Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

48 horas en Edimburgo

48 horas en Edimburgo

Escocia es un país precioso. Naturaleza en su máxima expresión en sus islas y las deshabitadas Highlands; historia en sus castillos y campos de batalla; cultura y patrimonio arquitectónico en sus ciudades; y un líquido dorado y denso, llamado whisky, que hace las veces de sangre del país.

Su capital, Edimburgo, reúne todas estas cualidades. Necesitarías varios días para disfrutarla a fondo, pero si solo dispones de un par de ellos, te propongo un itinerario perfecto para marcharte llevándote la esencia de la ciudad contigo.

Día 1.

Mañana:

Tour por Edimburgo en autobús.

Realizar el típico tour en el autobús turístico es una buena forma de tomarle el pulso a una ciudad. En Edimburgo salen del puente de Waverley (los del Edinburgh Bus Tours). La mayoría de los tours son del tipo hop on y hop off, pudiendo subir y bajar del autobús cuando quieras. Debes conservar el billete en todo momento.

El Parlamento escocés.

Una de las paradas que tiene el autobús turístico es el edificio donde se reúne el Parlamento escocés, en Holyrood. Situado en pleno casco histórico, su corte modernista contrasta con los edificios que le rodean. Fue diseñado por el arquitecto español Enric Miralles y puedes visitar su interior aprovechando uno de los tours guiados que se ofrecen gratuitamente. Si el pleno está reunido, puedes asistir al mismo desde una de las galerías superiores.

Imagen de la ciudad antigua de Edimburgo.

El Scott Monument.

Al acabar el recorrido circular del autobús turístico, te encontrarás frente a uno de los iconos de Edimburgo, el Scott Monument, ubicado en Princes Street. El monumento fue levantado en 1846 para rendir tributo al escritor Sir Walter Scott (autor de obras como IvanhoeRob Roy), nacido en Edimburgo. Tiene una altura considerable y desde su cima podrás disfrutar de unas buenas vistas del centro de la ciudad.

La Catedral de St Giles.

En High Street encontrarás esta catedral que tiene partes del siglo XII, pero no fue acabada hasta el XIV. Está dedicada al patrón de Edimburgo, San Giles, y la entrada es gratuita. Sus vidrieras son realmente preciosas y puedes aprovechar que tiene una cafetería en su interior para tomarte un tentempié de mediodía.

Tarde:

Imagen del Museo Nacional de Escocia, en Edimburgo.Museo Nacional de Escocia.

Está catalogado como uno de los mejores museos del Reino Unido. Las exhibiciones que encontrarás en su interior muestran las raíces culturales de la nación, su historia y cómo son sus gentes. Es la mejor forma de adentrarte en la historia de Escocia, desde los tiempos primitivos a la época moderna. El jardín que tiene en el techo del edificio te permite gozar de unas buenas vistas de 360 grados. La entrada es gratuita (salvo para algunas exhibiciones concretas).

El castillo de Edimburgo.

Es la joya de la corona de Edimburgo. El monumento más visitado de la ciudad se encuentra encaramado sobre la cima de un antiguo volcán extinguido. Esta antigua fortaleza ha servido como residencia de la realeza durante cientos de años. En tu visita, no debes perderte las Joyas de la Corona y las antiguas mazmorras.

Todos los días – excepto los domingos – a la 1 se reúne la gente en el castillo para escuchar el famoso cañonazo del One o´clock Gun. La tradición se remonta a 1861.

Noche:

Noche de comedia en The Stand.

Si tienes un buen nivel de inglés y quieres echarte unas buenas risas, no dejes de acercarte al mejor club de la comedia del país. Todos los monologuistas y cómicos angloparlantes que se precien, han pasado alguna vez por aquí.

George Street.

En esta calle encontrarás los bares, tiendas, restaurantes y cafeterías más cool de Edimburgo. Tómate algo en lugares como Tempus Bar (en el George Hotel), Le Monde o The Dome.

Cabaret Voltaire.

Si te apetece una buena fiesta en tu primera noche en la ciudad, prueba Cabaret Voltaire (conocido por los locales como Cab Vol). Está ubicado en Blair Street, abre las siete noches de la semana, tiene dos plantas y los mejores DJs del momento vienen aquí a hacer bailar al personal a base de música alternativa. ¿Alguien da más?

Día 2.

Mañana:

Los jardines de Princes Street.

No hay nada mejor para la resaca que un paseo por un bello parque. Situado a los pies del castillo de Edimburgo, este espléndido parque púbico divide la Ciudad Vieja de la Nueva. Pasear entre flores, monumentos y estatuas te devolverá la vida. Especialmente recomendable en los meses de verano, cuando puedes tumbarte sobre la hierba a leer un libro al sol.

National Galleries of Scotland.

A los pies de The Mound se hallan dos edificios, la Royal Scottish Academy y la National Gallery of Scotland. Ambos son de estilo neoclásico. En su interior podrás admirar obras de artistas de la talla de Degas, Monet, Cezanne, Da Vinci y Rafael. La entrada es gratuita.

Imagen panorámica de Edimburgo.

El Jardín Botánico Real de Edimburgo.

Dedica el resto de la mañana a pasear por el precioso Jardín Botánico Real. La entrada es gratuita, aunque se paga una pequeña tasa para entrar a los invernaderos. Hay una enorme cantidad de plantas y flores que van cambiando durante el año. Realmente, es un lugar en el que bien podrías quedarte atrapado para el resto del día. Pero hay que moverse…

Tarde:

Jenner’s.

Si te van las compras, debes visitar Jenner’s, los grandes almacenes más famosos de la ciudad. Fueron fundados en 1838 y se encuentran frente al Scott Monument. Hay de todo en ropa y accesorios, además de un gran patio de comidas donde puedes merendar.

West End Village.

El lugar perfecto para aquellos que buscan compras de otro tipo. Souvenirs, rarezas de todo tipo y tiendas de regalos es lo que encontrarás en este lugar situado al final del lado oeste de Princes Street.

Noche:

Funciones de teatro.

Aunque el famoso festival teatral de Edimburgo tiene lugar en agosto, el resto del año también puedes presenciar un buen puñado de buenos espectáculos. Algunos de los teatros más famosos son el Playhouse, el Traverse, el Kings Theatre y el Usher Hall.

Pintas y copas en el pub.

No te puedes marchar de Edimburgo sin hacer una buena ronda de pubs en la que probar cervezas y whiskys sin parar. Hay un gran número de ellos en las proximidades de Grassmarket. Algunos de los más concurridos son Under the Stairs y North Bridge. Acaba la noche en este último y gozarás de unas maravillosas vistas de la ciudad iluminada antes de irte a la cama.

Con este itinerario volverás rendido a tu casa, pero habrás visitado casi todos los lugares interesantes de Edimburgo (en muchos de los cuales tendrás que pagar en libras esterlinas, que podrás cambiar con Global Exchange). Seguro que querrás volver a por más.

© Imágenes: Patricia Cuni.

[cta id=»3897″ align=»none»]

David Escribano

Aunque estudié ADE y Económicas, siempre me gustó escribir historias inventadas. Hace una década que viajo para no tener que imaginarlas. Editor desde el 2007 en Viajablog y miembro de Travel Inspirers.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre