Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Budapest, una maravilla a orillas del Danubio

Budapest, una maravilla a orillas del Danubio

Pocas ciudades gozan de un escenario natural tan impresionante como Budapest (Hungría). El caudaloso Danubio, claro protagonista de su geografía, divide la ciudad en dos partes: Buda y Pest, poblados que en la antigüedad funcionaban de manera independiente, hasta que en 1873 se unificaron en una misma ciudad, integrando también al territorio de la isla de Óbuda. El resultado es una de las urbes más encantadoras y hermosas de Europa, que cuenta con una inmensa variedad de monumentos que son Patrimonio de la Humanidad, imponentes plazas y avenidas y muchas otras sorpresas para admirar, especialmente de noche, cuando la ciudad alcanza su máximo esplendor.

A continuación, haremos un recorrido por los mejores sitios de interés de esta maravilla a orillas del Danubio y te daremos a conocer ciertos datos prácticos para que tu viaje a Budapest sea insuperable. Eso sí, ten en cuenta que todo aquello que hayas leído y escuchado sobre Budapest es insuficiente para describirla, así que tendrás que verla con tus propios ojos.

Lugares y monumentos imprescindibles de Budapest

Parlamento de Budapest

Es el mayor símbolo de la ciudad y el edificio más reconocido, una estructura imponente que vale la pena ver tanto de día como de noche y visitarla por dentro. Se trata de un edificio construido entre 1885 y 1904, sede de la actual Asamblea Nacional de Hungría y una muestra del poderío del Imperio austrohúngaro. La visita al Parlamento de Budapest es muy recomendada para comprender la historia de la ciudad y admirar la riqueza decorativa de esta joya.

Parlamento de Budapest

Para hacerlo, puedes comprar las entradas directamente en taquilla (2000 florines húngaros, 6,50 euros) o por internet, únicamente en esta página web. Presta especial atención al comprar las entradas por internet porque el resto de webs que venden entradas para el parlamento son falsas. Las visitas son guiadas y están disponibles en español.

Laza y Basílica de San Esteban

Es una de las plazas más céntricas y hermosas de la ciudad. Ubicada en Pest, está a los pies de la famosa Basílica de San Esteban, el principal templo de la ciudad y junto con el Parlamento, el edificio más alto de Budapest. Además de su ver magnífico interior, que tardó más de 50 años en construirse, una visita a la basílica es la oportunidad de acceder al mejor mirador de Budapest, que ofrece vistas de 360º a toda la ciudad desde la cubierta. La entrada es gratuita y la del mirador cuesta 500 florines (1,59 euros). Desde allí tendrás vistas privilegiadas a la calle Zrínyi, una importante vía comercial que lleva al Danubio.

Imagen del interior de la Basílica de San Esteban

Puente de las Cadenas

Siguiendo el trazado de esta calle, llegarás al Puente de las Cadenas, de todos los que cruzan el Danubio en Budapest, el más llamativo e importante. También es el más antiguo y tras ser inaugurado en 1849, puso fin a la engorrosa situación de cruzar de Buda a Pest, y viceversa, en barco. Este es otro de los símbolos de la ciudad (recomiendo su visita de día y de noche) ya que es una plataforma de observación perfecta para admirar la ciudad. Atravesar a pie sus 202 metros de largo te tomará un buen tiempo, ya que las panorámicas son extraordinarias. Puedes admirar este y los demás puentes de Budapest a bordo del barco Legenda, que hace un recorrido de una hora por el Danubio e incluye wifi y copa de cava.

Imagen del Puente de las cadenas y de la Basílica de San Esteban.

Castillo de Buda

Una vez en Buda, no debes dejar de subir al Castillo de Buda o Palacio Real de Budapest, que en su momento de apogeo (siglo XIV) fue residencia de la corte. En la actualidad, este monumento, Patrimonio de la Humanidad, acoge el Museo de Historia de Budapest y la Galería Nacional Húngara. Puedes subir a pie por una serie de escalones en la montaña o bien a través de un curioso funicular que encontrarás cruzando el Puente de las Cadenas. Una vez arriba, hay un amplio mirador para ver el Danubio y Pest en todo su esplendor. Es muy recomendable ver el atardecer desde aquí y las buenas fotos estarán garantizadas.

Imagen del Castillo Buda.

Imagen de Bergadder

Bastión de los pescadores

A poca distancia del castillo, se encuentra esta terraza de estilo neogótico inaugurada a comienzos del siglo XX, en honor a un grupo de pescadores que defendieron el territorio durante la Edad Media. Se trata de un paseo lleno de galerías, escaleras y miradores que, igualmente, miran hacia Pest y al Parlamento desde lo alto de la montaña en Buda. Sus siete torres se construyeron rindiendo homenaje a las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX. No dejes de visitar la impecable Iglesia de Matías y la estatua ecuestre de Esteban I, el primer rey de Hungría.

Ópera de Budapest-Avenida Andrássy

Ubicada en la Avenida Andrássy número 22, una de las vías más importantes y elegantes de Budapest, el teatro de la Ópera Nacional de Hungría cuenta con una importante tradición dentro del género desde que abrió sus puertas en 1884, un escenario con una acústica impecable por donde han pasado leyendas de la música clásica, entre ellos Gustav Mahler, quien fue director artístico. Aprovecha esta visita para recorrer los cafés, tiendas y arquitectura de esta avenida, que es también Patrimonio de la Humanidad y cuyo paseo culmina en la Plaza de los Héroes.

Imagen de la Ópera de Budapest

Balneario termal Széchenyi

Muy cerca de esta plaza, se encuentra el parque Városliget, el mayor parque de Budapest, en cuyo interior está el balneario termal Széchenyi, uno de los más importantes de la ciudad. Como dato curioso, Budapest se sitúa sobre una importante serie de fuentes termales cuyas aguas brotan desde profundidades que superan los mil metros. Estas aguas, ricas en minerales, son extremadamente beneficiosas para la salud y han convertido a Budapest en uno de los destinos más importantes en Europa en este ámbito.

El balneario termal Széchenyi fue el primero de su tipo en Pest y dispone de 18 piscinas a distintas temperaturas, así como saunas, baños de vapor y piscina de ocio, con jets de masaje y corrientes. De un tamaño considerable, conviene dedicarle, al menos, unas 3 horas para obtener una verdadera relajación y al mismo tiempo, visitar una de las prácticas más tradicionales de la ciudad.

Imagen del balneario termal de Széchenyi

Datos útiles para viajar a Budapest

  • Para ir del aeropuerto Ferenc Listz al centro de Budapest, debes subir al autobús número 200E, que conecta con la estación de metro Köbánya Kispest. Precio: 350 florines (1,13 euros).
  • La moneda en curso en Hungría es el florín húngaro. Recuerda que para tu comodidad, puedes cambiar tu moneda a florines en la web de Global Exchange o en su amplia red de oficinas alrededor del mundo.
  • Para moverte con comodidad por Budapest, puedes hacer uso de su buen sistema de metro y tranvías, aunque el centro es lo suficientemente manejable como para hacerlo a pie. Recuerda que para cada viaje en metro, así se trate de una transferencia, debes comprar un billete para cada trayecto. Si quieres menos problemas, adquiere la Budapest Card y tendrás transporte ilimitado, así como entradas gratuitas o con descuento a muchos de los monumentos que hemos descrito aquí.
  • ¿Dormir en Budapest? Las opciones de alojamiento son ilimitadas, pero te recomiendo ubicarte en el sitio más céntrico de la ciudad, la Plaza de San Esteban. Por ejemplo, en este magnífico apartamento con vistas a la Basílica de San Esteban.
[cta id=”3897″ align=”none”]

Ricardo Ramírez Gisbert

Arquitecto y apasionado de los viajes y la fotografía. Autor del blog El Arquitecto Viajero y editor de la guía sobre Barcelona en inglés Barcelona N’Do

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre