Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

De Tailandia a Laos por el Mekong, llegando a Luang Prabang

De Tailandia a Laos por el Mekong, llegando a Luang Prabang

El sudeste asiático ya es un clásico para todo tipo de viajeros: entre los de largos recorridos y mochila en la espalda y entre los que ajustan su viaje a sus contados días de vacaciones. Y de todos los países de esta región de Asia, probablemente sea Tailandia el primer destino elegido para comenzar la experiencia asiática. Sus buenas conexiones por tierra y aire, junto con sus atractivos turísticos, son el punto de partida para jornadas de viaje inolvidables.

Si no tienes claro qué lugares elegir en tu ruta, aquí te dejamos lo que no te puedes perder en Tailandia. Y para aprender todavía más del país de las sonrisas, puedes descargar esta guía de Tailandia.

Lo que te ofrecemos en esta ocasión es un colofón perfecto para un viaje por el norte del país y una excelente vía de acceso a su país vecino: Laos. Para ello, nos desplazaremos desde Chiang Rai hasta la frontera de Huay Xai, en Laos, navegaremos dos jornadas por el río Mekong y concluiremos en la espectacular ciudad de Luang Prabang.

Mekong, Asia.

Viajando por el Mekong, una experiencia única

El trayecto promete ser toda una aventura y, efectivamente, más allá de alcanzar la lejana ciudad de Luang Prabang, el recorrido en sí mismo es todo un periplo. Se navegan más de 300 kilómetros en una barcaza por las aguas correntosas del Mekong, se descansa una noche en un lugar tan aislado como Pakbeng para, finalmente, llegar a la ciudad más bonita de Laos.

A pesar del cansancio e incomodidad del recorrido, es un viaje único, en un transporte turístico y, a la vez, local; una oportunidad irrepetible para compartir espacio y tiempo con los laosianos y para aprender cómo viven los habitantes de las aldeas del Mekong.

Mekong, Asia.

Aunque sean casi dos jornadas completas de viaje, el reloj avanza demasiado rápido, con paisajes excepcionales y fuertes contrastes de colores. La naturaleza es radiante en esta región, donde la selva compite con el río por playas que comparten niños que saludan y sonríen al pasar, señoras escurriendo ropa y animales refrescándose en las aguas del Mekong.

Ruta detallada desde Chiang Khong a Luang Prabang

El viaje comienza con el cruce de Tailandia a Laos, desde Chiang Khong (Tailandia) hasta Huay Xai (Laos). Antiguamente, lo habitual era cruzar en una barca, pero ahora se cruza el puente de la Amistad.

Al control de pasaportes hay que llegar en bus, que funciona de 7 a. m. a 6 p. m., aunque el control está abierto durante más horas (de 6 a. m. a 10 p. m.). El precio varía según el horario, pero oscila entre los 20 y los 25 bahts, moneda que podrás cambiar con Global Exchange.

Para entrar en Laos hay que obtener una visa on arrival (al llegar al país), que cuesta 35 dólares americanos para españoles y viajeros de otros países europeos.

Luego hay que llegar hasta el embarcadero en tuc-tuc (tras negociar un precio en bahts).

Mekong, Asia.

En la caseta del embarcadero compraremos el ticket para el barco lento o el rápido. Aunque el barco rápido llega a Luang Prabang en el mismo día, es recomendable el lento, por la propia experiencia de viajar por el Mekong y porque el rápido suele accidentarse. El precio del viaje hasta Luang Prabang es de 220 000 kips y solo hay uno al día, a las 11 a. m.

Siete horas más tarde, ya casi anocheciendo, llegamos al poblado Pakbeng, un sitio de paso, lleno de hoteles y restaurantes turísticos, que se aprovechan de la parada obligada de muchos visitantes.

Al día siguiente, a las 9 a. m., subiremos de nuevo a la barcaza para continuar siete horas más hasta el embarcadero de Luang Prabang. Ya «solamente» nos quedará negociar, de nuevo, con un tuc-tuc un precio en kips hasta el centro de la ciudad.

¡Llegamos a Luang Prabang!

Luang Prabang, Asia.

El premio a tantos kilómetros navegados por el Mekong llega cuando se alcanza la espectacular ciudad de Luang Prabang. Es la más visitada del país laosiano y ser patrimonio de la Unesco es solamente una prueba de su belleza, tranquilidad, ubicación y urbanismo.

Imágenes: Mar Serrano.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre