Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Un día de historia y gastronomía en el primer distrito de Viena

Un día de historia y gastronomía en el primer distrito de Viena

¿Qué te viene a la mente si te preguntamos por Viena? Seguro que has pensado en una ciudad elegante, soberbia, tradicional; tus neuronas has levantado palacios, museos, teatros, iglesias; tus oídos han imaginado óperas y alguna sinfonía de Mozart. ¿Y todavía no sabes cómo organizar tu visita de un día por el centro de Viena? Has llegado al artículo correcto.

Dejemos las teorías de la mente para la casa museo de Freud, por cierto, vecino de Viena, donde desarrolló buena parte de su actividad profesional y pongamos música clásica. Porque el primer movimiento de la sinfonía número 40, acompañando las siguientes líneas, te trasladará unos minutos al centro histórico de Viena. Dale al play si te apetece un poco de Mozart, otro personaje ilustre de la capital austriaca.

Viena, sin salir del Ring

Viena está dividida en 23 distritos. El primero, Innere Stadt, conforma el centro de la ciudad, la zona de edificios barrocos y construcciones más importantes. La amplia avenida Ringstraße delimita el distrito a modo de anillo, sobre el trazado de la antigua muralla, separando el centro histórico de los demás distritos.

Por las calles de Viena fluye historia, cada obra arquitectónica soporta siglos de sucesos, cientos de crónicas que no podrían ser captadas en una corta visita. Pero como el tiempo apremia en la mayoría de viajes, te proponemos un resumen y una ruta sugerida para un día, comenzando en alguna estación de metro (marcada con U en el mapa).

Rathausplatz, la plaza del ayuntamiento

Empezamos el recorrido por el Rathausplatz, una amplia explanada delante del ayuntamiento neogótico. Este fue terminado en 1883, bajo los planos del alemán Friedrich von Schmidt, inspirados en el majestuoso ayuntamiento gótico de Bruselas, de 1420. Además, en esta plaza se instala uno de los típicos mercadillos navideños vieneses.

 Burg theater, Viena.

Del Burgtheater al Burggarten por el cinturón de Viena

Justo en el interior de Ringstraße, frente al ayuntamiento, luce el teatro imperial de la corte, hoy día, el Burgtheater o Teatro Nacional de Austria, inaugurado en 1741. Y a continuación, el Volksgarten o Jardines del pueblo, con su curioso templo de Teseo, copia neoclásica del Hefestión de Atenas.

Hofburg, Viena.

Esos jardines y la Heldenplatz o Plaza de los héroes, forman parte del complejo del Palacio imperial Hofburg. La plaza ha servido de lugar de reunión del pueblo austriaco durante siglos, como cuando Hitler proclamó aquí la “incorporación” de Austria al Tercer Reich. Por su parte, el palacio, construido en el siglo XIII y el más grande de la ciudad, ha sido sede de mandatarios, desde los Habsburgo (Casa de Austria), hasta el actual presidente del país. Es posible -y recomendable- conocer su interior, visitando las habitaciones reales y museos.

De los jardines del pueblo, pasamos a los jardines del emperador, como se conocía el Burggarten, por ser el jardín privado de los Habsburgo aunque, de acceso público desde 1918. En uno de sus costados se encuentra el Palmenhaus (casa de palmeras), un invernadero de estructura metálica y vidrio, estandarte del modernismo, con una buena cafetería-restaurante para reponer energías en su interior.

Palmen haus, en Viena.

Ópera estatal de Viena y Biblioteca Nacional de Austria

El último destino en la periferia del primer distrito es la Ópera Estatal de Viena. La majestuosa construcción neorrenacentista fue completada en 1869, obra de prestigiosos arquitectos. Es referencia internacional por la inmejorable calidad de sus representaciones y su variado repertorio de ópera y ballet. Como cabe esperar, el precio de las entradas es elevado, pero si tienes buenas piernas puedes conseguir tickets de 3 a 6 euros, eso sí, para ver la obra en la parte alta y de pie.

Staats Oper

Adentrándonos en el Innere Stadt, la primera parada ineludible es la Biblioteca Nacional de Austria, aunque solo sea para observar su exterior. Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico -en alemán suena todavía más fuerte-, ordenó su construcción en estilo barroco, en 1722. En la actualidad, conserva unos 8 millones de archivos, muchos de ellos únicos y valor incalculable.

Rumbo a Stephansplatz

Con ritmo y con mucha pausa avanzamos entre historia y edificios hasta llegar al centro geográfico de Viena: la plaza de San Esteban. Este será el punto de referencia, y desde ahí caminaremos hasta los siguientes lugares.

Catedral de San Esteban

Imagen de la Catedral de San Esteban, en Viena.

Como no podía ser de otra forma, la Stephansdom o Catedral de San Esteban, es la protagonista de la plaza. Bonita y cuidada hasta para verla desde el aire; mira este enlace de Google Maps, si quieres ver cómo luce su tejado y su fachada. Incendios, guerras y remodelaciones, han fusionado elementos arquitectónicos de varias épocas en el principal monumento religioso del país. La altísima catedral se erige en estilo gótico sobre una primera planta románica del siglo XII, de la que solo han sobrevivido algunas secciones. Especialmente recomendable para arquitectos viajeros.

Como contraposición, junto a la catedral encontramos la Haas-Haus, un polémico edificio posmodernista del reconocido Hans Hollein que desentona con el centro histórico medieval y sus reliquias arquitectónicas. La transformación de lo antiguo a lo moderno también queda patente en su fachada, mitad de piedra, mitad de espejo. En su interior, tiendas, restaurantes, un lujoso hotel y buenas vistas a la catedral.

Imagen de la Haas-Haus, en Viena.

Para que no falte ningún estilo, al otro lado del callejón Goldschmiedgasse resalta la iglesia de San Pedro o Peterskirche, barroca, finalizada en 1703 y levantada sobre las ruinas de la iglesia más antigua de Austria, de la época de Carlomagno (sobre el año 800). Está literalmente encerrada en una minúscula plaza, sobresaliendo su cúpula y sus dos torres.

Peterskirche, en Viena.

Probando recetas típicas vienesas

La historia intercalada con comida típica se hace más amena, así que, entre punto y punto de interés: cocina austriaca. Sus recetas siguen principios culinarios básicos, heredados del imperio austrohúngaro y con influencias de países vecinos. Son platos que también se sirven en mesas de Alemania y Hungría, con ciertas modificaciones. La mayoría no aptas para celíacos en su versión original.

Plato de tafelspitz.

Tras tanta caminata, las frecuentes microcervecerías son una alternativa perfecta para probar cerveza artesana y comida típica vienesa. No puede faltar la carne de ternera, ya sea en Wiener Schnitzel o en Wiener Tafelspitz. El primero, un filete de ternera sazonado, envuelto en pan rallado y frito en manteca o mantequilla. El segundo, un corte especial de ternera cocido en caldo de verduras y con guarnición de verduras.

Sachertorte

Característicos de Viena son sus postres. Y su mayor exponente la tarta Sacher, de abundante chocolate negro. La receta original todavía se hornea en el lugar donde fue inventada: el Hotel Sacher. El Kaiserschmarrn son trozos de masa de crepes dulces, acompañada con mermelada y frutas. Si todavía no te has empachado, entonces prueba el strudel de manzana, un dulce de hojaldre, manzana, canela y azúcar. Ah y como recuerdo, no olvides comprar Mozartkugeln o bolas de Mozart.

Mozartkugel

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Para viajar a Austria necesitarás euros. Global Exchange cuenta con casas de cambio de moneda en los principales aeropuertos de más de 20 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

© Imágenes: Kiefer, piotr iłowieck, Marcin Brodziak, Christian Kadluba, Ethan Prater, Miguel Mendez, domeckopol, robertprax y Alexander Pfeiffenberge.

[cta id=”3897″ align=”none”]

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre