Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Cómo financiar un viaje largo

Cómo financiar un viaje largo

«Cómo financiar un viaje largo» debe ser una de las preguntas que más se han escuchado en los últimos años. El turismo cambió, la forma de viajar cambió, cómo entendemos los viajes y la cantidad de tiempo que les destinamos también.

Antes, se acostumbraba a viajar 15 días al año, de vacaciones, con la sola intención de descansar. De hecho, es probable que siempre viajaras al mismo destino (¿para qué probar algo nuevo si estábamos cómodos en ese lugar?) e hicieras siempre lo mismo, año tras año.

Hoy en día, los viajeros buscamos otras cosas. Queremos adentrarnos en las culturas que son diferentes a la nuestra, queremos aprender, ir a esos lugares sobre los que no sabemos nada y que el viaje sea un desafío a nuestros sentidos.

Lo primero que voy a contarte es que vivir viajando es posible y, de hecho, va a resultarte más económico que quedarte en tu casa (contrariamente a lo que seguro piensas, pero oye, no te culpo, es que así nos criamos).

Viajando te vas a dar cuenta de que el mundo es chico, que abunda la gente buena y dispuesta a ayudarte y que, por encima de todas las cosas, las posibilidades son infinitas.

Financiar un viaje largo es factible y no hay mucha ciencia ni magia por detrás. Es cierto que podrás entender más tus propias virtudes una vez que empieces a viajar y vayas conociéndote (en tus fortalezas y tus debilidades), pero hay ciertos «trucos» que nos ayudan a todos por igual y que puedes aplicar antes de comenzar a viajar.

A continuación, te comparto una lista con varios tips para que puedas lanzarte a la aventura, para que puedas dejar de soñarla y comenzar a vivirla de una vez.

Trabajar a cambio de alojamiento.

Una de las cuestiones que más impacto tienen en nuestra economía en el momento de viajar son los hospedajes. Incluso si nos alojamos en hostales, ya que si tenemos la intención de hacerlo durante meses (o años), la suma final terminaría asustando a cualquiera.

Hoy en día, existen un montón de plataformas online que conectan a gente local que está dispuesta a ofrecer su alojamiento con los viajeros de turno a cambio de que le ayuden con su proyecto. Lo bueno de este sistema es que existen proyectos de todo tipo y puedes darte el lujo de elegir lo que más se adecúe a lo que estés buscando. Pueden ser proyectos ecológicos, solidarios, educativos…

Si se trata de granjas o familias que estén remodelando la casa y necesitan mano de obra, en general, el trato de intercambio también incluye comida. Suelen ser 4 horas diarias a cambio de la cama y comida, o solo 2 horas si lo único que proveen quienes te hospedan es el alojamiento.

También existen varios hostales que tienen este sistema de intercambio. En general, se trata de dos horas diarias de limpieza a cambio de alojamiento y desayuno.

Si bien existen plataformas online que facilitan el proceso, a los hostales se les puede contactar directamente. En mi caso, he llegado a un país, analizado la zona que más me gustaba, luego busqué online todos los hostales de esa zona y envié e-mail uno por uno, contándoles sobre mí y mis aptitudes, y siempre alguno ha respondido.

Estas plataformas son las más comunes a la hora de buscar intercambios: Helpx, Workaway y Wwoof.

Prueba alojándote con locales.

Si trabajar en una granja no es lo tuyo, también existen varias plataformas que conectan gente local con viajeros que necesiten un lugar para hospedarse. No es una forma de quedarte gratis (ni tampoco es la idea de estas plataformas, ya que lo que buscan es fomentar el intercambio cultural), pero sí de abaratar costos y de poder conocer de primera a gente del país que estás visitando.

La más común para este tipo de intercambios es: Couchsurfing.

Vender algún producto de elaboración propia.

Viajar durante largos meses hace que liberes y aumentes tu creatividad. No solo por necesidad económica, sino porque finalmente dejas de pensar en todo eso que te preocupa de tu rutina diaria. Y al volvernos más creativos descubrimos (o redescubrimos) pasiones que teníamos olvidadas o que nunca supimos que teníamos. Desde pintar mandalas, diseñar cuadernos artesanales o hacer pulseras de macramé hasta sacar fotos de gran calidad. Lo que hacemos con sincera pasión se nota y siempre va a haber un público al que le interese lo que tienes para ofrecer. Deja volar tu imaginación y anímate a vivir de tu arte.

Y no solo es algo que puede ayudarte en la calle o en las ferias. Si descubres que tienes buen ojo para la fotografía, por ejemplo, intenta ofrecerle tu servicio también a los hostales y restaurantes de los pueblos que visitas, nunca sabes quién puede estar necesitando un cambio de aire.

Vive de tu arte.

Otra gran forma de sustentar tu viaje es ofreciéndole tu arte a la gente. Si bien hacer música es una de las formas más conocidas, también puedes sobrevivir montando un circo callejero, haciendo malabares, burbujas gigantes, obras de teatro, lo que se te ocurra. El único límite lo pones tú mismo.

Opta por el transporte local o comparte un auto.

Todos sabemos que la forma de abaratar el costo del transporte, por excelencia, es viajar por libre. Pero viajar por libre no es para todos. Si por el momento no es tu estilo, una forma de disminuir los costos de transporte es alejarse de los buses exclusivos para turistas y siempre buscar la opción local. Es probable que cuando llegues a la estación de colectivos de alguna ciudad, se te acerquen personas intentando venderte tours o contándote cómo su transporte es el mejor de todos. Siempre que puedas, aléjate unas cuadras y recurre a las personas fuera de la estación.

Hoy en día, también existen varias plataformas online que conectan viajeros con gente con auto y si los destinos coinciden, se unen para viajar y dividen los precios del combustible.

Busca un trabajo que puedas realizar desde tu ordenador.

Esta es una gran forma de financiar un viaje largo ya que no importa dónde estemos, siempre y cuando tengamos una buena conexión de wifi. Y este rubro no está solo reservados a los técnicos en informática, sino que puedes trabajar online corrigiendo textos, enseñando idiomas, haciendo diseños o administrando bases de datos, por ejemplo. Las posibilidades son infinitas.

Algunos sitios web que ofrecen trabajo online son Workana y Freelancer.

Presta atención a dónde comes.

Comer fuera puede resultar muy caro si vamos a restaurantes turísticos o muy barato si encontramos los pequeños bares de barrio, esos que solo los locales frecuentan. En todos los escenarios que te imagines, el precio turista es el peor: si hablamos de comida, es probable que el plato típico del país cueste el triple en un restaurante sobre alguna calle importante o dentro de un centro comercial que el que podrías encontrar en un barrio residencial. E incluso seguro que la porción es más grande en la segunda opción.

En algunos países, comer fuera suele ser caro en todos lados. En ese caso, si estás alojándote en hostales, aprovecha la cocina común y prepárate algo por tu cuenta.

Aplicar a una VISA de trabajo y vacaciones.

Las VISA de trabajo y vacaciones (Work and Holiday visas) son una de las formas más efectivas de sustentar un viaje largo, ya que te dan la posibilidad de trabajar de forma legal y, por lo tanto, recibir un sueldo.

Este tipo de VISA son un convenio entre países que le permite a la persona que aplica trabajar legalmente por el período de un año (con posibilidad de extensión) en ese país.

Las condiciones varían de acuerdo al país pero, en general, se puede aplicar entre los 18 y los 31 años, y se debe contar con cierta cantidad de dinero que te permita sustentarte hasta encontrar tu primer trabajo.

Esta lista es solo un breve ejemplo de todo lo que puedes hacer para financiar un viaje largo, el principal inconveniente que tienes que sortear es el miedo y, simplemente, lanzarte a la aventura.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje largo?

Una de las cosas fundamentales para viajar durante mucho tiempo es… ¡que siempre tengas la moneda del país al que vayas! Y para eso, puedes contar con Global Exchange, que cuenta con casas de cambio de moneda en los principales aeropuertos de más de 20 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

[cta id=”3897″ align=”none”]

Angie Derrico

Angie es la creadora y escritora del blog de viajes «Titín Round the World», en el que narra sus aventuras y desventuras por el mundo, desde que en 2012 dejó todo y se lanzó a viajar. A través de su sitio busca, mediante fotos, relatos y vídeos, inspirar a sus lectores a animarse a viajar y perseguir sus sueños. Rompiendo con todas las reglas, cuenta su viaje sin tapujos, con la sinceridad y el humor con que lo haría un amigo, sin pantalla de por medio. Con sus relatos, logra un acercamiento fluido capaz de captar la atención, incluso, de aquellos que no tienen por costumbre leer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre