Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

5 lugares que no puedes perderte en La Toscana

5 lugares que no puedes perderte en La Toscana

Si hay un lugar en Italia en el que el tiempo parece detenerse, ese es, sin duda, La Toscana. ¿Quién no ha deseado retirarse durante unas semanas o meses al abrigo de esas lomas verdes que salpican el paisaje? Nosotros, desde luego, sí, y no una sola vez.

Eso sí, aunque toda la región es idílica, hay 5 lugares que no puedes perderte en La Toscana:

1. San Gimignano

Rodeado de verdes campiñas y con un perfil inconfundible, San Gimignano, el llamado Manhattan medieval por sus torres, es uno de los pueblos más turísticos que podemos encontrar en esta región italiana.

Pero que esto no sea motivo para que os aleje de este increíble enclave en el que podréis disfrutar no solo de una arquitectura impresionante, sino también de una gastronomía que hará las delicias de cualquiera. Y es que en San Gimignano hay tantos restaurantes y heladerías como calles encontraréis entre sus murallas. Y por cierto, a cada cuál mejor.

Conservando a día de hoy 13 de las 72 torres que había antiguamente, pasear por sus calles cuando cae la tarde y ya no hay prácticamente turistas, es una de las gratas sorpresas que tendréis si optáis por pernoctar en este Manhattan europeo.

San Gimignano está a 60 kilómetros de Florencia y no dispone de estación de tren, por lo que la manera más práctica de llegar es en coche de alquiler o cogiendo un tren hasta Poggibonsi, la estación de tren más cercana y desde allí un autobús hasta San Gimignano, que tarda unos 25 minutos.

San Gimignano

2. Siena

Siena es una de las ciudades más conocidas de la región de La Toscana. No en vano, aquí se celebra, el 2 de julio y el 16 de agosto, el Palio, una carrera de caballos de origen medieval en la que se enfrentan los diferentes distritos de la ciudad y que reúne a miles de turistas en una de las ciudades más bellas de Italia.

Aunque no tengas la suerte de poder visitarla cuando se celebra el Palio di Provenzano (el 2 de julio) o el Palio dell’Assunta (el 16 de agosto), no dejes de pasar por aquí unos días.

Siena es una ciudad encantadora, muy rica en historia y arquitectura que hará las delicias de cualquiera que vaya buscando la autenticidad de una ciudad toscana.

Tampoco hay que olvidar que su centro histórico ha sido proclamado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y su gastronomía hará las delicias del más sibarita.

La visita a la ciudad de Siena no os llevará más de un día ya que es muy fácil de recorrer a pie y todas las atracciones turísticas están bastante cerca unas de otras.

Se puede llegar fácilmente a Siena en tren desde cualquier otra ciudad italiana.

Imagen de Siena

3. Montepulciano

Alzándose sobre una colina, a 600 metros sobre el mar, Montepulciano nos espera como si el tiempo no hubiese dejado huella en ella.

Conocida internacionalmente por su exquisitos vinos tintos, con el Vino Nobile de Montepulciano a la cabeza, Montepulciano no solo nos regalará este delicioso néctar sino que este regará algunos de los más increíbles manjares. En pocos lugares podremos decir que hemos comido mejor que en Montepulciano.

Pero no sólo de gastronomía vive este precioso enclave. Si queréis conocer un poco la ciudad, debéis dedicarle mínimo 2 o 3 horas en las que debéis recorrer sus calles para conocer lugares tan increíbles como la Piazza Grande, la Catedral, el Palazzo Bucelli, la Iglesia de Santa Agnese o la Iglesia de Sant Agostino, símbolos todos ellos de una de las ciudades más bonitas de La Toscana.

Imagen de Montepulciano

Como comentamos anteriormente para San Gimignano, la mejor forma de llegar a Montepulciano es en coche de alquiler. Si no disponéis de él, desde Siena podéis coger un autobús que os dejará en la ciudad en 2 horas aproximadamente.

4. Volterra

En Volterra encontraremos el lugar ideal para pasear y perdernos dentro de la magnífica región de La Toscana.

Famosa hoy en día por ser el lugar donde se rodó la famosa saga «Crepúsculo», esta ciudad, rodeada de murallas etruscas, un museo arqueológico impresionante, una fortaleza y un teatro romano, es, sin lugar a dudas, el lugar perfecto en el que hacer una parada de un día o, por qué no, de dos, para relajarse y disfrutar de todo lo vivido recorriendo las verdes campiñas que salpican La Toscana.

Seguro que no olvidaremos jamás los paisajes que rodean la ciudad y que pueden disfrutarse desde cualquiera de sus miradores.

El aeropuerto más cercano a Volterra es el de Pisa, que se encuentra a 63 kilómetros. No hay conexión directa en tren, por lo que lo más cómodo, igual que para recorrer la región de La Toscana, es alquilar un coche y así poder parar libremente y sin horarios donde nos apetezca.

Imagen de Volterra.

5. Lucca

Entre Pisa y Florencia encontramos Lucca, una ciudad rodeada de una imponente muralla, que se mantiene aún intacta y que abriga una ciudad que nos sorprenderá a cada paso.

Si inicialmente no pensaríamos en Lucca como la típica ciudad de La Toscana, solo nos hacen falta unos minutos recorriendo sus calles medievales, antiguas iglesias románicas, mezcladas con elegantes tiendas de artesanía, para darnos cuenta de lo equivocados que estábamos.

Imagen de Lucca.

En Lucca tenemos muchísimos puntos importantes que conocer como las murallas de la ciudad del S.XVI, el Palazzo y la Torre Guinigi, la Basílica de San Frediano, la Catedral de Lucca o La Torre de las Horas. Pero quizás, su punto más famoso, por ser único en el mundo, es la Piazza del Anfiteatro, ubicada sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro con una forma ovalada que le dan un aspecto de lo más inusual.

Punto de encuentro para turistas y lugareños, aquí podremos disfrutar de cafés, restaurantes, tiendas y del mercado de la ciudad.

Podemos llegar a Lucca en tren; la estación está fuera de las murallas desde Florencia o Pisa como conexiones principales o en autobús, también con conexión desde las principales ciudades de La Toscana.

Aunque como comentamos también anteriormente, nuestra recomendación para visitar esta región italiana es organizar una ruta por La Toscana en coche de alquiler como la que hicimos nosotros, que nos llevó a conocer algunas de las joyas de esta preciosa zona, sin tener que preocuparnos de los horarios del transporte local y dándonos la oportunidad de movernos con total libertad.

Te recordamos que la moneda en curso en Italia es el euro, por lo que si perteneces a otro país de la eurozona, es aconsejable que te hagas con tu tarjeta prepago multidivisa GlobalCard. De lo contrario, podrás cambiar tu moneda con Global Exchange.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Podrás cambiar tu moneda en cualquiera de las oficinas que Global Exchange tiene en los aeropuertos y hoteles de más de 21 países del mundo. Mira en nuestra página web dónde podrás encontrarlas.

Y para que viajes con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites, aquí te damos un cupón descuento del 15% en tu cambio de moneda en cualquiera de nuestras oficinas. Imprime este cupón y preséntalo en nuestras oficinas para obtener tu descuento (descuento aplicable al margen de cambio de la moneda).

Vanessa Santiago

Autora de "Viajeros Callejeros" (www.viajeroscallejeros.com), un blog en el que escribo sobre mis viajes alrededor del mundo, proporcionando datos prácticos como rutas, transporte, alojamientos y lugares a visitar en cada país, para poder organizar tu propio viaje por libre con información de primera mano. Mi gran pasión, como reflejo en el blog, es viajar y lo hago tanto como puedo. Y quién sabe, quizás algún día se convierta en mi modo de vida.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. He estado en los cinco lugares visitandolos junto con mis hijas y nos encantaron todos .La Toscana es maravillosa .,No me importaria repetir viaje.

  2. Solo una puntualización. Aunque en el libro y la película “Luna Nueva”, el pueblo de la Toscana al que se hace referencia, es Volterra, el rodaje real, se llevó a cabo en Montepulciano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre