Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Nos vamos de viaje con… David Escribano, de <i>Viajablog</i>

Nos vamos de viaje con… David Escribano, de Viajablog

Dice querer arengar al personal a viajar desde Viajablog, el blog de viajes del que David Escribano es uno de los editores. Y lo consigue, vaya que lo consigue con su forma de contar las experiencias que ha vivido durante sus tres vueltas al mundo. Por eso, y como colaborador de Travel and Exchange que es, en esta entrada queremos conocer algo más sobre este cronista de viajes, con el corazón dividido entre España e Irlanda.

1. ¿Qué fecha marcarías en un calendario como la que empezaste a viajar?

Noviembre de 2003. Creo que fue el mismo día 1 o algo así. Ese día partí, junto a uno de mis mejores amigos, de Dublín para aterrizar en Nueva Delhi. Así comenzaba mi primer viaje de vuelta al mundo, que nos llevó a recorrer 12 países en unos 6 meses. Ese fue, sin duda, el inicio de mi vida de viajero.

2. ¿Número de países visitados hasta la fecha?

Hace tiempo que no los cuento, la verdad. Hace un par de años andaba cerca de los 50 y tampoco he ido a muchos más que sean nuevos para mí, así que entre 50 y 60… Imagino.

3. Preséntate en una frase.

Esto sí que es complicado… Buf… Venga… «Hola, soy David y la verdad es que soy un poco desastre. Pero, oye, buena gente y con muchas historietas que contarte».

4. ¿En qué se diferencia el David viajero de ahora con el del primer viaje?

Buf… En muchas cosas, creo. Era un auténtico viajero pardillo, cuando nos fuimos a dar la primera vuelta al mundo. En India, nos timaron casi todos los días. También la manera de buscarte las cosas cada día. Al principio me costaba mucho más y ahora me da igual aterrizar en un país nuevo sin tener ni idea de dónde voy a dormir o qué ruta voy a seguir.

Imagen de David Escribano, editor de Viajablog.

Otra cosa en la que he cambiado mucho es que antes elegía países, mayormente, en función de sus paisajes y cosas para hacer y ahora me fijo más en cómo es la gente que lo habita. Me gusta conocer culturas diferentes e intentar sumergirme en ellas hablando con la gente. Y, bueno, ahora vivo en una inestabilidad laboral constante y antes no. ¡En este campo aún estoy aprendiendo a llevarlo! jaja.

5. ¿Qué no falta nunca en tu mochila?

Aquí creo que voy a ser muy original. En sentido figurado, te diría que las ganas de conocer y en el plano físico, la media de compresión fuerte para mi pierna derecha. Tengo un problema linfático desde hace 15 años y es como mi segunda (o primera) piel. No voy sin ella a ningún lado.

6. El país que más te ha ilusionado tachar de tu lista de «pendientes»

Aquel por el que empezó toda esta vorágine y cambio de vida: Nueva Zelanda.

[cta id=”3880″ align=”none”]

7. Un lugar que podrías haber pasado por alto.

Respuesta facilísima: India. Ahora que me lapiden todos los amantes de la India (que son muchos), pero mi experiencia en Rajastán fue lo peor que viví jamás. Te podría contar mil historias negativas que nos pasaron en 20 días. Eso sí, nos endureció y a partir de ahí el viaje solo podía ir a mejor… Y así fue.

8. Una situación en la que hayas dicho «esto no puede estar pasando…»

¡Tú no sabes con quién estás hablando! ¿Una? ¡Te puedo decir decenas! Te lo dejo en dos, para que no se haga esto infumablemente largo.

En la India, atropellamos a un buitre con el coche y 20 minutos más tarde, nos pararon en un control militar. Habían atropellado a una niña en el pueblo de al lado y se habían dado a la fuga. El coche era exactamente igual que el nuestro (modelo y color) y no habían podido coger la matrícula, aunque sí vieron que conducía un indio y dos turistas iban de pasajeros. Todo coincidía con nosotros y encima teníamos el parachoques abollado y manchado de sangre del buitre (que arrancó a volar demasiado tarde, por mucho que nuestro guía le pitó). Imposible que se creyesen nuestra historia. Nos salvó el hecho de que el coche de los culpables acabó en la misma carretera y lo pillaron intentando huir del control. Increíble todo. Nunca supimos qué fue de la niña. Espero que se salvara.

La otra historia es que me confundieron con un traficante de cocaína pasando la frontera de Argentina a Uruguay. Cogieron a un español pasando en sentido contrario con 7 kilos de coca y dieron por hecho que yo, el único español que cruzaba hacia Uruguay a la misma hora (4 de la mañana de un lunes de invierno), tenía el alijo más grande y el otro era para despistar. Cinco policías me interrogaron durante una hora y me dejaron desnudo. Toda una experiencia. Al final salí riéndome. Eso sí, comprobé la táctica del poli bueno y el poli malo. Todo muy peliculero.

«Es complicado volver a un horario de oficina y un mes de vacaciones.
Ahora que llevo más de 5 años fuera de eso, me resultaría complicado».

9. Un blog o web referente para tus viajes.

La verdad es que no soy de leer blogs (ni siquiera leo lo que publican mis compañeros en Viajablog… Bueno, ¡a veces sí!), sino que busco la información que necesito de manera puntual. En su día me fascinó el de Jorge Sánchez, un pedazo de viajero que me ilusionó antes de mi primera aventura.

10. ¿Volverías a una vida con viajes solo en vacaciones?

Buf… Es complicado volver a un horario de oficina y un mes de vacaciones. Ahora que llevo más de 5 años fuera de eso, me resultaría complicado. Pero nunca se sabe. Tampoco era un infeliz así.

11. ¿Prefieres viajar solo o acompañado?

Depende. Normalmente acompañado, pero en África me gusta hacerlo solo. Así lo proyecté en mi primera aventura africana y acabé conociendo a un israelí que se convertiría en el mejor compañero de viaje que tuve jamás. Durante casi dos meses, recorrimos Mozambique y Malawi. Partes de Etiopía sí que las recorrí completamente solo y conoces a mucha más gente y te metes más en el país y su cultura. No sé, ambas formas están bien.

Imagen de David Escribano

12. Un libro que te haga viajar sin moverte de donde estás.

Te doy dos: Ébano, de Ryszard Kapuscinsky, despertó en mí un deseo irrefrenable de conocer África. Y El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien, que desde niño despertó mi imaginación y ganas de viajar.

13. ¿Dirías que viajar es una forma de vida?

Bueno, hay gente que así lo ha hecho. Yo no diría tanto en mi caso. Me encanta viajar y conocer personas y culturas distintas, pero soy muy alicantino y me gusta estar con mi gente. Cuando he estado más de 7 u 8 meses seguidos fuera de casa, he sentido unas ganas locas de regresar, dejando de disfrutar del viaje en sí. Creo que si viajas sin parar, no sientes que estás en casa en ningún lado. Sí puede ser una forma de vida, pero me parece algo triste y no la quiero para mí. Si te llevas contigo a las personas que quieres, la cosa cambia bastante, eso sí.

14. Tres palabras que describan tu forma de viajar.

Mochila, gente, aventura.

Imagen de David Escribano

15. ¿Próximo destino que tengas en mente?

África, siempre. Este verano estaré guiando de nuevo en Myanmar y seguro que algún otro viaje cae antes de eso, pero mi corazón siempre tira a África.

Si, como David, tú también quieres viajar sin fecha de fin, recuerda que cada país tiene su propia moneda. Cambia la tuya con Global Exchange

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre