Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Los mejores funiculares y trenes de montaña de Suiza

Los mejores funiculares y trenes de montaña de Suiza

En pocos lugares se vive la naturaleza como en Suiza. Un viaje al país helvético depara tal cantidad de paisajes alpinos que convierten este aspecto en lo esencial del país. Y no es que Suiza no tenga otros atractivos, que los tiene. Bonitos lagos, como el Lemán, ciudades y castillos de origen medieval, como Berna o el Castillo de Chillón, o pequeños pueblos con mucho encanto, como Gruyeres, famoso por su queso, son solo algunos ejemplos. Sin dejar de lado, por supuesto, su cosmopolita capital, Ginebra.

Sin embargo, lo que más recordará el viajero tras un viaje a Suiza serán sus cumbres nevadas, sus eternos glaciares y sus puertos de montaña. Porque Suiza es, al fin y al cabo, el país alpino por excelencia.

En este post os comentaremos algunos de los mejores funiculares y trenes de montaña que hay en Suiza. Son la manera óptima de descubrir la naturaleza indómita de este fabuloso país.

El Jungfraujoch

El Jungfraujoch es, sin duda alguna, el tren de montaña por excelencia en Suiza. Se trata, al fin y al cabo, de la línea ferroviaria que alcanza más altura en toda Europa. La estación de tren superior del Jungfraujoch se localiza a 3454 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Lo habitual es tomar el tren en la estación de Interlaken. Desde allí se pueden tomar dos rutas: por Lauterbrunen o por Grindelwald. Una posibilidad es subir por un sitio y bajar por el otro. Eso sí, las vistas son maravillosas por ambas rutas y el espectáculo está asegurado, se tome la opción que se tome.

Tres colosos alpinos se abrirán ante nosotros, a medida que el tren avance: el Monch, la Jungfrau y el Eiger. Las vistas del valle de Lauterbrunnen a medida que el tren toma altura son espectaculares, como también lo es el paisaje que encontraremos en lo alto. Hablo, ni más ni menos, que del glaciar Alesch, el más largo de Europa continental, cuyas lenguas glaciares se escurren más de veinticinco kilómetros montaña abajo.

Eso sí, si queréis subir al Jungfraujoch, no tendréis más remedio que rascaros el bolsillo. El billete de ida y vuelta cuesta la friolera de 208 francos suizos (CHF), es decir, más de 170 euros. Aquí tenéis las tarifas actuales.

Eggishorn

No es la subida con el Jungfraujoch la única manera de encontrase, cara a cara, con el glaciar Alesch, que no solo es el más largo de Europa continental, sino que forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Otra posibilidad, no menos espectacular y bastante más económica, es tomar un teleférico que os subirá a lo alto del Eggishorn. Para ello debéis llegar hasta la población de Fiesh, donde podréis tomar un teleférico que os subirá hasta el pico.

Es curioso porque en esta localización, el glaciar ya ha recorrido buena parte de sus 25 kilómetros. Sin embargo, majestuoso, sigue su recorrido. Desde este punto, la vista alcanza hasta los tres colosos que habremos conocido durante nuestro trayecto con el Jungfraujoch: el Monch, el Eiger y la Jungfrau.

Desde este pico se puede disfrutar de una maravillosa red de senderos que permiten acercarse hasta el mismo pie del glaciar. Los más aventureros pueden regresar andando hasta la estación inferior del teleférico. Y los que lo sean menos, tomarán el servicio de regreso.

Ni que decir tiene que toda la zona se convierte en un lugar excelente para la práctica de esquí durante los meses de invierno. Los precios del teleférico del Eggishorn parten de los 49 CHF (unos 41 euros), aunque las familias tienen descuento.

Gornergrat

El tercero de los transportes de montaña de los que quiero hablaros es también un tren. Parte de Zermatt, la más elitista de las estaciones de esquí de Suiza. Desde allí podemos tomar el Gornergratbahn, un maravilloso convoy de montaña que gana altura, metro a metro, hasta llegar a más de 3000 msnm.

El espectáculo que tendremos durante el trayecto y en la cumbre no os dejará indiferentes. El cono perfecto del Monte Cervino o Matterhorn, una de las montañas más emblemáticas de los Alpes se abrirá, enseguida, a vuestra derecha. Y una vez en la cumbre, los glaciares parecen multiplicarse aquí y allá. Además, un buen número de nevadas cimas se diseminan allá donde miremos, con el Monte Rosa, de 4634 metros de altura, dominando la escena.

También los amantes del trekking tienen aquí un tremendo abanico de opciones que los llevará a descubrir varios de los maravillosos lagos de origen glaciar de la región hasta regresar a Zermatt. Quien quiera puede hacer medio camino a pie para tomar el tren de vuelta en Rotemboden, a mitad de trayecto hacia la capital invernal de Suiza. Los precios del Tren de Gornergrat van desde los 90 CHF (76 euros) del invierno hasta los 119 CHF (100 euros) del verano, para la ida y la vuelta.

No se terminan aquí las opciones de disfrutar de la montaña Suiza con sus trenes y funiculares de montaña. Subir al Monte Pilatus desde Lucerna, con el teleférico Dragon Ride, es otra opción.

¿Dónde cambio moneda para mi viaje?

Para moverte por Suiza necesitarás pagar con la moneda local, el franco suizo, tras cambiarla por la tuya. Con Global Exchange podrás hacerlo tanto antes de salir como, directamente, una vez que estés en el aeropuerto de Ginebra porque cuenta con oficinas allí:

Y si ya estás allí, aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Suiza. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Imágenes: Jordi Martínez y JM Fumeau.

Jordi Martínez

Aunque mi trabajo es ser médico, comparto esta vocación con la de viajar. He tenido la suerte de conocer más de 80 países alrededor del mundo, la mayoría acompañado de mi familia. Conocer el mundo donde vivimos es la mejor inversión que podemos hacer. En milviatges.com os comparto mis experiencias viajeras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre