Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Alegría, color y fervor religioso en las fiestas de Managua

Alegría, color y fervor religioso en las fiestas de Managua

Narran las voces de la tradición popular nicaragüense que un día del mes de julio de 1885, un campesino y leñador de nombre Vicente Aburto fue, como si de un día cualquiera se tratase, a Las Sierras de Managua en busca de los árboles que necesitaba para convertirlos en carbón. Mientras intentaba derribar un madero negro con su hacha, se encontró con un objeto que no lo dejaba avanzar: una imagen que se llevó a su casa.

Al llegar a su hogar, objeto en mano, Vicente Aburto dejó la imagen en un repisa. Cuando volvió de trabajar, vio que esta estaba, de nuevo, encima del tronco del madero negro. Sorprendido, el leñador decidió llevar la imagen hasta la iglesia de la Veracruz, en Managua (Nicaragua), donde el párroco le dijo que la imagen era de Santo Domingo de Guzmán y que debía quedarse allí, en la iglesia. Vicente volvió a sus quehaceres en Las Sierras y allí, de nuevo, se encontró con la imagen, que había desaparecido del altar de la iglesia donde la había dejado.

El párroco le dijo a Vicente que eso significaba que la imagen quería ser venerada en Las Sierras por lo que acordaron que esta permanecería en Las Sierras pero cada año, y para no olvidar esta historia, la imagen haría un recorrido desde su ubicación hasta el antiguo centro de Managua.

Derroche de color y alegría

Sea verdad esta leyenda popular o no, lo cierto es que del 1 al 10 de agosto de cada año, las calles de Managua se convierten en un derroche de colores y alegría, mientras se lleva al santo desde su ubicación en la iglesia de Las Sierritas, que así es conocido el lugar al sur de la ciudad, hasta el centro, en una de las celebraciones más multitudinarias de Nicaragua.

La fiesta empieza el 31 de julio por la mañana, cuando se celebra una misa en la iglesia de Santo Domingo —las puertas se abren a las 6 de la mañana para que los fieles puedan empezar a pasar por allí—. No faltan la pólvora y la música como acompañamiento a la celebración de miles de fieles que quieren dejar dichas sus promesas, que da por iniciadas las fiestas patronales de Managua.

Esa misma noche, los fieles velan al santo dentro de la iglesia, mientras varios grupos sirven de acompañamiento con sus cánticos religiosos. En este duermevela, se reparte comida y bebida entre los asistentes. Mientras, fuera del edificio religioso la celebración va por otro lado, con bailes típicos y con la elección de la India Bonita de ese año, que siempre es una joven de entre 12 y 16 años.

La procesión

El día 1 de agosto la ciudad despierta a las 5 de la mañana, con una misa tras la que, una hora después, se saca la imagen de Las Sierritas para llevarla hasta el centro de Managua, en una procesión con un recorrido de 12 kilómetros, que dura unas 12 horas y que es conocida como «la bajada del santo».

El santo viaja en una peana plana de madera, con una base cuadrada de un metro de largo por uno de ancho, y con una altura en el centro de medio metro, dentro de una cápsula de vidrio, acompañada de flores y plumas de vistosos colores.

La imagen de Santo Domingo (llamado con cariño por la gente Minguito), llevada por ocho personas que se van turnando a lo largo del recorrido, va bailando al ritmo de la música y los fieles que la acompañan —los que han hecho sus promesas, se visten con distintos atuendos que dan color al desfile—. Y lo hace sobre todo en algunos puntos como El Cruce, Las Calderas o Cruz del Paraíso.

Con la caída del sol, la imagen entra en la iglesia de Managua, donde multitud de fieles —alrededor de un millón— esperan al santo para pedirle que resuelva todo aquello que ellos mismos no han podido resolver hasta ese momento.

El santo permanece ahí unos días, hasta el 10 de agosto, cuando es devuelto a su punto de origen, Las Sierritas, en la procesión conocida como «la subida del santo», donde esperará a sus fieles hasta el año siguiente.

Seas creyente o no, sin duda, si pasas por Managua los primeros días de agosto, no puedes dejar de disfrutar de este festival de color y ferviente religiosidad que inunda las calles de la ciudad nicaragüense.

Imágenes: Mario Fernando AburtoPierre Munck.

Dónde cambiar moneda en Nicaragua

Global Exchange está presente en el aeropuerto internacional Augusto César Sandino, en la ciudad nicaragüense de Managua, donde cuenta con 4 oficinas de cambio. Infórmate de los servicios que ofrecen en su web.

Si vas a viajar a Nicaragua y prefieres cambiar tu moneda al córdoba nicaragüense antes de llegar, visita Global Exchange. Con más de 220 oficinas en 20 países, son tu mejor aliado cuando se trata de gestionar cambios de moneda extranjera.

Y si ya estás allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Nicaragua. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre