Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Descubre Moscú a través de su arte callejero

Descubre Moscú a través de su arte callejero

La ciudad más grande de Europa: la nostálgica Moscú, en Rusia. La Plaza Roja donde se sitúan el Kremlin y la Catedral de San Basilio. Visitarla retrotrae a los cuentos de hadas, sin embargo, en Moscú los edificios de arquitectura tan fantasiosos son toda una realidad. La ciudad bulle entre avenidas enormes, edificios majestuosos y un subsuelo en forma de metro que podría calificarse como el más bello del mundo. Y qué decir de los monasterios que pueden encontrarse a las afueras…

La antigüedad congelada en una modernidad que salpica a la ciudad. En mitad de todos esos factores sociales, políticos y culturales que impregnan esta gran metrópoli, se descubre una manera muy alternativa de conocer Moscú. Dicen que las paredes de una ciudad reflejan de manera concisa el inconsciente del lugar al que representan. Hablamos del arte callejero o arte urbano (street art, en inglés), ya sea en forma de grafiti y/o murales, una forma innovadora de descubrir aspectos que los monumentos emblemáticos y los lugares típicamente turísticos ensombrecen. Hablamos, sin mayor rodeo, del arte callejero a través del cual puedes descubrir aspectos sumergidos de Moscú. Para ello, te recomendamos tres puntos, uno de ellos abierto al caminante espontáneo, los restantes, los podrás encontrar en un mapa de la ciudad:

1. La Fábrica de Chocolate (Krásni Oktiábr Zavod, en ruso): punto de encuentro de profesionales y artistas creativos

Los más mayores recuerdan aún el olor a chocolate que desprendían los edificios de ladrillo rojo de esta antigua fábrica, que fue construida a finales del siglo XIX. Durante la época soviética, llegó a convertirse en una de las marcas de dulces más famosas de Rusia. Sin embargo, en los años 90 obligaron a su cierre en un intento de las autoridades de eliminar las industrias del centro de la ciudad. Pero en los últimos años esta fábrica de chocolate se ha transformado en un lugar de encuentro de galerías de arte, clubes, lofts y oficinas de medios de comunicación.

Al estilo de Berlín y/o Hamburgo en Alemania, con cierto aire a Nueva York. La Fábrica de Chocolate, cuyo nombre quizás nos haga pensar en la afamada película de Tim Burton, es un lugar que concentra a profesionales y artistas que la han resignificado para convertirla en un punto de trabajo alternativo y muy creativo. Así lo demuestra un cúmulo de grafitis muy artísticos que pueden encontrarse en una de sus entradas, además de la posibilidad de degustar muy buenos menús en sus diversos restaurantes. Todo ello sin necesidad de subirse a un taxi.

Me aventuro a aconsejarte un itinerario de un día en el que puedas contemplar el impacto de la antigüedad y la modernidad de la ciudad. Visita una de las catedrales más imponentes en Moscú: la Catedral de Cristo Salvador. Merece la pena pagar la entrada para acceder a la azotea y contemplar desde allí la vista que se abre: descubrirás terrazas que se resguardan en lo alto de la ciudad y podrás admirar pequeñas iglesias ortodoxas que parecen escondidas para los más exigentes. Desde allí también contemplarás un edificio antiguo, de ladrillo rojo, ciertamente con aspecto de fábrica, y comprobarás que basta con cruzar el puente a los mismos pies de la catedral para visitar la fábrica de chocolate.

Allí, en una de las terrazas decoradas con tanto gusto, un café, una cerveza, lo que el cuerpo te pida, entre grafitis producidos con mucho gusto y muy a lo moderno. Es, además, uno de los puntos más concurridos en la noche moscovita.

2. El muro Tsoi teñido de grafiti

Es un muro que en cierto sentido recuerda a Berlín. De magnitud más modesta, se encuentra en pleno corazón de la zona Arbat. Arbat es una vía peatonal de un kilómetro, más o menos, sin duda el área más abierta y juvenil de Moscú, considerada además la zona más contestataria de la ciudad: allí se reúnen, a diario, incluso cuando las temperaturas hielan el aliento, músicos a tocar en vivo en plena calle. Quizás sea una extensión de la que fue hogar de muchos artesanos de la ciudad ya en el siglo XV.

Hoy en día, está repleta de restaurantes y algunos bares, algún comercio que otro también (es muy raro ver comercios en Moscú al estilo de las ciudades comunitarias, debido a su pasado comunista).

Entre música de rock ruso y bailarines del break dance que se ganan la vida como pueden demostrando sus hazañas en Arbat y pintores que intentan vender sus obras a pie de calle también, se sitúa el muro de Tsoi en representación del grafiti.

El muro pintado se produjo en honor al fallecimiento del músico Viktor Tsoi y su grupo musical denominado Kino. El muro se ubica en la casa número 37, en la intersección de la calle Arbat y Krivoarbatsky. Es uno de los lugares emblemáticos de Moscú. Al parecer, alguien escribió en letras enormes sobre la pared: Hoy en día, Viktor Tsoi Wall pasó, en alusión a su muerte. Y a partir de ahí sus seguidores comenzaron a escribir sobre el muro en referencia al cantante.

3. Murales inusuales desperdigados por toda la ciudad

Un lugar se conoce caminando por él. Aunque es cierto que la excepción a este dicho es guardarse un día para visitar el denominado «palacio del pueblo» visionado por Stalin en el metro. Ya en la superficie, una vez se han realizado los recorridos previstos, podemos encontrar numerosos murales en el centro de Moscú.

Llama la atención que uno de ellos denuncie el control a la sociedad o que otro trate sobre esquimales. De hecho, durante el mundial de fútbol que se celebró en Moscú el pasado junio, una de las iniciativas que se realizó fue pintar murales de jugadores en fachadas seleccionadas de la ciudad.

Moscú cuenta, además, con un Festival de arte callejero, aunque debe de haber enfadado al gran Banski, personalidad anónima que realiza grafitis reivindicativos por todo el mundo y que a estas alturas es ya toda una eminencia, ya que se enteró a través de la red social Instagram de que la Casa Central del Artista en Moscú exponía sobre su obra y cobraba, además, entrada por ver sus grafitis musealizados.

En la actualidad, Rusia cuenta con muchas escuelas de grafiti, se organizan festivales y exposiciones sobre este, un fenómeno que va en aumento y que muestra una cara de Moscú digna de ser descubierta.

Dónde cambiar moneda en Rusia

La moneda en curso es el rublo ruso y podrás cambiarla por la tuya antes de tu viaje, en cualquiera de las oficinas de Global Exchange en el mundo o en el propio país. Consulta la ubicación de nuestras oficinas en el siguiente mapa:

Imágenes: Josune Murgoitio.

Josune Murgoitio

Soy escritora, periodista e investigadora independiente. Trabajo en dos áreas: País Vasco (norte de España) y Turquía, mostrando la luz (viajes y turismo) y la sombra (derechos humanos desde la cultura de paz, la memoria y la mujer) de ambos lugares. Publiqué mi primera novela «Colores Prohibidos» en el año 2016 y, en la actualidad, preparo mis siguientes lanzamientos: mujer y viajes en Turquía y grafiti político y social en el País Vasco. Mi blog, www.bravereaders.com, es mi lugar de trabajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre