Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Cómo cruzar Corea del Sur, viendo rincones interesantes

Cómo cruzar Corea del Sur, viendo rincones interesantes

Cruzar Corea del Sur es una labor mucho más sencilla de lo que uno pudiera imaginar. Los transportes en ese país del Lejano Oriente son muchos, puntuales y bastante rápidos. Ya sea en tren o autobús, el viajero puede elegir su destino para después barajar las distintas opciones y horarios. Tanto las estaciones de tren como las de autobús son varias en cada gran ciudad, por lo que es interesante buscar siempre aquella combinación que nos deje más cerca de nuestro punto final de destino, ya sea el hotel o el lugar que queramos visitar en cada lugar.

En este post, os animo a cruzar el país asiático en busca de alguno de los templos más llamativos de Corea del Sur. Nuestra ruta comenzará en Seúl y llegaremos hasta Busan, una gran ciudad al sur de ese pequeño gran país.

Nuestro viaje comienza visitando el Templo Jogyesa, en el corazón de la ciudad. Quizás no sea el más impresionante de Seúl, pero es el centro del budismo zen en Corea. En él se encuentran la oficina principal de administración del budismo coreano y la sala en donde se realiza la asamblea general. En el altar de este templo Jogyesa, al ser el lugar más sagrado y honrado del budismo en Corea, se llevan a cabo eventos, ceremonias y ritos durante todo el año.

Imagen del Templo Jogyesa, en Seúl

A lo largo de la visita, no hay que olvidar ver la pagoda de piedra de siete pisos que hay en el patio del templo ya que en su interior están enterradas las cenizas de Buda que fueron traídas en el año 1914 por un monje cingalés.

Para dejar Seúl iremos a la Estación Central para desde allí coger un tren rápido (KTX) que en dos horas nos llevará hasta la estación de Daegu, una gran metrópoli en el centro del país. Esta ciudad es la base perfecta para llegar hasta el Templo Haeinsa, probablemente el más conocido e importante de Corea, pues en él se guarda la Tripitaka Corana, que es la colección más completa de textos budistas del mundo y que fue grabada en 80 000 bloques de madera, entre los años 1237 y 1249.

Imagen del templo Haeinsa

Este templo, con una excepcional ubicación en las montañas, fue designado Patrimonio Cultural de la Humanidad en diciembre de 1995.

Abandonamos Daegu en un autobús rumbo a Gyeongju. Salimos de la estación de Dongdaegu, a la que se puede llegar sin problema en el metro. Desde ella y en autobuses que salen cada hora, llegaremos en poco más de 50 minutos a la que fue capital del Reino de Silla. A poca distancia de la estación de autobuses se puede subir a otro autobús para cruzar la ciudad y llegar hasta la Gruta Seokguram, el templo de piedra más representativo de Corea del Sur. Se trata de un templo artificial hecho de granito y situado en el pico oriental de la montaña Tohamsan. Dentro de la sala principal, de forma redonda, están las estatuas de Buda y sus discípulos. Seokguram se construyó para preservar estas estatuas y desde el exterior se puede apreciar la cúpula artificial que en el interior parece una media luna.

Tendremos que volver a subir a un tren en Singyeongju, una estación algo alejada del centro de Gyeongju, para ir hasta Busan, otra de las grandes ciudades coreanas. Tras un viaje de 30 minutos, uno llega a una ciudad en la que todo es moderno y animado, pero basta subir a un autobús cerca de la playa Haeundae para llegar hasta uno de los templos más singulares del país: el Haedong Yonggungsa. Lo que hace especial a este templo es que a diferencia de la mayoría de los del país que están en las montañas, su ubicación es junto al mar. El sonido de las olas al romper contra las rocas y los cantos budistas que suenan durante todo el día crean sin duda un ambiente muy evocador.

Imagen del templo Haedong Yonggungsa

Corea, de norte a sur, es un viaje sin complicaciones para conocer algunos de los lugares más destacados del budismo en este, poco conocido, país. Eso sí, recuerda que la moneda en curso allí es el won surcoreano y que podrás cambiarla con Global Exchange.

[cta id=»3897″ align=»none»]

© Imágenes: Cristina Monsalvo

Cristina Monsalvo López

Desde muy joven descubrí que mi pasión era viajar organizando mis propios viajes (y los de aquellos que me pedían ayuda). Como además me encanta hablar de ello, hace un tiempo empecé a contar mis historias en el blog "Kris por el mundo", donde también comparto mis fotografías. Mi continente preferido y al que siempre quiero regresar es Asia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre