Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Por qué Kingston tiene que ser tu próximo destino

Por qué Kingston tiene que ser tu próximo destino

A menos que seas una persona curiosa por naturaleza y te apasione investigar sobre diferentes culturas y países, es probable que cuando la gente te hable de Jamaica, tú solo pienses en Bob Marley, reggae y mucho calor. Hoy te quiero contar que Jamaica es eso (no se puede negar la influencia mundial de uno de los músicos más importante de los últimos tiempos) y muchísimo más.

Si queremos entender la cultura jamaiquina, tenemos que empezar por su capital. Pero no es solo una cuestión de historia sino que, además, Kingston se está convirtiendo en uno de los destinos más populares del Caribe y en esta nota te contamos por qué.

Alejada de los sitios más turísticos en la costa norte de Jamaica, Kingston se abre paso como uno de los lugares más representativos del país. Además de ser la ciudad más grande y diversa de la isla, si hay algo que caracteriza a Kingston son los contrastes en absolutamente todos los aspectos que puedas imaginarte. No es solo una cuestión social y económica (si das una vuelta por la zona norte podrás encontrar barrios muy adinerados a diferencia de lo que encuentras en el centro de la ciudad), sino que además Kingston se caracteriza por estar rodeada de montañas y de playas al mismo tiempo.

Fundada por los británicos en 1693 después de que un terremoto destruyera casi por completo a la antigua capital Port Royal, Kingston posee un puerto natural que se encuentra bordeado por un gran banco de arena que une a Port Royal con el resto de la isla y recibe el nombre de Palisadoes. Este banco natural representa uno de sus grandes atractivos naturales. La ciudad está dividida en dos partes: el New Kingston donde se encuentran los bares y puntos turísticos más modernos y el lado antiguo. Sin embargo, todo lo deslumbrante de Kingston no termina ahí y en esta lista te cuento las razones por las que este tiene que ser tu próximo destino.

Por la comida.

Existen muchas razones por las que elegimos viajar: razones culturales, históricas, por una necesidad intrínseca de alejarte de todo lo conocido, para explorar. Si me preguntan a mí, una de mis grandes razones para recorrer el mundo es comer. Bueno, no solo porque sea una golosa por naturaleza, sino porque además creo que en la comida (y más que nada en la preparación previa) se puede aprender muchísimo sobre la historia, la cultura y las formas de un país. Por ejemplo, no es lo mismo una ciudad que acostumbra comer a las apuradas en restaurantes de comida rápida que un pueblo que dedica una hora a preparar algo casero y comer en familia. Las prioridades y las formas de ver la vida son distintas. Vale, no es que me quiera hacer la filosófica para justificar mi hambre voraz.

Pero basta de justificaciones y déjame contarte por qué la comida de Jamaica se convertirá en tu favorita.

La comida jamaiquina se caracteriza por ser una fusión de muchísimas culturas, entre las cuales, las que tienen más protagonismo son la china, africana y británica. A medida que los inmigrantes copaban la isla, las recetas típicas se iban adaptando a los diferentes ingredientes hasta incluir frutas y verduras que crecen en el país. Y, además, Kingston se está convirtiendo en el paraíso de los vegetarianos y los veganos. No solo se acostumbra a comer muchos vegetales y frutas, sino que además toda la oferta gastronómica es súper saludable. Los platos más comunes incluyen mandioca, guayaba, maíz, pez, etc.

El primer plato que debes probar si quieres experimentar lo que se siente siendo un jamaiquino hecho y derecho es el Pollo Jerk (en la imagen anterior), receta que nació luego que se introdujera la forma africana de cocción de la carne. Este pollo ahumado, aunque africano de nacimiento, tiene condimentos e ingredientes nativos de Jamaica y es uno de los platillos más sabrosos que podrás probar. Es mi deber advertirte que el Pollo Jerk es uno de los platos más condimentados de todos, así que si no eres fan de las especias (¡mal por ti, no sabes lo que te pierdes!) entonces te sugiero probar otras de las delicias de la isla.

Tampoco puedes irte del país sin darle una mordida a Ackee y Saltfish. Ackee es la fruta nacional y si bien hay que tener cuidado porque si no está del todo madura puede resultar altamente tóxica, todos los jamaiquinos aprenden a cocinarla para poder disfrutar de todos sus beneficios, que no solo son medicinales (es antiparasitaria), sino también contiene proteína, vitaminas, calcio y hierro.

Imagen de un plato de Ackee y Saltfish.

Ackee y Saltfish es el desayuno jamaiquino por excelencia, no solo por lo saludable sino porque te recarga de energía para empezar el día.

Y por último (por último en esta nota, pues la comida jamaiquina tiene muchísimo que ofrecer) la infaltable recomendación es el Patty Jamaiquino: una especie de empanada con rellenos y especias de todo tipo, para todos los gustos.

Porque tiene uno de los mejores parques nacionales: Blue Mountains.

Esta es una parada obligada para todos los amantes de caminatas de largas horas por la montaña. Además de ser uno de los puntos mas representativos de la isla, las Blue Montains contienen las plantaciones de café más importantes.

Imagen de las Blue Mountains, en Kingston.

Ubicadas a más de 2000 metros de altura sobre el nivel del mar y con 45 kilómetros de largo, este atractivo natural queda a solo unos pocos minutos en automóvil desde Kingston, y no solo te brindará unas vistas espectaculares, sino que puedes disfrutar de la baja temperatura mientras te tomas uno de los cafés más ricos del mundo.

Y para los más aventureros, la caminata hacia el pico de la montaña es un must-do. Eso sí, es súper recomendable que lo planees con anticipación ya que la caminata no es apta para descuidados: son alrededor de 22 km y el camino es considerablemente empinado. Puedes hacerlo con guía o planear todo con detalle (incluso dónde pasar la noche, por ejemplo) pero de cualquier manera, la vista del pico al final de la caminata vale la pena. Las mejores vistas se aprovechan de diciembre a abril.

Por las personas.

Puede que el único jamaiquino que conozcas sea Bob Marley y por lo poco que conozcas seguro estés al tanto de su filosofía de: todo va a estar bien.

Esta filosofía de tomarse la vida con tanta positividad no era algo exclusivo del músico, sino una costumbre que caracteriza a todas las personas de la isla. Los jamaiquinos creen que no existen problemas que no puedan solucionarse. Creen que la positividad y la capacidad de disfrutar el momento presente es clave para tener una vida feliz.

Alejándote del centro donde se encuentra la vida agitada, la mayoría de los turistas y el bullicio podrás adentrarte en los barrios y comprobar que no va a haber persona que no te salude con una gran sonrisa y un sentido wha gwan («¿Cómo estás?» en patois, la lengua jamaiquina).

Y esta actitud es contagiosa. Tu desafío es conservarla una vez que te vayas de Jamaica.

Por los sitios históricos y culturales.

Kingston no es solo naturaleza, música y gente hermosa, sino también un gran centro histórico y cultural lleno de sitios para explorar y descubrir la cultura de la isla desde adentro.

Una de las paradas más obligadas de todas es el Museo de Bob Marley. Puede que estés al tanto de gran parte de la vida del artista, pero para entender realmente el sentido de sus letras y la pasión en su música no hay nada mejor que visitar el museo construido en su honor y nada menos que en la casa donde vivió y grabó su obra desde 1975 hasta su muerte en 1981.

Otro lugar que hay que visitar, si queremos entender a Jamaica y a su gente es la Galería Nacional. Establecida en 1974 y siendo una de las más antiguas del Caribe, posee una colección de arte con piezas que datan de hace años, como también obras de artistas jamaiquinos contemporáneos.

La mansión Devon (Devon House) también merece una visita. Se trata de la mansión del primer millonario afroamericano de Jamaica. El atractivo no es solo la imponente construcción sino también los parques adyacentes, que le dan un aire de frescura y nos invita a pasar la tarde allí y, definitivamente, probar uno de los helados más ricos del país.

Y si de cultura hablamos, no puedes perderte el Emancipation Park, un parque enorme que te invita a relajarte, caminar y entender, aunque sea un poco, el viaje hacia la libertad que emprendieron los jamaiquinos. Fue inaugurado en 2002 y posee jardines repletos de flores y aromas tropicales. Su mayor atractivo, sin embargo, no es natural sino una obra de arte creada por la escultora Laura Facey y titulada Redemption Song.

Imagen del Emancipation Park, en Kingston.

Emancipation Park: Park Blvd 4, Kingston.
Devon House: Hope Road 26, Kingston.
Galería Nacional de Jamaica: Ocean Blvd 12, Block C Kingston. 
Museo de Bob Marley: Hope Road 6, 56, Kingston.

Porque también tiene playa.

No podíamos hablar del Caribe sin mencionar, aunque sea, alguna playa paradisíaca y ya te había dicho que Kingston tiene DE TODO, y ese «de todo» incluía playas deslumbrantes con arena blanca, clima tropical y puestos de comida local.

Dos de las playas más hermosas, y que no debes perderte por nada del mundo, son Lime Cay y Hellshire, conocida como la playa de los pescadores. Ambas playas son igual de paradisíacas, pero si queremos disfrutar un poco más de lo autóctono, Hellshire es la mejor opción ya que atrae a muchísimos locales.

Todos fantaseamos con ir al Caribe para echarnos en la arena blanca y disfrutar del mar, a todos nos intriga ir a Jamaica para conocer de cerca la cuna de Bob Marley, pero si además queremos agregarle un poco de cultura, música, excelente comida, buena vibra e historia, Kingston tiene que ser la primera parada.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

La moneda en curso en Jamaica es el dólar jamaiquino. Si la tuya no lo es, podrás cambiarla con Global Exchange, que cuenta con casas de cambio de moneda en Kingston y Montego Bay. Además, también podrás hacerlo en los principales aeropuertos de más de 20 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Jamaica. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Angie Derrico

Angie es la creadora y escritora del blog de viajes «Titín Round the World», en el que narra sus aventuras y desventuras por el mundo, desde que en 2012 dejó todo y se lanzó a viajar. A través de su sitio busca, mediante fotos, relatos y vídeos, inspirar a sus lectores a animarse a viajar y perseguir sus sueños. Rompiendo con todas las reglas, cuenta su viaje sin tapujos, con la sinceridad y el humor con que lo haría un amigo, sin pantalla de por medio. Con sus relatos, logra un acercamiento fluido capaz de captar la atención, incluso, de aquellos que no tienen por costumbre leer.

Esta entrada tiene un comentario

  1. queremos viajar mi esposo mi niña que cmplira 15 años y mi hijo que entonces tendr 17 A COSTA RICA en julio de 2019 que me cuentas de eso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre