Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Las líneas de Nasca, en Perú

Las líneas de Nasca, en Perú

Quién no recuerda los documentales de misterio de los noventa en los que Jiménez del Oso y otros investigadores daban a conocer a muchos españoles las enigmáticas líneas del desierto de Perú. Sin ningún misterio y en una versión más viajera, ahora en Travel and Exchange te acercamos hasta la ciudad de Nasca para que puedas plantearte ir hasta Perú y ver las líneas con tus propios ojos.

En las polvorientas calles de Nasca no es difícil sentir que se está en medio del desierto, con días de sol abrasador y noches gélidas. A 420 kilómetros de Lima, por la carretera paralela a la costa de Perú y en el árido paisaje del desierto del Pacífico se encuentra esta ciudad, cuyo nombre procede de la cultura que habitó en las montañas próximas desde el siglo I al VI.

Aunque existen breves referencias de los conquistadores españoles en el siglo XVI, no es hasta 1932 cuando se realiza el primer estudio científico. Paul Kosok, antropólogo norteamericano, fue uno de los principales investigadores de la época. Así, en 1941, después de descubrir una línea alineada con la puesta del sol en el solsticio de invierno, propuso a su compañera alemana María Reiche trabajar como su asistente. Ella aceptó y trabajaron juntos hasta que Kosok regresó a su país y María continuó con las investigaciones. Desde entonces, su vida estuvo unida a las líneas de Nasca, hasta que falleció en 1998.

Por su dedicación y sus estudios durante cuatro décadas, hablar de las líneas de Nasca es hablar de María Reiche. Sin apenas recursos, pasó casi toda su larga vida caminando por el desierto, realizando anotaciones, investigaciones y conservando las líneas.

[cta id=»3884″ align=»none»]

 

Teorías

Mucho se han estudiado las líneas y varias explicaciones se han expuesto a lo largo de los últimos años. Sin embargo, ninguna de ellas es concluyente y las investigaciones continúan. Se sabe que hace 2400 años la cultura Paracas comenzó a trazar geoglifos y, posteriormente, la cultura Nasca siguió con mayor intensidad durante más de 1000 años.

La forma en que se dibujaron las Líneas de Nasca sobre la superficie del desierto, en la mayoría de los casos, fue removiendo la primera capa del terreno, de color más oscuro, aunque hay algunos que se hicieron amontonando piedras.

Dejando de lado las teorías que justifican las líneas desde un punto de vista paranormal o atribuyéndolas a seres de otro planeta, las siguientes explicaciones parecen que van mejor encaminadas.

Por una parte, María Reiche relacionó algunas formas con constelaciones. También se descubrió que una forma apunta al lugar del horizonte donde se pone el sol en el solsticio de verano, marcando el día más largo del año, y otra, donde sale el sol en el solsticio de invierno, en el día más corto del año.

Por otra parte, se ha demostrado que algunas líneas están dirigidas a fuentes de agua, montañas, centros de líneas y lugares donde se hacían ceremonias.

Fuera cual fuese el motivo para crear estos geoglifos, no es difícil sospechar que debió ser algo muy significativo para los Nasca por el esfuerzo realizado durante más de 1000 años en pleno desierto, en condiciones extremas.

Cómo conocer las líneas de Nasca

Hay varias formas de conocer las líneas de Nasca, a continuación hablamos de cada una de ellas y te damos algunos consejos.

Planetario María Reiche

Es fundamental visitar el Planetario de las Líneas de Nasca antes de realizar cualquier otra actividad en Nasca. Se encuentra dentro del Hotel Nasca Lines, donde vivió María Reiche los últimos años de su vida. Su habitación, que está cerca del planetario, sigue vacía desde entonces y en ocasiones se incluye en la visita.

La exposición del interior del planetario, de unos 40 minutos, expone las diversas teorías sobre las líneas, su relación con María Reiche y ofrece una visión imprescindible antes de ir a las líneas.

Imagen del Planetario María Reiche

Visita sobre el terreno de algunas líneas

Se pueden ver sobre el terreno varias líneas próximas a la carretera Panamericana, desde una colina y dos miradores (torres):

• Desde la colina se observan las características líneas rectas que se pierden en el horizonte, algunas entrecruzadas.
• Un kilómetro más adelante, desde el mirador oficial, se ven más rectas y los geoglifos de El Árbol y Las Manos.
• Por último, pasando la Casa Museo de María Reiche y antes de llegar a Llipata, hay otro mirador desde donde se ve el geoglifo de La Familia.

Imagen de la visita sobre el terreno

Para ir a todos estos lugares desde Nasca hay continuos autobuses que se dirigen hacia el norte (a Ica y Palpa), con los que podemos avanzar a estos puntos y regresar a Nasca.

Casa Museo María Reiche

En la pequeña casa de María, ahora museo, hay información sobre los estudios que realizó la investigadora alemana, además de mapas, planos, fotos y una maqueta de las líneas. Aquí, junto a la carretera Panamericana y cerca de las líneas, vivió gran parte de su vida en condiciones muy básicas. También se conserva su viejo Volkswagen.

Imagen de la casa-museo Maria Reiche

Volando sobre las líneas

El mayor misterio de las líneas es que parecen haber sido creadas para ser observadas desde el aire (compruébalo en la siguiente fotografía, tomada desde un satélite). Las agencias en Nasca cobran unos 70$ por un vuelo estándar de una hora para ver algunas formas. Para ver las más alejadas, hay que contratar un vuelo especial de mayor duración.

Imagen de las líneas de Nasca desde un satélite

Para llegar a Nasca

Puedes ir en autobús público desde Lima, aunque hay otros lugares por el camino que también podrías aprovechar para visitar, como el oasis de Huacachina en Ica. En todo transporte por Perú hay que tener mucha precaución con tu equipaje pues sigue habiendo frecuentes robos y asaltos.

 

No olvides que para viajar a Perú, necesitarás el nuevo sol peruano, la moneda en curso en este país y que podrás cambiar por la tuya con Global Exchange.

Fotos de Mar Serrano, Unukorno, Christian Haugen y NASA.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre