Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Dónde comer en Mallorca

Dónde comer en Mallorca

La isla de Mallorca (España) ha sido bendecida no solo con un clima benigno y una naturaleza excelsa, sino que también tiene una gastronomía autóctona exquisita que hará las delicias de los amantes de la buena mesa.

En la sierra de la Tramontana, la de Levante y la meseta que separa a ambas, se cultivan hortalizas y cereales de gran calidad, complementando a la carne de cerdo y los buenos pescados que le brinda el Mediterráneo. Los embutidos de Mallorca tienen gran renombre, con la sobrasada como máximo exponente; pero tampoco le van a la zaga el buen aceite de oliva; los pimientos, tomates, berenjenas y alcachofas; y, cómo no, su dulce por excelencia: la ensaimada mallorquina.

Aunque podéis adquirir todos estos productos en diversas tiendas y lonjas de la isla, si sois de los que prefieren sentarse tranquilos a una mesa y que os traigan las viandas sin mayor esfuerzo, os proponemos unos cuantos buenos restaurantes aptos para todos los bolsillos.

Presupuesto alto

Restaurante Veritas, Palma de Mallorca (Avenida Joan Miró, 21)

Situado en el lujoso hotel de cinco estrellas Gran Meliá Victoria, el Veritas ofrece un menú basado en ricos pescados del Mediterráneo (destacando la lubina, el atún rojo y el lenguado) y buenos solomillos de ternera, combinados con entrantes de quesos, foie y ricos postres caseros.

Puedes elegir entre comer en el elegante salón o, para los que buscan algo más de romanticismo, en la terraza exterior, con vistas al paseo marítimo, la Catedral y el puerto de Palma.

Es Racó d’es Teix, Deià (Calle Sa Vinya Vella, 6)

Situado en la bonita población de Deià, en plena sierra, en Es Racó d’es Teix, el propietario y chef alemán Josef Sauerschell nos deleita con su cocina, galadornada con una estrella Michelín. El amor que siente por la cocina y los ingredientes de la isla hacen que estén presentes en, prácticamente, todos sus platos.

Su mujer, Leonor de nombre y mallorquina de nacimiento, hace las funciones de maître. Este restaurante posee una extensa carta de vinos que incluye los mejores caldos mallorquines y el servicio es totalmente profesional, cuidando todo al mínimo detalle.

El mejor lugar para comer aquí es la terraza, desde donde tendrás unas vistas magníficas de la naturaleza que te rodea y del pueblo de Deià.

Restaurante Jardín, Puerto Alcúdia (Calle Tritones, s/n)

En el norte de la isla se esconde este refugio de la buena cocina. La chef Macarena de Castro se convirtió, aquí, en la primera mujer de Mallorca en conseguir una estrella Michelín. Fue en el año 2012 y desde entonces, su calidad no ha hecho más que mejorar de forma constante.

La carta está basada en platos tradicionales mallorquines y mediterráneos y suele sufrir cambios bastante a menudo, para sorprender a su parroquia. Los mejores platos son los que contienen pescado, ya que Macarena disfruta de manera especial trabajando con él.

El salón principal está decorado con obras de arte contemporáneo.

Naranjas en Mallorca.

Presupuesto medio

A Ma Maison, Palma de Mallorca (Calle Soler, 18)

Este restaurante, especializado en cocina franco-tunecina, se encuentra muy bien ubicado, muy cerca del centro de Palma de Mallorca y su puerto.

Es una perla de frescor en la ciudad ya que fueron pioneros en ofrecer este tipo de platos. De su carta podemos destacar las albóndigas tunecinas y el sabroso Camembert, sin olvidar los cous-cous caseros. El postre que se lleva la palma es la fondant de chocolate, empatado con la tarta de limón.

Restaurante Ca Na Toneta, Caimari (Calle Horitzó, 21)

Un lugar perfecto para aquellos que vayan buscando cocina autóctona lo más natural posible. Las hermanas Solivellas, quienes lo dirigen, se han comprometido fuertemente con la población local y sus platos están elaborados con frutas y hortalizas cultivadas en su propio huerto o en los de agricultores locales.

Su menú cambia cada semana y se compone de un aperitivo, un entrante, sopa, una carne, un pescado y postre.

Restaurante Santi Taura, Lloseta (Calle Joan Carles I, 48)

Por un precio que no es excesivo (35 euros) el chef Santi Taura ofrece un menú de 5 platos donde utiliza los ingredientes tradicionales mallorquines para realizar creaciones modernas.

Es bastante exclusivo y exitoso y para reservar debes hacerlo con bastantes meses de antelación.

Presupuesto bajo

Café Es Pes de Sa Palla, Palma de Mallorca (Plaza Es Pes de Sa Palla, 3)

Por entre 12 y 15 euros, puedes degustar un buen menú que incluye langostinos, ensaladas de queso de cabra, croquetas caseras de varios tipos, arroz negro, entrecot de cebón, huevos camperos y un postre casero de chocolate o helado.

Los fines de semana tiene desayuno bufé y sus verduras rebozadas con salsas caseras es su mejor vianda.

Pero lo mejor de este lugar, que cuenta con una agradable terraza, es su fin social. El restaurante pertenece a una organización no lucrativa que trata de conseguir que las personas con discapacidad intelectual y sus familias puedan mejorar su calidad de vida.

Restaurante Café Pesquero, Palma de Mallorca (Paseo Marítimo, Moll de la Lonja, S/N)

Es uno de los lugares más emblemáticos de la capital de la isla. La gente local suele venir aquí a tomarse un buen menú, basado en pescado y tapas, mientras observa cómo los pescadores recogen sus redes y demás labores diarias.

Ha sufrido una reforma recientemente y su terraza es apta ahora también para el invierno. Un lugar perfecto para comer por entre 10 y 15 euros por persona o, simplemente, tomar algo mientras se contempla el Mediterráneo y la vida que genera.

Don Pedro Café Bistro, Sóller (Paseo de la Playa, 18)

Perfecta localización en primera línea de playa. Sus hamburguesas, acompañadas de patatas caseras y aderezadas con varios extras, son famosas en toda la isla. Siempre hay un gran ambiente.

Bueno, ahora además de las playas y el paisaje, ya no tienes excusa para no gozar la gastronomía mallorquina.

Y para cerrar, te recordamos que la moneda en curso en España es el euro. Si la tuya no lo es, podrás cambiarla a tu llegada en cualquiera de las oficinas que Global Exchange tiene en el Aeropuerto de Palma de Mallorca.

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja un comentario

Menú de cierre