Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Qué ver en Singapur en dos días. ¡La guía completa!

Qué ver en Singapur en dos días. ¡La guía completa!

El sudeste asiático es un conglomerado de culturas y paisajes que nunca termina de sorprender al viajero. Cada cruce de fronteras, cada región, aporta tantas experiencias que es como empezar un viaje nuevo. En el corazón del sudeste asiático, los rascacielos y el ajetreo de Singapur pueden dar una primera imagen de ciudad occidental, de un Hong Kong o de un Nueva York asiático, pero nada más lejos de la realidad: Singapur concentra una interesante mezcla cultural como pocos países del mundo.

Acercándonos a Singapur

Este diminuto país se encuentra en el extremo sur de Malasia Peninsular, formado por la isla de Ujong y otras 62 islas, con una extensión de unos 720 kilómetros cuadrados. La ubicación estratégica de esta minúscula esquina de Malasia la hizo ser parte de la colonia británica, de Japón, de Malasia y, por fin, un estado independiente desde 1965.

Singapur es, en la actualidad, uno de los puertos más importantes de todo el planeta, una macro metrópolis con un enorme potencial económico, que ha atraído a todas las clases trabajadoras de todos los rincones del mundo. Caminando por sus calles o moviéndonos en el metro, la mezcla cultural no puede ser más evidente.

Por sus frecuentes -y baratas- combinaciones aéreas, es muy probable que Changi sea el aeropuerto donde hacer una escala hacia nuestro destino final. Entonces, es el momento idóneo para dedicar un par de días a descubrir Singapur.

Día 1: de la colonia al skyline de Singapur.

raffles-350Hay que madrugar, si se quieren aprovechar los dos días al máximo. Además, la temperatura durante las horas centrales del día puede ser sofocante; mejor aprovechar las primeras y últimas horas del día.

Empezamos la visita con fuertes contrastes. Saliendo del metro en Raffles Place, nos sorprenderemos con la primera visión de Singapur. Mirando hacia arriba, los rascacielos nos envuelven de tal forma que parecen unirse en el cielo.

Nada que ver con la Iglesia de St. Mattew’s, al otro lado del río Singapur. Es un buen lugar para recuperar el aliento y seguir planificando la ruta del día. Siguiendo con vestigios de la época colonial, ahora caminamos hasta el Hotel Raffles. No, no nos hemos cambiado de país, tan solo lo observamos desde los pasillos de un lujoso edificio construido en 1887, con un estilo muy distante al de los rascacielos que simbolizan Singapur.

Aunque el pomposo Raffles no sea nuestro hotel, aquí se sirve un característico y refrescante cóctel que sintetiza la esencia del lugar a la perfección: es hora de tomar un Singapore Sling.

Imagen del Hotel Raffles, en Singapur.

De vuelta al siglo XXI, continuamos caminando por the Esplanade para observar -y fotografiar- el skyline por primera vez, coronado por el icono singapurense, el Marina Bay Sands.

Y de vuelta a este lado del río, el museo de las civilizaciones asiáticas es muy recomendable, con visitas gratuitas guiadas. Una buena forma de conocer un poquito de Asia de una vez.

chinese-600

La tarde de este primer día la vamos a destinar a explorar Chinatown. Muchas grandes ciudades tienen Chinatown, pero considerando que el 75% de la población es de origen chino, el de Singapur es especial, más auténtico e inmensamente grande. Cuenta con templos, más o menos cuidados, calles repletas de puestecillos, faroles chinos y hasta un edificio completo dedicado a masajes de pies.

Cuando caiga la noche, nos acercaremos al Merlion. Además de la emblemática escultura con cabeza de león, podremos disfrutar del espectáculo de luces que salen del Marina Bay Sands. Y fotografiar de nuevo el skyline, esta vez de noche.

¡Y a descansar las piernas para el siguiente día!

merlion-600

Día 2: Little India, Arab Quarter y el Marina Bay Sands. ¡Vaya mezcla!

Ya conocemos Chinatown, ahora nos ponemos en marcha hacia otros dos barrios bien conocidos: Little India y Arab Quarter. Luego cambiaremos radicalmente, yendo de compras o a cotillear centros comerciales y tiendas de marcas por Orchard Road. Y concluiremos el día con una inolvidable puesta de sol en lo más alto del Marina Bay.

Nos llenamos de color nada más salir del metro en Little India. Los sonidos, olores y el estilo de los transeúntes nos llevan directamente a la India. Como ya hicimos en Chinatown, aquí el plan es callejear y entrar en algún que otro templo.

Imagen del Arab Quarter de Singapur

Tras Little India, ponemos rumbo al Arab Quarter, más conocido como Kampong Glam. En el barrio árabe, hay que cambiar nuevamente el chip. Observar, curiosear, fotografiar y entrar en la Mezquita del Sultán nos trasladará a un país árabe, muy lejos de los otros barrios que ya conocemos de Singapur.

Puede que cuando acabe este segundo día de visitas, tengamos la impresión de no saber bien dónde hemos estado. No es extraño. Tras el barrio árabe nos dirigimos hacia Orchard Road, ya sea para ir de compras o, simplemente, para ver cómo el mundo occidental y sus marcas están muy presentes en esta fracción de Singapur.

Por último, no puede considerarse todo visto en Singapur sin subir a la última planta del Marina Bay. Las tres torres alcanzan lo más alto de la ciudad asiática y se unen en las últimas plantas con una única plataforma común en forma de barco, conocido como Sky Park. ¿Podría existir mejor representación del poder económico ligado a una ciudad portuaria como Singapur?

Imagen de Marina Bay, en Singapur.

Es recomendable estar arriba sobre las cinco de la tarde, buena hora para apreciar la ciudad de día, ver la puesta de sol y fotografiar el skyline como ya hicimos el día anterior, pero ahora desde el otro lado de la ciudad.

A tener en cuenta en Singapur

Si llega la hora de comer, los hawker centres o food centres reúnen puestos de comida de todo tipo (normalmente están ubicados en los bajos de los edificios). Considerando la procedencia tan dispar de los singapurenses, cada vendedor ofrece un menú muy diferente: nasi goreng de Malasia, roti de la india, puestos de zumos de frutas y otros de comida saludable, por poner algunos ejemplos.

El metro, tren o MTR es una forma cómoda de movernos de un punto a otro de Singapur. En cualquier caso, para conocer todos los lugares aquí recomendados, vamos a necesitar caminar bastante cada día.

La moneda oficial es el SGD, o dólar singapurense, y puedes cambiarlo fácilmente con Global Exchange.

© Imágenes: Mar Serrano

[cta id=»3897″ align=»none»]

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre