Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

De viaje con… Cristina Monsalvo, autora de «Krisporelmundo.com»

De viaje con… Cristina Monsalvo, autora de «Krisporelmundo.com»

El espíritu viajero forma parte de su ADN y Asia ha conseguido quedarse con una parte de ella. Así es Cristina Monsalvo, autora del blog Kris por el mundo, con la que hemos tenido la suerte de compartir momentos que, además, han dejado ver que tiene un corazón del tamaño de India. Por eso, para que puedas conocerla más en detalle, te la presentamos a través de la entrevista que le hemos hecho.

1. ¿Cuándo y en qué parte del mundo empezó Kris por el mundo?

Kris por el mundo venía dentro de Cristina, debí nacer así, viajera y con ganas de descubrir el mundo. Desde pequeña me sumergía en cuentos que me llevaban a lugares fantásticos, La vuelta al mundo en 80 días era uno de mis libros preferidos y Peter Pan y su país de Nunca Jamás un lugar que hubiera deseado conocer. Siendo más mayor, pronto me di cuenta de que había mucho mundo que recorrer y en la medida de mis posibilidades llevo descubriendo nuevos lugares unos cuantos lustros.

2. ¿Maleta grande con ruedas o mochila con lo justo?

Depende de la duración del viaje. Para escapadas de pocos días llevo un trolley (que parece una mochila, pero lleva ruedas) y en él meto todo lo que pueda necesitar. Si el viaje es más largo, utilizo ese mismo tipo de bolsa de viaje, más grande, pero nunca de tamaño exagerado. Cada vez domino más el arte de eliminar los por si acaso. Eso sí, aunque facturemos esas bolsas, con nosotros siempre viaja el trolley pequeño. ¿La razón? En mi primer viaje a India me perdieron el equipaje y nunca apareció, así que desde entonces llevo conmigo un trolley con ropa y un mínimo imprescindible de artículos de aseo, por lo que pueda pasar…

«Esa es la riqueza del mundo, que si lo dejas, te hace regalos que ayudan a que lo mejor de ti salga a flote.»

3. ¿Qué no falta nunca en ella?

La cámara de fotos, guías de viaje, un fular grande que igual me vale para cubrirme en un templo que para abrigarme, si siento algo de frío y un protector solar para la cara.

4. Un blog o web referente para tus viajes.

Confieso que yo soy más de documentarme con las guías de viaje de toda la vida. Lonely Planet es mi libro de cabecera, cuando organizo un nuevo viaje. Cuando tengo ya las cosas medio claras, entonces sí que recurro a algunos blogs que pueden ayudarme a atar cabos o a dejar claras algunas dudas que pueda tener. Depende del destino recurro a uno u otro, por ejemplo, para Sri Lanka me vino bien consultar el blog de Viajeros Callejeros, pero para Corea del Sur me han sido útiles los consejos de El Rincón de Sele, Lilián Viajera o Charcotrip.

5. Hace poco has rediseñado tu blog, ¿en qué dirías que ha cambiado este desde que lo empezaste?

Ha cambiado en todo porque yo empecé en esta historia sin tener ni idea de nada: ni rrss, ni SEO, ni sinergias… nada. Ni siquiera sabía cómo crear un post, con eso lo digo todo. Poco a poco he aprendido muchas cosas que han hecho que mi blog esté ahora mejor organizado que antes y sobre todo, he ido dando protagonismo a India, el país del que sé un poquito más tras visitarlo en cuatro ocasiones. Eso sí, si volviera a empezar ahora, crearía un blog más especializado, seguramente me centraría en India y Nepal, dos países que me fascinan. Quizás en un futuro haya un Kris por India, nunca se sabe, jejejeje.

6. Un libro que te haga viajar sin moverte de donde estás.

Cualquiera que tenga buenas fotografías. Hay un par de ellos: Homenaje a Asia y Homenaje a India, de Olivier Föllmi, que me gustan especialmente. Sus retratos, paisajes, amaneceres… todo me traslada al continente en el que me siento más feliz.

Cristina Monsalvo, de Kris por el mundo.

7. Un destino que te haya marcado.

Asia, sin duda. Desde India a Myanmar, pasando por Japón o Indonesia puedo decir que allí he aprendido muchas cosas en cada nuevo viaje que he hecho a ese continente. Desde que viajo a Asia soy más tolerante, más práctica, más generosa… Esa es la riqueza del mundo, que si lo dejas, te hace regalos que ayudan a que lo mejor de ti salga a flote.

8. Un destino que preferirías no haber visitado.

El Monte Popa, en Myanmar. Cuando pienso en un mal recuerdo viajero, es ese. Aquel día lluvioso que llegamos allí y los monos y sus excrementos formaron parte de una subida a un lugar sagrado que no me aportó nada, ni tan siquiera pude disfrutar de las prometidas vistas desde lo alto, pues estaba totalmente cubierto.

9. ¿Viajes planificados al detalle o viajes con la planificación justa?

Cuando viajo, por desgracia, dispongo de un tiempo concreto, por ello llevo siempre la ruta planificada, los hoteles reservados y una plan sobre qué hacer cada día para, de ese modo, intentar sacar el mayor partido al viaje y evitar llegar a visitar determinado lugar y encontrar que está cerrado. Aun así, ya se sabe:«el hombre propone y Dios dispone». Y hay tantos dioses en el mundo que si no es Osiris, será Visnú el que se cruce en tu camino para obligarte a improvisar sobre la marcha.

10. Una situación que crees que no hubieses vivido quedándote en casa.

Infinitas. Desde esas vistas del Monte Bromo al amanecer que me pusieron la carne de gallina a las lágrimas que se me escaparon cuando compartí paseo alrededor de la estupa de Boudhanath, junto a decenas de tibetanos que viven en Katmandú.

Pero, por contaros una anécdota, en uno de mis viajes a India se me ocurrió salir a bailar con unas gitanas en el fuerte de Jodphur, fue estupendo y divertido. Al terminar, agotada, me senté en unas escaleras y, de repente, tenía frente a mí a un montón de indios, hombres, mujeres y niños haciéndome fotos y acercándose a mí para decirme que era maravilloso lo bien que bailaba y preguntando si tenía familia en India. No daba crédito, me sentía avergonzada por tantas atenciones cuando aquellas gitanas a mi lado eran las artistas. Y, sin embargo, ellas fueron las primeras en aplaudir mi baile.

Imagen de Cristina Monsalvo, de Kris por el mundo.

11. Una foto de tus viajes que traiga algo único a tu memoria.

Tengo muchas fotos que son especiales por el momento en el que las hice: la magia que encontré frente a mí un amanecer, la sonrisa que me regaló algún niño, un paseo al atardecer por una ciudad, un mercado con puestos cubiertos de telas de colores… Pero si hay unas fotos que de verdad me recuerdan algo único, son las que tengo de la Mezquita Azul de Estambul ya que a la sombra de sus minaretes fue donde mi marido me propuso: «¿Quieres casarte conmigo?». El lugar es el mismo para millones de viajeros, está claro, pero para mí siempre será algo único.

12. Espíritu viajero: ¿genética o práctica?

Sin duda, la genética debe tener algo que ver, desde pequeño sientes algo especial, una curiosidad innata que te hace viajar a través de libros, documentales o películas. Luego empiezas a viajar y lo que hace la práctica es curtir ese espíritu, hacer que cada viaje sea siempre el lugar en el que se empieza a gestar el siguiente.

13. Un país que estés deseando visitar.

Tibet, tengo hasta la Lonely Planet en casa leída y llena de anotaciones, pero parece no llegar el momento de salir hacia ese destino.

Cristina Monsalvo, de Kris por el mundo.

14. ¿Lo mejor y lo peor de viajar?

En mi caso, solamente hay una cosa mala en viajar: que hay que regresar a la rutina. En la parte de las cosas buenas del viaje está, sin duda, lo que se aprende en cada nuevo periplo, los momentos únicos que te ofrece cada nuevo día, esa sensación que se tiene de «qué me pasará hoy».

15. Define el mundo en tres palabras.

Mágico, enigmático, único.

Si después de leer esta entrevista tú también estás deseando emprender tu viaje, ten en cuenta la moneda en curso en el país al que vayas. Podrás cambiarla por la tuya, fácilmente, con Global Exchange

[cta id=»3897″ align=»none»]

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre