Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Comer en Madrid, un lugar para cada presupuesto

Comer en Madrid, un lugar para cada presupuesto

La capital española, sin duda, destaca por la calidad de su cocina, los variados ingredientes que se utilizan en ella y también por el número de locales que hay a lo largo y ancho de la ciudad. Es tanta y tan variada la oferta que al viajero a veces le puede resultar complicado elegir un buen lugar donde comer siempre adaptado a su presupuesto. Pero ahí también Madrid es una grata sorpresa, pues hay lugares no solamente para todos los gustos sino también para todos los bolsillos.

Seguro que en esta pequeña selección de locales ubicados en el centro de Madrid muchos turistas encontrarán un local al que acudir a comer y del que saldrán satisfechos sin haber gastado más de lo que hubieran querido.

Si tu presupuesto es bajo:

Casa Rúa

Este pequeño local es una institución para los madrileños. Se encuentra en una de las calles que salen de la Imagen del restaurante Casa RúaPlaza Mayor, la calle de Ciudad Rodrigo, y allí es típico acudir a comer un bocadillo de calamares. Hay sin duda más locales en esta zona que ofrecen ese mismo bocadillo, pero este pequeño y popular sitio es el más conocido, y aunque haya que esperar o incluso comerse el bocadillo en la calle, habrá merecido la pena vivir una experiencia totalmente madrileña. Y por menos de 3 euros.

Almendro 13

Quien quiera comer o cenar en este local podrá hacerlo por menos de 15 euros. Barriles en la calle y pequeñas mesas en el interior, es el mobiliario que el restaurante ofrece a sus comensales. Todo es informal y animado, y aunque hay camareros, es el cliente el que debe pedir y llevar a la mesa aquello que quiera consumir, entre lo que sin duda estará la perfectamente tirada cerveza de barril para acompañar un plato de huevos rotos o una de sus variadas roscas. Advertir que aunque el local parece antiguo, tiene poco más de 20 años.

Si tu presupuesto es medio:

Ginger

El aspecto elegante y cuidado de este restaurante ubicado en la Plaza del Ángel podría hacer creer que es un lugar caro, pero nada más lejos de la verdad. Aquí el precio medio por comensal está en los 20 euros, y aunque los platos no son grandes, sí que son originales y apuestan por una cocina de mercado con una base mediterránea y tradicional. Su carta varía cada cierto tiempo, por lo que uno nunca se cansa de volver una y otra vez aquí.
Imagen del restaurante Ginger

Lateral

Hace 20 años que esta cadena de restaurantes comenzó a funcionar en Madrid y ya se ha convertido en un lugar de referencia. Los hay en distintos puntos de Madrid, pero yo por su situación recomiendo el de la Plaza de Santa Ana pues no solamente cuenta con un local cerrado en el que cenar a la luz de las velas, sino que también tiene una agradable terraza de la que disfrutar tanto en invierno como en verano. Es el lugar perfecto para probar muchas cosas diferentes pues su carta se compone principalmente de pinchos, ya sean de carne o verdura. El precio medio es de unos 20 euros por persona.

Imagen del restaurante Lateral.

Si tu presupuesto es alto:

Posada del León de oro

En la Cava Baja, uno de los lugares de Madrid con mayor oferta gastronómica, se encuentra este bonito local que fue una antigua fonda y en el que al empezar unas obras de restauración encontraron restos de una muralla cristiana, la cual dejaron a la vista pasando a formar parte de la decoración del local. En su carta se incluyen platos tan sabrosos como el rabo de toro o el salmorejo, además de jamones y embutidos de primera calidad. Y para acompañar todo esto, el restaurante es además una enotaberna con más de 300 vinos distintos en su bodega. El precio por comensal en ese original y bonito restaurante estará en torno a los 35 euros, aunque si uno prefiere comer de raciones, le costará algo menos (unos 20 euros).

Imagen del León de oro

Botín

Este es, seguramente, uno de los restaurantes más conocidos de Madrid, pues aparece en el libro Guinness de los Récords como el más antiguo del mundo, y es que en este lugar ha habido una casa de comidas desde 1725. Hoy en día es famoso también por su cochinillo asado, que se sigue preparando en el horno de leña de toda la vida. El local cuenta con diferentes comedores en cada uno de los tres pisos que componen el local, y una comida aquí te costará alrededor de 45/50 euros por comensal, siempre que no se elija un vino con un precio muy elevado.

Imagen del restaurante Botín.

Cristina Monsalvo López

Desde muy joven descubrí que mi pasión era viajar organizando mis propios viajes (y los de aquellos que me pedían ayuda). Como además me encanta hablar de ello, hace un tiempo empecé a contar mis historias en el blog "Kris por el mundo", donde también comparto mis fotografías. Mi continente preferido y al que siempre quiero regresar es Asia.

Deja un comentario

Menú de cierre