Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Trinidad y Tobago: música, cultura y celebraciones

Trinidad y Tobago: música, cultura y celebraciones

Hablar de las celebraciones que acontecen en Trinidad y Tobago —el nombre oficial del país es República de Trinidad y Tobago— es hacerlo de un pasado no tan antiguo que ha conformado la personalidad que ahora tiene este lugar. Es hablar de los españoles que descubrieron ambas islas en el siglo XV, y también de los ingleses, franceses y holandeses que quisieron —y pudieron— poseerlo. También es hablar de un clima con dos estaciones bien diferenciadas y del carácter abierto de sus gentes, que convierten a este rincón del mundo en un punto de festejos asegurados. En definitiva, estas dos islas a 11 kilómetros de las costas de Venezuela son el enclave perfecto para celebrar.

Y como en el blog de Global Exchange no queremos que te pierdas nada de lo que pueda acontecer en el mundo, en esta entrada queremos llevarte exactamente a eso a Trinidad y Tobago: a celebrar. ¿Tendrás energía para seguirles el ritmo?

El calipso y otros acordes musicales

Antes de comenzar a celebrar, es importante que sepas qué ritmo será el que seguirán tus pies, cuando suene la música. Y este será el del calipso (o calypso), el tipo de música más popular en estos dos atolones caribeños (y también en otros rincones como Venezuela o las islas colombianas de San Andrés y Providencia, además de una parte importante de la costa caribeña centroamericana).

El calipso nació en Trinidad y Tobago para servir de altavoz de denuncias políticas y sociales, aunque con el tiempo se fue convirtiendo en estandarte de una de las celebraciones de las que hablaremos a continuación. De este estilo musical derivó otro, la soca (abreviatura de soul calypso), un ritmo afrocaribeño con una importante base electrónica.

Por lo que se refiere al calipso, el instrumento principal que se utiliza para dar vida a los sonidos que lo componen son unos tambores metálicos que se fabrican a partir de barriles de petróleo reciclados, llamados steel drums (tambores de acero). También ellos son protagonistas del carnaval de este país, hasta el que viajaremos unas líneas más abajo.

Además de estos estilos musicales, en Trinidad y Tobago también encontrarás otros populares como es el chutney, nacido de la adaptación de las tradiciones indo-caribeñas con la música popular contemporánea.

El Carnaval de Trinidad y Tobago

Y ahora ya sí, después de conocer la música que servirá de acompañamiento a algunas de las celebraciones de Trinidad y Tobago que podrás disfrutar en tu visita al país, tenemos que hablar de su afamado y bullicioso carnaval en el que, por supuesto, la música es una pieza fundamental.

Iniciado en el país por los franceses, que ocuparon el territorio hasta el siglo XVIII, esta celebración, que inicialmente estaba reservada a las élites colonialistas, se convirtió en la forma de escapar de la represión que el colonialismo suponía y también de hacer frente a la reprobación por parte de los religiosos anglicanos a esta celebración. Y caló, principalmente, entre la población de ascendencia africana. De ahí que el calipso sea la banda sonora principal de estos festejos, aunque en los últimos tiempos haya sido la soca quien haya ocupado, en parte, su lugar.

La fecha para disfrutar de esta colorida celebración, en la que los colonos son parodiados, es entre finales de febrero y principios de marzo, coincidiendo con los de otros puntos de la geografía mundial como los de Río de Janeiro, en Brasil.

Celebraciones y religión

Pese a que el Carnaval de Trinidad y Tobago sea la celebración más popular de este país, también cuenta con muchas otras, entre las que varias son religiosas. Podemos aludir, por ejemplo, al Divali, la tradicional fiesta de las luces india, que en esta isla cobra especial relevancia por el elevado porcentaje de hindúes que viven allí (sus fieles suponen un 22,5% de la población). También el Holi, otra fiesta popular procedente de India, tiene su espacio reservado, como no podía ser de otra forma, en este país.

Para terminar, y aunque la música que marca la pauta en estas líneas sea bastante diferente a aquella con la que hemos comenzado esta entrada, debemos hacer mención a las fiestas católicas, también celebradas en este país, dado que estos representan  un 24% de la población. Entre ellas se cuenta la Pascua, durante la que la gastronomía se convierte en un punto a resaltar y, con ella, los panecillos de Pascua (bollos con pasas y cubiertos con una cruz hecha de azúcar glaseado), que acompañan al final de la Cuaresma.

Entonces, ahora que ya tenemos toda la información, ¿aprovechamos el viaje para disfrutar de las celebraciones de Trinidad y Tobago a lo grande?

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Podrás cambiar tu moneda en el aeropuerto internacional de Piarco, en Trinidad, donde encontrarás una oficina de Global Exchange, perfectamente ubicada, para conseguir dólares trinitenses o dólares del Caribe Oriental, si el viaje continúa por las Antillas.

Si quieres cambiarla antes de tu viaje, Global Exchange tiene 260 casas de cambio de moneda en los principales aeropuertos de 21 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

Y si ya estas allí o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en la oficina de Trinidad y Tobago. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Imágenes: Carnaval.com Studios y David Stanley.

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre