Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Los pueblos más bonitos del lago Atitlán, en Guatemala

Los pueblos más bonitos del lago Atitlán, en Guatemala

En Guatemala, a medio camino entre Antigua y Quetzaltenango, existe el lago Atitlán, un remanso de paz del cual muchos visitantes vuelven maravillados. El lago más bonito del mundo —como lo denominó el escritor Aldous Huxley— se encuentra rodeado por verdes colinas y tres volcanes de más de 3000 metros de altura que se extinguieron hace miles de años, Tolimán, Atitlán y San Pedro.

El lugar invita a quedarse durante unos días (o semanas) para disfrutar del relax que se respira. En los 130 kilómetros  de extensión del enorme lago conviven varias comunidades en pequeños pueblos, con la particularidad de que cada uno tiene el nombre de un santo. A continuación, te contamos cuáles son los pueblos más bonitos del lago Atitlán.

Panajachel

Más conocido como Pana, este pueblo es la entrada al lago Atitlán, el que tiene una mayor infraestructura turística y el lugar ideal para comprar algún que otro souvenir del viaje, como las típicas telas a rayas con colores vistosos, máscaras o artículos cosidos a mano por las mujeres locales. En la conocida Calle Santander, se concentra la gran oferta de restaurantes y agencias que ofrecen transporte, tours y alojamiento para el viajero.

Si no se tiene mucho tiempo para estar en la zona del lago Atitlán, este es el lugar ideal para alojarse y desde allí visitar los otros pueblos cercanos a este, ya que desde sus dos muelles salen las embarcaciones que llegan hasta ellos. Su iglesia, de estilo colonial y de un blanco inmaculado, es lo más representativo de Panajachel.

San Marcos La Laguna

Es el lugar ideal para pasar unos días disfrutando del relax que el lago ofrece, si se dispone de tiempo suficiente. Se trata de uno de los pueblos más pequeños de la zona que cuenta con el aliciente de tener una de las mejores vistas del lago con los tres volcanes desde su muelle. Una estampa única. Curiosamente, durante los últimos años ha llegado a San Marcos una gran comunidad extranjera atraída por la tranquilidad del lugar, que se dedica a actividades tan bohemias como hippies, como son el yoga, la meditación, el arte o las manualidades. Algunos han iniciado incluso sus propios proyectos, a través de los que ofrecen cursos a los visitantes que estén interesados.

Empezar o acabar el día en el muelle de San Marcos viendo el amanecer o el atardecer es una de las mejores opciones que existen y ya, de paso, disfrutar de los murales con motivos mayas y sobre el lago Atitlán que hay en el camino del muelle al centro del pueblo.

San Juan la Laguna

Conocido sobre todo por sus famosos y coloridos murales callejeros, es ideal para combinar con una visita a alguna cooperativa de telas llevadas por mujeres locales. Desde allí también se puede realizar algún trekking al volcán San Pedro o a la llamada Nariz del Indio, desde donde hay muy buenas vistas del lago.

San Pedro la Laguna

Si eres de los/las que buscan la fiesta, aquí la vas a encontrar. En la parte baja, cercana al muelle, están todos los alojamientos, bares y restaurantes con música hasta altas horas de la noche. Si te gusta más la tranquilidad, mejor opta por otro lugar menos bullicioso.

Pero no todo es fiesta en San Pedro; el pueblo también destaca (como otros en lago) por su arte callejero. Su parte alta está repleta de murales, la gran mayoría con mensajes de texto escritos en lengua maya que tratan sobre la paz o sobre dios. Lo ideal es deambular por sus calles hasta llegar a la plaza principal, con su iglesia colonial y una estatua enorme de San Pedro, donde se capta la gran devoción de sus habitantes.

Santiago Atitlán

Santiago Atitlán es conocido por ser la casa de Maximón, una deidad propia de las tierras altas de Guatemala, una mezcla de dioses mayas, San Simón y Pedro de Alvarado (el conquistador español de Guatemala). Se trata de un muñeco tamaño real hecho de madera que no tiene una residencia estable, que va pasando de casa en casa entre los vecinos de Santiago cada año. Así que si piensas visitarlo, tendrás que preguntar a alguna persona local dónde se encuentra en ese momento.

El muñeco en cuestión refleja actos atribuidos al hombre: fuma puros y cigarros, lleva pañuelos y un sombrero de ala ancha y se le atribuyen poderes para conceder favores. Para poder verlo hay que dar un donativo a los propietarios de la casa y, una vez en la misma sala, se pueden contemplar las ofrendas de velas, tabaco y aguardiente que hay alrededor suyo. Muchos locales le piden cosas a cambio de esas ofrendas y les rezan. Una escena que seguro no se te olvidará.

Otra de las curiosidades de Santiago Atitlán es que los hombres de este pueblo (la etnia tz’utujil)  visten con su propio traje tradicional, al igual que cada uno de los pueblos del lago. Llevan unos característicos pantalones cortos blancos, una faja con camisa y un sombrero de ala ancha muy característico.

Sololá

El pueblo de Sololá está situado en una colina a la que hay que llegar tomando un chiken bus, el transporte típico y local que hay por toda Guatemala. El mercado de Sololá es uno de los eventos más interesantes que se pueden ver en esta zona que, al igual que el mercado de Chichicastenango (también en Guatemala), es uno de los espectáculos para los sentidos más coloridos que existen: tanto mujeres como hombres acuden a comprar productos locales con sus trajes tradicionales de telas de colores y el lugar se inunda de olores, colores y acentos muy característicos. Es un rincón dado a la socialización, donde se puede escuchar cómo la gente local habla en su propia lengua, muy diferente al español. En el mercado de Sololá no encontrarás souvenirs, pero sí podrás captar la esencia del país.

En cualquier caso, el lago Atitlán es una parada obligatoria en cualquier viaje a Guatemala y estos pueblos son una muestra de la gran diversidad étnica que hoy día todavía existe en el país. Sin duda, el gran tesoro de Guatemala es su gran riqueza cultural.

¿Dónde puedo cambiar moneda en Guatemala?

Global Exchange opera en Guatemala desde octubre del 2009, cuando abrió 4 oficinas de cambio en el Aeropuerto Internacional La Aurora. Posteriormente, en 2012, se incorporó una quinta oficina y en 2015 una sexta. Además, desde 2015, están también presentes en La Antigua Guatemala. Infórmate de los servicios que ofrecen en su web.

Si vas a viajar a Guatemala y prefieres cambiar tu moneda al quetzal guatemalteco antes de llegar, visita Global Exchange. Con más de 260 oficinas en 21 países, son tu mejor aliado cuando se trata de gestionar cambios de moneda extranjera.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), te lo ponen más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Guatemala. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Celia López

Autora de “Quaderns de bitàcola”, un blog sobre una vuelta al mundo y otros viajes por los cinco continentes. Con la experiencia de más de setenta países visitados, me gusta escribir información práctica de los destinos, guías de viaje y describir las sensaciones de los lugares en los que he estado para que cualquier persona pueda planificar su viaje por libre. Mi gran hobbie es viajar y mi lema es: “No me conformo con que me lo expliquen, quiero conocerlo con mis propios ojos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre