Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Las calles de Brno, en la República Checa, en un día

Las calles de Brno, en la República Checa, en un día

Si te lo estás preguntando, sí, es posible. ¿El qué? Hacer honor al título de este post y visitar Brno, la segunda ciudad más grande de la República Checa, en un día. Y te diré más: puedes hasta hacerlo en menos de 24 horas. Por supuesto, todo depende del tiempo que quieras dedicar a cada parte de este lugar. Pero a buen ritmo, y si no te supone un problema andar (o el tiempo no te lo impide), se puede hacer. En este post, te cuento todo lo que necesitas saber.

Cómo llegar a Brno

Brno, con 379 000 habitantes y situada a 233 kilómetros de Praga, es el centro administrativo de la región de Moravia del Sur.

Una buena opción para llegar hasta ella desde la capital de este país es en tren ya que el viaje, en un sentido, te costará alrededor de 190 coronas checas (unos 7 euros), tarda tres horas en llegar y la estación central (Hlavní nádraží) está muy cerca del centro (a unos 10 minutos andando). Además, el mismo tren podrá llevarte a Viena (Austria) después, si quieres.

También puedes barajar la opción de ir en autobús, con compañías como Student Agency aunque yo, por comodidad y porque la diferencia de precio es mínima, optaría por el tren. Si, además, lo haces con un billete Interrail como fue mi caso, la decisión está clara.

Imagen de la estación de tren de Brno.

Qué ver en Brno.

Empezaremos el recorrido por Brno por la céntrica Plaza de la Libertad, en la que confluyen varias calles peatonales y encontrarás algunos de sus monumentos más característicos, como la Columna de la Peste, erigida en 1679, o edificios de gran belleza como la Casa de los Cuatro Atlantes o la de los Caballeros de Lipa. Desde ella, podrás admirar el Castillo de Spilberk, rodeado por su fortaleza, al que, si te sientes con ganas, podemos empezar a subir (es un paseíto, pero merece la pena hacerlo).

Vista panorámica desde el Castillo de Spilberk, en Brno.

El Castillo de Spilberk se erige imponente en el horizonte de Brno. Construido a mediados del siglo XIII, su papel fue cambiando con el paso del tiempo. Empezó siendo castillo real y lugar de los margraves de Moravia, para pasar después a jugar el rol de fortaleza barroca, la prisión más dura del imperio austro-húngaro (conocida como «mazmorra de las naciones») y también un cuartel. A día de hoy, Špilberk alberga el Museo de la Ciudad de Brno y es uno de sus centros culturales más importantes.

Una vez que hayas disfrutado de la increíble panorámica de la ciudad que este castillo concede, puedes emprender la bajada para acercarte hasta la Catedral de San Pedro y San Pablo, en la colina Petrov, cuya silueta podrás ver desde, prácticamente, cualquier punto de la ciudad. A continuación, acércate hasta el monasterio de Staré Brno, donde Gregor Mendel vivió y estudió desde 1843 y desarrolló las conocidas como Leyes de Mendel.

El siguiente punto en el mapa al que debes encaminar tus pasos, si te gusta visitar iglesias y disfrutar de su arquitectura, es la Iglesia de San Jaime, una de las mejor conservadas de estilo gótico y debajo de la que está el Osario de Brno, el segundo más grande de Europa, después de las catacumbas de París.

Puedes concluir esta breve visita a la ciudad checa con el antiguo ayuntamiento de la ciudad, cerca del Mercado de coles Zelný trh, donde podrás decidir si la figura que cuelga del techo es un cocodrilo o un dragón (símbolo al que se le atribuyen diversas leyendas), y con el teatro Mahen, parte del Teatro Nacional de Brno.

Y para otra visita para la que tengas más tiempo (o si la ciudad te enamorado tanto que decides quedarte), acércate hasta el señorial Castillo Veveří, junto al embalse de Brno, a unos 25 minutos en coche. Pero para esto ya te hará falta otro día.

Por último, al planificar tu viaje, ten en cuenta que, como ya te he comentado al principio, Brno está a 40 kilómetros de Austria y a 60 de Eslovaquia. ¡Puede que alguno de estos países sea tu siguiente parada!

© Imágenes: Miriam Gómez Blanes.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Podrás cambiar tu moneda en cualquiera de las oficinas que Global Exchange tiene en los aeropuertos y hoteles de más de 21 países del mundo. Mira en nuestra página web dónde podrás encontrarlas.

Y para que viajes con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites, aquí te damos un cupón descuento del 15% en tu cambio de moneda en cualquiera de nuestras oficinas. Imprime este cupón y preséntalo en nuestras oficinas para obtener tu descuento (descuento aplicable al margen de cambio de la moneda).

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre