Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Donegal, Irlanda: acantilados, bosques y pueblos

Donegal, Irlanda: acantilados, bosques y pueblos

En la punta noroeste de la isla de Irlanda – conocida como la Isla Esmeralda por el maravilloso manto verde que tapiza su superficie – se encuentra el condado de Donegal.

Donegal es el bastión gaélico de la vieja Irlanda. La cultura ancestral de la isla quedó adherida para siempre a las piedras de sus dramáticos acantilados y redondeadas montañas, las hojas de los árboles de sus bosques milenarios, las doradas arenas de sus interminables playas que miran al Atlántico y las casas de sus aldeas que forman los pueblos de hoy.

Donegal es el condado más auténtico de Irlanda y, no en vano, acaba de ser elegida por la versión inglesa de la revista National Geographic Traveller como el mejor lugar en el Reino Unido para visitar en 2017. ¿Quieres saber por qué? Siendo Irlanda mi segunda casa y habiendo visitado Donegal en varias ocasiones, te voy a mostrar sus mejores lugares.

Slieve League

Siempre que uno lee una lista de los mejores lugares que visitar en Irlanda, los acantilados de Moher – en el condado de Galway, al oeste de la isla – se encuentran entre los tres primeros puestos, siendo la belleza natural mejor considerada. Para mí, esto es injusto.

Imagen de los acantilados de Slieve League.

Para empezar, los acantilados de Slieve League, situados en la parte sur del condado de Donegal, son hasta tres veces más altos (llegando a los 600 metros) que los de Moher. Además, al no ser tan populares, podrás visitarlos prácticamente en solitario.

Poseen distintas formas y alturas y la manera más recomendable de explorarlos a fondo es tomando el sendero que parte desde el mirador (viewpoint), al que se puede acceder en coche. Si lo haces, contemplarás la furia del Atlántico batiendo esos gigantes de piedra recubiertos de verde. Un paisaje tan bello que te será difícil partir.

Donegal

En el nacimiento del río Eske duerme la pequeña ciudad de Donegal, que cuenta apenas con 3 000 habitantes.

Su interés patrimonial se reduce a un par de iglesias (la iglesia de San Patricio de los Cuatro Maestros y la iglesia parroquial de Donegal), pero el interés cultural va más allá. Es un lugar tranquilo, donde en sus míticos pubs podrás escuchar música irlandesa cada día de la semana, mientras unos viejos charlan en gaélico sobre sus granjas. En cualquiera de ellos, no dejes de pedirte una seafood chowder (crema de marisco que viene con sus tropezones) acompañada de una buena pinta de Guinness.

Dunfanaghy

El pequeño pueblo vacacional de Dunfanaghy es una joya que muy poca gente conoce.

Tan solo tiene 300 habitantes y a su calle principal se asoman casas bajas de fachadas de colores que sirven de sede a pequeños bed & breakfast, tiendecitas y algún restaurante donde se sirve buen marisco. La tranquilidad es absoluta y uno viene a Dunfanaghy a disfrutar de su bucólico paisaje.

Imagen de Dunfanaghy

A escasos metros de las casas del pueblo, grandes extensiones de verdes pastos se ven salpicadas por pequeñas granjas, donde vacas y ovejas han encontrado el paraíso. Sus dueños realizan en solitario el duro trabajo invernal, mientras que en verano reciben la ayuda de jóvenes estudiantes irlandeses que llegan a esta zona para aprender gaélico y las antiguas tareas ganaderas. Una gran forma de preservar la cultura irlandesa.

Existen también varias playas, largas y anchas, donde –incluso en verano– apenas hallarás pisadas de turistas. La más bella se encuentra a unos 20 minutos caminando del centro del pueblo y atravesarás un sistema de dunas cubiertas de verdes matorrales para llegar a ella.

Ese mismo tipo de playas se encontraron muchos marineros y soldados españoles del siglo XVI, cuando llegaron a las costas de Donegal, como única prueba viviente de que alguna vez existió una gran y temible flota llamada la Armada Invencible. Se quedaron a vivir en la zona y por ello es habitual encontrar, a día de hoy, habitantes de ojos marrones y pelo oscuro.

Horn Head

A unos 5 minutos en coche del centro de Dunfanaghy se encuentra la punta de Horn Head.

Los acantilados que se forman aquí son casi tan espectaculares como los de Moher (aunque menos extensos que los de Slieve League) y su superficie, cubierta de pasto y arbusto de tonos verdes y marrones, es constantemente barrida por el viento. En Horn Head, la fuerza de la naturaleza se siente en su máxima expresión.

Imagen de Horn Head

También podrás admirar los pétreos restos de las antiguas torres vigías.

Parque Nacional de Glenveagh

Se trata del segundo parque nacional irlandés en cuestión de tamaño y el único de Donegal. Cubre una superficie de 170 kilómetros cuadrados, ubicados en un terreno plagado de colinas y bosques.

Imagen del lago Lough Veagh

La senda principal, que parte del aparcamiento, te lleva directo al castillo de Glenveagh, situado a orillas del Veagh Lough (lago). Pasea por sus bellos jardines (con plantas de lugares tan lejanos como Tasmania o Chile), sabiendo que, antes que tú, también lo hicieron estrellas del cine como Marilyn Monroe, Clark Gable, Charles Chaplin o Greta Garbo.

Imagen del Parque Nacional de Glenveagh

Desde el castillo parten un gran número de senderos señalizados que te permitirán hacer excursiones de todo tipo de duración. Si tienes suerte y caminas en silencio, encontrarás – ocultos entre los árboles milenarios– algún ciervo rojo, el habitante animal más famoso del parque nacional. Los amantes de las aves deberán estar atentos al cielo para intentar ver alguna águila dorada, previamente extinguida y reintroducida en el parque.

Por último, recordarte que la moneda en curso en Irlanda es el euro. En el caso de que la tuya no lo se, te resultará muy sencillo cambiarla con Global Exchange.

[cta id=»3897″ align=»none»]

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre