Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Té, fresas e impactantes selvas en las Cameron Highlands

Té, fresas e impactantes selvas en las Cameron Highlands

Aunque Tailandia suele ser el destino que, gracias a un márquetin espectacular, mejor fama tiene en el sudeste asiático, lo cierto es que hay otros países de la zona que te ofrecerán mayor recompensa en tu viaje. No es que Tailandia no sea un país bellísimo, con rica gastronomía y buena gente, sino que, turísticamente hablando, se encuentra masificado.

Justo al sur de Tailandia se halla Malasia, un país con atributos naturales y patrimoniales que nada tienen que envidiar a su vecino del norte y cuyas rutas, playas, selvas, islas, monumentos y ciudades son mucho menos visitadas por los turistas.

Malasia es un país de clima tropical en el que el calor hace mella en el viajero. No tiene grandes elevaciones y por eso las Cameron Highlands suponen un respiro para los que ya comienzan a sentir el cansancio derivado de las altas temperaturas y la humedad.

Plantaciones de té, granjas de fresas, mariposas, flores gigantes, tranquilidad, preciosas rutas de trekking por valles y selvas, pero sobre todo encontrarás un clima delicioso en el que las temperaturas se mueven entre los 15 y 25 grados.

Cameron Highlands es el fresco jardín de Malasia.

Cómo llegar

Los viajeros suelen llegar a las Cameron Highlands procedentes de dos ciudades: Georgetown (al norte) y Kuala Lumpur (al sur). Desde ambas se puede acceder a Tanah Rata en autobús, habiendo, también, servicios de transfer privados.

El trayecto desde o hacia ambos destinos lleva unas 4-5 horas y el precio ronda los 35 ringgits malayos (unos 7,5 euros al cambio actual).

Os aconsejo tomar los autobuses Executive o VIP malayos. Son espectacularmente cómodos.

Dónde alojarte

Para visitar las Cameron Highlands, puedes alojarte en cualquiera de las tres ciudades que se encuentran en la zona: Tanah Rata, Ringlet y Bringchang.

Dos buenas opciones en Tanah Rata son el lugar en el que me alojé yo –Father´s Guest House– y su versión algo más cara (y de mayor calidad): Gerard´s Place.

Ambos son tranquilos, están rodeados de naturaleza y ofrecen buena calidad a buen precio. Podrás elegir entre dormitorios compartidos o habitaciones dobles y disfrutar de zonas comunes donde conocer a otros viajeros.

Imagen de las Cameron Highlands.

Qué ver y hacer en las Cameron Highlands

Las Cameron Highlands pueden servir para variados propósitos, así que dependerá de lo que vayas buscando. Cuando llegué a Tanah Rata, tras varios meses viajando por el trópico, estaba buscando algo de descanso y temperaturas más agradables. Hice algunos trekkings, pero la mayor parte del tiempo lo pasé vagando por los campos, leyendo y tomando zumos. Sin más.

Sin embargo, si buscas cosas que hacer en Cameron Highlands, no te van a faltar.

Senderismo

Hay más de una decena de rutas señalizadas en las Cameron Highlands. Algunas de ellas parten de la misma ciudad –aunque sería más adecuado llamarlo pueblo– de Tanah Rata.

Hazte con un plano en el que vengan marcadas (la mayoría de alojamientos lo tendrán) y pide indicaciones para llegar al principio de la ruta. El resto está en tus manos.

Imagen de las Cameron Highlands.

Si prefieres no calentarte mucho la cabeza y que hagan todo por ti, contrata uno de los muchos tours y trekkings guiados que te ofrecerán en las agencias de viaje del pueblo.

Algunas de las rutas que probé por mi cuenta fueron los caminos 4 y 8 –que transcurren por una preciosa y densa jungla, antes de dejarte a los pies de dos cascadas distintas, Parit y Robinson, respectivamente–, el 1 y el 10.

Para realizar la ruta 1 tuve que preguntar a la gente local y tomar un bus que me dejó al principio del sendero. Desde ahí, comencé una ascensión dura, pero preciosa, que me llevó a cruzar una zona selvática llena de barro hasta llegar a la cima del pico más alto de la zona, desde donde pude disfrutar de una magnífica vista de los valles circundantes.

Descendiendo por la otra cara, llegué a la carretera que lleva a la plantación de té de Boh. Hay una considerable distancia, así que os aconsejo que hagáis autostop –o contratéis un tour otro día–, si queréis visitarla.

Imagen de una flor en las Cameron Highlands.

La entrada a la plantación es gratuita y os dan un corto tour guiado que termina en una tetería con estupendas vistas sobre valles tapizados uniformemente por las plantas de té.

La ruta 10 comienza tras los apartamentos Oly y asciende hasta la cima de Gunung Jasar (1660 metros sobre el nivel del mar). Desde ahí, puedes empalmar con la ruta 12 y visitar las granjas de fresas.

Tours guiados

Si prefieres contratar un tour, tendrás varias opciones a distintos precios. Granjas de fresas, plantaciones de té, selvas más alejadas, puntos concretos y alejados para ver atardeceres y amaneceres especiales, flores gigantes, granjas de mariposas, etc.

En la calle principal –y casi la única– de Tanah Rata tendrás varias agencias entre las que elegir.

Imagen de las Cameron Highlands.

Comida y ocio

Las opciones de restaurantes en Tanah Rata se reducen a los que encontrarás en su calle principal. Restaurantes indios, chinos, italianos, malayos… Un poco de todo que revela su corte algo turístico. Aun así, es un sitio muy agradable.

Se trata de un lugar de descanso y vida sana. No te duermas en los laureles para cenar porque los restaurantes cierran antes de las 10. Olvídate de bares de marcha como los que puedes encontrar en ciudades más grandes de Malasia.

No dejes de tomar zumos de frutas. Son espectaculares, sobre todo, cómo no, el de fresas.

En definitiva, Cameron Highlands es el lugar perfecto para un buen retiro en la naturaleza malaya.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Para viajar a las Cameron Highlands necesitarás ringgits malayos. Global Exchange cuenta con casas de cambio de moneda en los principales aeropuertos de más de 20 países. Consulta las oficinas en tu país y viaja con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites.

[cta id=»18681″ align=»none»]

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre