Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Barranquilla, carnaval entre Santa Marta y Cartagena

Barranquilla, carnaval entre Santa Marta y Cartagena

En Travel and Exchange hemos visitado ya varias ciudades colombianas. Hoy añadimos una más a nuestras guías de viaje. Vamos al norte del país, a orillas del Caribe y del río Magdalena. El carnaval es protagonista, pero no el único motivo para visitar la encantadora Barranquilla, entre Santa Marta y Cartagena.

Acercándonos a Barranquilla

Para que vayas atando cabos y marcando puntos en tu ruta por el norte del país, te dejo un mapa y cuatro puntos de referencia. De oeste a este:

    • Cartagena de Indias, capital del departamento de Bolívar.
    • Barranquilla, capital del departamento del Atlántico.
    • Santa Marta, capital del departamento de Magdalena.
    • Si seguimos hacia el este, el siguiente departamento que nos encontramos es otro muy popular entre los viajeros: La Guajira, en la frontera con Venezuela.

A medio camino entre Cartagena y Santa Marta, durante la colonia española, Barranquilla no tuvo gran importancia. Sin embargo, a mediados del siglo XIX, como consecuencia de su ubicación estratégica en la desembocadura del río Magdalena, comenzó su desarrollo urbanístico y expansión demográfica. Entonces se intensificó el transporte fluvial de mercancías y el puerto de Barranquilla se convirtió en uno de los principales núcleos comerciales del país.

Su relevancia económica perdura hasta nuestros días, siendo el principal centro industrial y comercial de la Región Caribe e, incluso, de todo el país, razón por la que su denominación completa es Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla. Apoyando esa intensa actividad empresarial, su población alcanza los 1,3 millones de habitantes; y sumando sus municipios aledaños, su área metropolitana, más de dos millones. Es la cuarta ciudad más poblada de Colombia, por detrás de Bogotá, Medellín y Cali.

Carnaval de Barranquilla

Si tienes la posibilidad, ajusta tu visita a Barranquilla al mes de febrero, o haz bien las cuentas y que sea cuarenta días antes de Semana Santa. Disfrutarás del gran evento barranquillero: su carnaval. No en vano, la Unesco lo declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2008.

El potencial económico de Barranquilla ha atraído, en los últimos dos siglos, a habitantes de pueblos cercanos y de toda Colombia, y con ellos, sus diversas raíces culturales. Su integración fue tarea sencilla al ser una ciudad relativamente reciente, sin fuertes vínculos históricos. Ese pasado tan variado se manifiesta, de forma conjunta, durante los días de carnaval a través de sus disfraces, su música, sus bailes, sus creencias y sus tradiciones festivas. Una mezcla europea, africana e indígena en una experiencia cultural única.

Aunque oficialmente dura 4 días, entre el precarnaval y el poscarnaval, tendrás más oportunidades de apreciar esta inigualable fiesta. Fiesta de día y de noche, con eventos que marcan el calendario carnavalero, como el Carnaval de los niños, el recorrido de verbenas, la coronación de la Reina del Carnaval, la del Rey Momo, la batalla de las flores, la Guacherna (la celebración más popular) o el Entierro de Joselito, que cierra el carnaval.

Tambores e instrumentos de viento impulsan los cuerpos vestidos a todo color en vibrantes desfiles. Máscaras, teatros y parodias de la actualidad en las calles. Carnaval de Barranquilla, «¡quien lo vive es quien lo goza!», como reclama su eslogan.

Casa del Carnaval

Si vas en otra época del año, al menos puedes aproximarte un poco al evento en la Casa del Carnaval. Este pequeño museo resume el carnaval a través de exposiciones de máscaras, disfraces e instrumentos. Galerías fotográficas y un centro de documentación para aprender su historia y, para los que no lo conocen en primera persona, una entretenida sala interactiva. Está ubicada en una casa colonial en el barrio Abajo.

Museo del Caribe

Aunque Barranquilla no sea una ciudad histórica, la región Caribe en la que se encuentra sí que merece un buen museo. Con ese pretexto, llegamos al Museo del Caribe, en el centro de la ciudad. En sus cuatro plantas desarrolla el folclore de la región, las señas de identidad de sus pueblos, migraciones, naturaleza, clima y cómo se engloba dentro del conjunto del país. Y una sala donde rinde un merecido homenaje a Gabriel García Márquez, que pasó parte de su vida en la ciudad.

La Iglesia y la Catedral

El catolicismo está fuertemente presente en las ciudades colombianas. Su importancia queda manifiesta en las dos principales edificaciones religiosas de Barranquilla: la Iglesia de San Nicolás de Tolentino y la Catedral Metropolitana María Reina de Barranquilla. La primera del siglo XVII, de estilo neogótico, en la plaza de San Nicolás. La segunda, de los años cincuenta del siglo XX, de estilo moderno, una esbelta construcción junto a la plaza de la Paz.

Barrio El Prado

En los primeros años del siglo XX, la zona rural que ahora ocupa el barrio de El Prado fue adquirida para ganadería. La parcela se urbanizó con amplias avenidas, y más tarde diversificó su actividad comercial. Su arquitectura y la distribución de sus calles pasaron a ser reclamo turístico y en 1930 se inauguró el que se considera el primer hotel turístico de Latinoamérica. Sus casas coloridas fueron construidas por inmigrantes de diversas nacionalidades y ahora son parte del patrimonio nacional. Un paseo recomendable, más tranquilo y separado del bullicioso centro.

Río Magdalena y Bocas de Ceniza

La mayor arteria de Colombia se extiende 1500 kilómetros a lo largo de, prácticamente, todo el país. Para salir completamente del recorrido turístico, puedes asomarte a sus orillas, callejeando hasta el principal causante de que Barranquilla sea la ciudad que es a día de hoy.

Pero lo que no te vas a querer perder es Bocas de Ceniza. Se llama así a la zona en la que el río Magdalena se une al Atlántico. El agua toma un color grisáceo, de ahí su nombre, al unirse el marrón tierra del río con el azul del océano. Para llegar hasta el mismísimo lugar donde se mezclan las aguas existe una vía férrea sobre la que actualmente circulan seis vagones.

Es un lugar muy peculiar. Un espigón conocido como Destapada Bocas de Ceniza con una oxidada y poco cuidada vía de tren y cada cierto tiempo unos vagones ruinosos y bien llamativos trasladando visitantes al otro extremo, a doce kilómetros del punto de partida, cinco mar adentro. Repartidos por todo el recorrido, casuchas y pescadores sobreviven ajenos al paso de los vagones. Al estar rodeado de agua, sobra decir que es un bonito lugar para ver la puesta del sol.

Otra opción para el atardecer es el Castillo de San Antonio de Salgar, también en la costa, al oeste de Bocas de Ceniza. La edificación tuvo cierta importancia en la época colonial, en la que se utilizó de fuerte. Tras varios usos, ahora sirve de restaurante y centro cultural, pero también es un bonito lugar para ir al final del día.

Gastronomía típica de Barranquilla

La mezcla cultural también ha llegado a la gastronomía barranquillera. Mencionaremos algunos platos que deberías probar en tu visita: sancocho de guandú (sopa con varios tipos de carne, yuca, plátano, verduras y especias), arroz de lisa (pescado, diversas verduras y condimentos, servido dentro de una hoja de yuca) o butifarra. Para acompañar esas sustanciosas recetas, patacones (tortas de plátano verde frito) o arepas y un pedazo de queso costeño. Por último, un postre típico como el enyucado o la arropilla.

Para refrescarnos, un raspao (zumo con hielo raspado) o un patillazo, elaborado con zumo de sandía (patilla en Colombia), con trozos de fruta, zumo de limón y hielo.

Ya que hablamos de fruta, la de Colombia y la del Caribe, especialmente, es muy variada y riquísima: corozo, tamarindo, zapote, níspero o marañón (del que se obtiene el anacardo), son algunos ejemplos.

Imágenes: Michele Mariani, Jdvillalobos, Enrique Nuñez, Xemenendura y aforum.

Dónde cambiar moneda en Colombia

Para viajar a este país necesitarás pesos colombianos. No olvides cambiar tu moneda con Global Exchange, bien antes del viaje, o bien una vez en Colombia. Global Exchange trabaja en este país, bajo la denominación de Globo Cambio, desde enero del 2015 y además de en el Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de Barranquilla, podrás encontrar sus oficinas en Bogotá, Medellín o Cartagena, tanto en aeropuertos como a pie de calle. Infórmate sobre dónde están en el siguiente mapa:

Y si ya estás en Colombia o planeas cambiar dinero a tu llegada (o a tu vuelta a casa), aquí te lo ponemos más fácil con un descuento del 15% sobre el margen aplicado a tu cambio en cualquiera de nuestras oficinas en Colombia. Para beneficiarte de este descuento, imprime y recorta este cupón y comienza tu viaje con una pequeña alegría.

Juan Ayala

Economista y blogger profesional de viajes. A principios de 2013, decidí romper con la rutina y ahora vivo en un continuo viaje alrededor del mundo. He cambiado mi sitio en la oficina por disfrutar cada día en un lugar diferente. Colaboro con Global Exchange y comparto mi viaje en hiworld.es y unceliacoporelmundo.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre