizados para ser alzada en Lima, capital peruana. Es un interesante ejemplo del barroco colonial y donde localizaréis los restos de Rubén Darío, apodado el Príncipe de las Letras Españolas, que yace en un imponente mausoleo de mármol. Es recomendable subir a los tejados de la misma, donde disfrutaréis de unas maravillosas vistas sobre la ciudad.

Sin embargo, la verdadera esencia de León la encontraréis en sus paseos o sus mercados, con unos lugareños interesados siempre en saber acerca del visitante. No os perdáis, eso sí, la ruta de las iglesias coloniales, algunas decoradas con tonos apastelados, como la iglesia de la Recolección o del Calvario.

Sin embargo, los amantes de la arqueología no deben olvidarse de acercarse hasta las ruinas de León Viejo. Aquí se encuentran los restos de la que fuera la primera capital alzada por los españoles a su llegada a Nicaragua, antes de que la furia del volcán Momotombo se llevará la urbe por delante en 1578.

Pocos años después, un terrible terremoto certificó, en 1610, la definitiva carta de defunción de Santiago de los Caballeros de León, que así había sido bautizada la ciudad. Eso sí, el viajero tendrá que ponerle no poca imaginación para entender lo que algún día fueron aquellas venerables ruinas que ahora forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Dónde cambiar moneda en Nicaragua

Global Exchange está presente en el aeropuerto internacional Augusto César Sandino, en la ciudad nicaragüense de Managua, donde cuenta con 4 oficinas de cambio. Infórmate de los servicios que ofrecen en su web.

Si vas a viajar a Nicaragua y prefieres cambiar tu moneda al córdoba nicaragüense antes de llegar, visita Global Exchange. Con más de 220 oficinas en 20 países, son tu mejor aliado cuando se trata de gestionar cambios de moneda extranjera.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Nicaragua. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Jordi Martínez

Aunque mi trabajo es ser médico, comparto esta vocación con la de viajar. He tenido la suerte de conocer más de 80 países alrededor del mundo, la mayoría acompañado de mi familia. Conocer el mundo donde vivimos es la mejor inversión que podemos hacer. En milviatges.com os comparto mis experiencias viajeras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre