Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Hong Kong, una ruta alternativa lejos del turismo

Hong Kong, una ruta alternativa lejos del turismo

Hong Kong impresiona desde el primer momento. Un horizonte de rascacielos sobre islas y montañas verdes solo es la introducción a la experiencia viajera que vendrá después. En un viaje corto las visitas imperdibles están bien definidas; con más tiempo, hay alternativas menos conocidas que te gustará saber.

Hong Kong está dividido en tres regiones principales; la más extensa es Nuevos Territorios, que rodea a Kowloon y a la isla de Hong Kong. Por limitaciones de tiempo, en un viaje como escala entre aviones o como punto de entrada a China, lo más frecuente es centrar la visita en Kowloon y Hong Kong con alguna excursión de un día a Lan Tau o Macao. En esta ocasión nos salimos de lo más turístico en una ruta de viaje paralela.

Isla de Peng Chau, senderismo y playas

Después de unos días intensos en Kowloon y Hong Kong, llega el momento de observar el mundo hongkonés desde otro ángulo, desde una isla próxima a Lan Tau. Los hongkoneses son aficionados al senderismo, no todo iba a ser subir a rascacielos con tanta montaña y senderos disponibles. Pues en la isla de Peng Chau, hay dos rutas fáciles, con buenas vistas y algunas calitas que si no apetece bañarse, sí que son bastante fotogénicas.

El Peng Chau Family Walk, conectado con el sendero Peng Yu, está bien preparado para caminar por casi toda la isla. En esta parte norte hay varias playas de arena muy apetecibles. Luego el Family Walk atraviesa el centro urbano de la isla y continúa hasta el punto más elevado, el Finger Hill, con una amplia perspectiva, que permite ver incluso el puente Tsing Ma Bridge y el Parque Disneyland. Es un destino local popular para las familias, especialmente los domingos, con una atmósfera muy relajada, lejos del estrés de los rascacielos que flanquean el horizonte.

Para llegar a Peng Chau hay frecuentes ferris desde el embarcadero de Central, en la isla de Hong Kong. El trayecto dura 40 minutos. También hay desde Lan Tau.

De mercadillos por Mong Kok

El distrito de Mong Kok muestra la cara más auténtica de Hong Kong. Restaurantes cantoneses en cualquier esquina, tenderetes y transeúntes por todas partes. Edificios con fachadas realmente decadentes que por la noche se camuflan al encender sus neones, tiendas de tecnología entre puestos de comida y algunos mercados muy curiosos.

La mayor variedad de flores y plantas de Hong Kong está en el mercado de las flores de Mong Kok. En la calle y en la primera planta de los edificios, orquídeas de distintas formas, colores y aromas te embaucan y te incitan a cotillear de tienda en tienda. Hay compradores a diario, pero antes del Año Nuevo toda esta zona entra en ebullición. Los vendedores están orgullosos de sus flores y solo les falta agradecer al visitante su interés por sacar fotos de su negocio.

Muchos hogares de Hong Kong tienen peces de colores como mascota. Son fáciles de cuidar y muchos los consideran un amuleto para traer buena suerte a la familia. Y el mejor lugar para encontrarlos también está en Mong Kok, en el Goldfish Market o mercado de los peces de colores. Hay de todas las especies, colores, procedencias y precios; la mayoría, vendidos en bolsas de plástico.

Es fácil de encontrar, está en la calle Tung Choi Street, un poco más arriba del también famoso mercado de mujeres. Como su nombre indica, en el Ladies Market, abunda la ropa y los artículos para mujer, pero realmente aquí hay prácticamente de todo, de marca y falsificaciones. Y, por cierto, ya que estás bajando por Tung Choi, te puedes desviar un poco hacia Nelson Street. Es difícil encontrar tantas tiendas de zapatillas de deporte de marca en el mismo lugar, e imposible determinar si las de Sneaker Street son: ¿fake or original?

No es el primero que he visto en Asia, ni será el último, pero probablemente sea el mejor organizado de los que conozco y el más bonito. El mercado de pájaros o Bird Market de Mong Kok viene a confirmar que también en Hong Kong existe una fuerte tradición por las aves cantoras. Hay quien las saca a pasear, o quedan en algún punto de encuentro, cada cual con su jaula. Este mercado se sitúa junto al parque Yuen Po, también conocido como Bird Garden.

Entre tanto hormigón, cables y atmósfera cargada, en Mong Kok se vuelve necesario un pulmón para ir con la familia, respirar aire (más) limpio, salir a correr, jugar al jianzi o practicar taichí. Los árboles del Cherry Street Park te trasladan a otro lugar, hasta que un poco más adelante, entre las ramas, los altos edificios del centro comercial Olimpian City te recuerdan que no has salido de Hong Kong.

Playas vírgenes y calzada del gigante hongkonés

A unos 30 kilómetros de Kowloon se encuentra el Parque Nacional de Sai Kung. Aunque parece una zona mucho más remota, es de fácil acceso, pues se puede llegar en autobús desde la última parada del metro, en Diamond Hill Station.

En este parque, todavía se puede revivir el Hong Kong de hace varios siglos, caminando entre montañas cubiertas de vegetación a lo largo de un sendero que sale a playas vírgenes y pasa por villas hakka ya abandonadas. Además, como solo se puede acceder al Deserted Beaches Hike a pie o en barco, el turismo de masas no llega hasta aquí, aunque en días festivos y domingos está más concurrido. Las playas son magníficas, esas de arena blanca y agua transparente.

El mismo bus 96R desde Diamond Hill, o el 94 desde el centro del pueblo de Sai Kung te dejan en Pak Tam Chung. Y desde allí, tras una caminata de una hora llegas hasta el dique oeste del embalse de High Island, la enorme construcción que terminó en 1979 con la escasez de agua dulce de Hong Kong.

Al otro lado del embalse, junto al dique este, se encuentra el Geoparque de la Unesco de Hong Kong. Si pretendes llegar hasta aquí, es más recomendable contratar un tour o transporte privado, para ahorrarte unos cuantos kilómetros de caminata.

El centro de visitantes del Geoparque explica la particular formación volcánica que originó la actual región protegida de Sai Kung. Pero su mayor atractivo es Po Pin Chau, una zona costera de acantilados con altas columnas hexagonales de basalto, muy similares a las de la Calzada del Gigante, en Irlanda. Hay varios senderos que permiten diferentes perspectivas del lugar.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Para viajar por Hong Kong necesitarás tener dólares hongkoneses. Global Exchange cuenta con 260 casas de cambio de moneda en los principales aeropuertos de 21 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Hong Kong. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Imágenes: Gordon Cheung, Kenneth Moore, doctorho, traveljunction, Barney Moss, cycheunghk y bluuepanda.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre