Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Qué ver en Yangón, Myanmar

Qué ver en Yangón, Myanmar

Myanmar (Birmania, oficialmente) es un país con 54 millones de habitantes y que poca gente sitúa en el mapa. Hasta hace no mucho cerrado al turismo, ha ido abriendo sus fronteras y permitiendo la entrada de extranjeros con ciertas condiciones. Había que llegar al país con una invitación (valía una agencia de viajes) y conseguir el visado en el mismo aeropuerto. Era raro que denegaran la entrada a alguien dispuesto a dejar un buen montón de divisas a lo largo y ancho del país, pero la incertidumbre, la dictadura militar bajo la que vivía el país y el desconocimiento de las maravillas que encierra el país hacían que los visitantes fueran pocos.

Por suerte, sobre todo para los birmanos, esto ha ido cambiando y tras las elecciones de noviembre de 2010, las puertas de Myanmar se han ido abriendo gradualmente hasta convertirse en uno de los destinos más deseados por los viajeros.

Para todo viajero que llegue por aire, el viaje empezará seguramente en la capital del país, Yangón. La antigua Rangún es hoy una ciudad ruidosa llena de lugares especiales que van desde lo puramente comercial a lo más espiritual.

1. Shwedagon Pagoda

Se trata del emplazamiento budista más importante no solo de Yangón, sino también de Myanmar. Está presidido por una magnífica paya (estupa) dorada ubicada en el centro de una gran explanada rodeada de otros templos. Situada en lo alto de una pequeña colina, se puede acceder a ella por cuatro monumentales escaleras y caminar descalzo por todos los rincones del monumento mientras uno se cruza con pequeño monjes, fieles haciendo ofrendas o turistas con las piernas cubiertas con un sarong. El mejor momento para visitarlo es al caer la tarde para disfrutar de la iluminación nocturna de la pagoda.

Shwedagon pagoda

2. Botataung Paya

Esta pagoda hueca contiene una especie de laberinto con espejos y vitrinas de cristal con antiguas reliquias entre las que destaca un cabello de Buda, lo que hace a este lugar especialmente sagrado. Ubicada muy cerca del gran río Ayeyarwadi, permite observar la vida de los birmanos en sus orillas.

Botataung paya

3. Chaukhtatgyi Paya

En este templo se puede contemplar una de las mayores imágenes de Buda yacente de Myanmar, que se encuentra no muy lejos de Shwedagon Paya. También es uno de los más bonitos y está protegido por una gran nave de techo de metal. No hay que dejar de caminar a su alrededor para no perderse, sobre todo, la preciosa decoración de la planta de sus pies.

Chaukhtatgyi paya

4. Mercado de Bogyoke Aung San

En el corazón de Yangón se encuentra este inmenso mercado con 2000 puestos de todo tipo de productos: frutas, electrónica, artesanía… Se extiende por la avenida que le da nombre y por las de alrededor, ocupando incluso algunos de los pasos de peatones elevados. Es toda una experiencia pasear por el lugar; se puede dedicar medio día a hacerlo sin llegar a aburrirse en ningún momento. Además, hay un edificio de la época colonial ocupado por un mercado dedicado a la artesanía donde el viajero podrá llevarse recuerdos de distinta calidad del país.

Mercado Bogyoke Aung

5. Strand Hotel

Con una fachada que evoca el pasado colonial de la ciudad, este hotel invita a entrar para tomarse un respiro del caos de la ciudad. Sus plantas, ventiladores y decoración son excelentes para desconectar por un rato. Es uno de los hoteles más caros de la ciudad, pero merece ser visto y si el presupuesto lo permite, al menos tendremos que sentarnos a tomar una cerveza en su hall central. A esto se puede sumar un paseo por lo que queda del barrio colonial de la capital birmana.

Por último, comentar que aunque la moneda oficial es el kyat, puedes realizar casi todo tipo de pagos con dólares americanos, que podrás cambiar por tu moneda en la página web de Global Exchange.

Si te ha quedado alguna duda sobre el país, descárgate la guía gratuita completa de Myanmar:

[cta id=»3878″ align=»none»]

Cristina Monsalvo López

Desde muy joven descubrí que mi pasión era viajar organizando mis propios viajes (y los de aquellos que me pedían ayuda). Como además me encanta hablar de ello, hace un tiempo empecé a contar mis historias en el blog "Kris por el mundo", donde también comparto mis fotografías. Mi continente preferido y al que siempre quiero regresar es Asia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre