Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

6 cosas que deberías saber antes de viajar a Irán

6 cosas que deberías saber antes de viajar a Irán

Irán, como dijimos en un artículo anterior, es uno de los cinco países que hay que visitar antes de que cambien, ya que está experimentando una incipiente apertura al exterior y durante los últimos años ha incrementado su número de visitantes, a pesar de haber tenido tan mala fama en los medios de comunicación.

Se trata de un destino con muchos atractivos turísticos: fue lugar de paso de la antigua Ruta de la Seda, tiene un legado patrimonial importantísimo y lo mejor de todo: los iraníes son gente sumamente hospitalaria. Diríamos que este destino tiene todo lo que busca un viajero. Pero antes de visitar Irán, hay algunas cosas importantes que debes saber, si quieres planificar un viaje a este país por tu cuenta.

1. ¿Es un país seguro?

Lo primero que uno/a se pregunta cuando se plantea viajar a Irán es si actualmente es un país seguro. Estamos habituados a escuchar en los medios afirmaciones como que «Irán es el eje del mal» y otras por el estilo. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que Irán está rodeado de países vecinos en los que existen conflictos bélicos o disputas territoriales, como Irak, Afganistán o Pakistán, pero Irán se mantiene al margen de estos conflictos. Y, de hecho, es uno de los más seguros de Oriente Medio.

Imagen de una mezquita en Irán.

Se puede pasear por sus calles con total seguridad, y por poneros un ejemplo, Irán es muchísimo más seguro que muchos países de Centroamérica o, incluso, que España. Es difícil escuchar noticias sobre asaltos, robos o cualquier otra cosa similar en el país ya que el gobierno mantiene unas sanciones muy duras con los que se saltan las leyes. De hecho, la gente que te puedas encontrar por la calle, generalmente, va a ser muy hospitalaria y te va ayudar en todo lo que necesites. Normalmente, el viajero que va a Irán vuelve con una perspectiva del país muy diferente a la que tenía cuando llegó. Afortunadamente, más positiva.

2. Visado.

Para una estancia en Irán superior a los 15 días es obligatorio gestionar el visado antes de llegar al país. Si pensáis ir menos tiempo, es posible tramitarlo en el aeropuerto de llegada, aunque lo más recomendable es llevarlo desde vuestro lugar de origen. Las leyes en Irán pueden cambiar de un día para el otro por lo que es mejor llevar toda la documentación necesaria para entrar en el país ya gestionada, para evitar posibles malos tragos.

Para tramitarlo debéis contactar con una agencia especializada que os va a pedir: el pasaporte con vigencia de, mínimo, seis meses a partir de la fecha en que realicéis el viaje y dos páginas en blanco, dos fotos de carné (para las chicas no es necesario la foto con el pañuelo puesto), un seguro de viaje con cobertura para un viaje a Irán (ojo, algunos seguros no la incluyen) y un formulario cumplimentado con vuestros datos. Una vez hayáis pagado el importe de la gestión y el envío de los documentos a la embajada, suelen tardar en tenerlo, de media, unas tres semanas (pero lo mejor es preguntar con antelación). Por ello, es importante que tramites tu visado con tiempo.

3. Comportamiento del turista (indumentaria).

Irán es un país mayoritariamente musulmán y la religión tiene un peso realmente importante en el gobierno, que es el que redacta las leyes. Actualmente, existe un código de indumentaria (por ley) para ambos sexos, dictado por la religión musulmana, que deberéis cumplir si queréis entrar en el país.

Mujeres en Irán.

Las chicas deben llevar en todo momento, en lugares públicos, un pañuelo en la cabeza que cubra la melena (aunque, actualmente, se puede ver a muchas chicas con pañuelo que enseñan su tupé por delante). Los brazos y las piernas siempre deben estar cubiertos (no se puede llevar manga corta, tirantes, etc.) y la parte superior del cuerpo debe estar tapada por un jersey/camisa largo que llegue hasta media pierna. En los lugares religiosos, pueblos o zonas más rurales es habitual ver a las mujeres en áreas públicas vestidas con un chador, una pieza de tela larga, de color negro, que cubre todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Aunque la turista no necesita vestir de este modo, sí que se deberá cubrir con un chador cuando entre en un recinto sagrado por cuestión de respeto (normalmente en la entrada le proporcionarán uno de color blanco).

Los chicos deben tener en cuenta que no es común llevar pantalones cortos, aunque la manga corta es habitual en verano. El pelo muy largo o los tatuajes tampoco están muy bien vistos.

4. Couchsurfing.

Aunque parezca increíble, Irán es el tercer país con más couchsurfers del mundo. El couchsurfing es una red que pone en contacto a viajeros con gente local del país que visitan y estos pueden ofrecen su casa como alojamiento, enseñar su ciudad o, simplemente, compartir un rato charlando. Se trata de una filosofía totalmente altruista, donde cada uno ofrece lo que tiene o lo que puede.

Couchsurfers en Irán.

Los iraníes son gente muy abierta a conocer al visitante porque les encanta saber cómo viven, qué hacen y, sobre todo, por qué están interesados en visitar su país. Esta última, suele ser una pregunta reiterativa que hacen todos los iraníes al visitante.

Sorprende la facilidad con la que los iraníes abren sus puertas y te invitan a una taza de té o una comida, un comportamiento poco habitual para un europeo. De hecho, la hospitalidad iraní -aparte del gran patrimonio y la increíble cultura que tiene el país- suele ser una de las razones por las que el visitante queda sumamente deleitado en su viaje y hace que quiera volver a visitar el país en poco tiempo.

5. Transporte por el interior del país.

Existe una red aérea de vuelos diarios entre las ciudades más importantes, sobre todo el triángulo cultural de las ciudades de Isfahán, Yazd y Shiraz, conectando todas estas con Teherán, la capital.

La infraestructura de carreteras en el país es muy buena, existiendo una red de transporte de autobuses muy completa, con una oferta muy frecuente. Los mejores autobuses son los llamados «VIP», muy rápidos, de amplios asientos, comida incluida en el billete y unos precios realmente económicos. Es el transporte ideal para utilizar en trayectos que no sean sumamente largos. También existe una red ferroviaria, pero no se utiliza tanto como los buses.

Imagen de un autobús en Irán.

6. Dinero.

Es importante saber que si viajas a Irán, no vas a poder sacar dinero con tus tarjetas de crédito en los cajeros y tampoco vas a poder pagar con ellas (aunque sí algunas cosas como, por ejemplo, los vuelos interiores en alguna agencia). Por ello, deberás llevar todo el dinero que necesites en efectivo.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Podrás cambiar tu moneda en cualquiera de las oficinas que Global Exchange tiene en los aeropuertos y hoteles de más de 21 países del mundo. Mira en nuestra página web dónde podrás encontrarlas.

Y para que viajes con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites, aquí te damos un cupón descuento del 15% en tu cambio de moneda en cualquiera de nuestras oficinas. Imprime este cupón y preséntalo en nuestras oficinas para obtener tu descuento (descuento aplicable al margen de cambio de la moneda).

Seguro que será mucho más placentero tu viaje a Irán, si tienes en cuenta todas estas recomendaciones.

¡Ahora ya solo falta que compres un billete de avión!

Celia López

Autora de “Quaderns de bitàcola”, un blog sobre una vuelta al mundo y otros viajes por los cinco continentes. Con la experiencia de más de setenta países visitados, me gusta escribir información práctica de los destinos, guías de viaje y describir las sensaciones de los lugares en los que he estado para que cualquier persona pueda planificar su viaje por libre. Mi gran hobbie es viajar y mi lema es: “No me conformo con que me lo expliquen, quiero conocerlo con mis propios ojos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre