Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Europa del Este en 10 días

Europa del Este en 10 días

Si bien Europa es un continente donde se han derribado muchas fronteras (aunque, tristemente, algunas se empeñan en volver), es complicado concretar, específicamente, dónde comienza la línea que separa Europa del Este de Europa Occidental, ya que algunos países históricamente considerados como «del Este», geográficamente se encuentran más en occidente que otros comúnmente aceptados como occidentales.

En el ámbito turístico, es el aspecto cultural el que termina definiendo qué países son del Este y en este sentido, clasifican aquellos que durante la segunda mitad del siglo XX se alinearon política e ideológicamente con la Unión Soviética, o por su idioma, ya que las lenguas eslavas se hablan en esta región geográfica.

Europa del Este cuenta con suficientes atractivos turísticos para dedicarle un viaje, pero dado que su extensión es inabarcable en un solo viaje, queremos invitarte a recorrer algunos de los países y ciudades de esta región que más interés generan, para que tengas una idea balanceada de qué ver durante 10 días en Europa del Este.

Tallin, Estonia

Con una fuerte influencia escandinava y comúnmente asociada también dentro de los países del norte de Europa, la capital de Estonia, especialmente en lo que concierne a su casco antiguo, es una pequeña joya a orillas del Báltico, que tiene una magia especial. Este espacio, declarado Patrimonio de la Humanidad, contiene una importante variedad de monumentos medievales, algunos de los cuales consiguen transportar al visitante a otras épocas.

Una visita a Tallin no debe terminar sin antes visitar la Plaza y el Ayuntamiento, uno de los edificios civiles góticos mejor conservados en Europa, así como su farmacia, en funcionamiento desde 1422 y la más antigua del continente. En la calle Pikk, podrás visitar uno de sus principales símbolos: los edificios de las Tres Hermanas (los más antiguos del centro histórico), para luego revivir épocas de artesanos en el Pasaje Santa Catalina, sin olvidarte de dar un paseo por las antiguas murallas, cuyas torres están en excelente estado de conservación. No dejes de echar un vistazo a la Catedral de Alexander Nevski, un templo ortodoxo herencia de la ocupación soviética, que es otro de sus símbolos más representativos.

Catedral de Catedral de Alexander Nevski, en Tallin

Próxima parada: Varsovia. Lot Polish Airlines y Air Baltic (con escala en Riga) conectan ambas ciudades en un vuelo de apenas 1 hora y 40 minutos, aunque también puedes elegir el trayecto nocturno en autobús con la empresa Ecolines (15 horas de viaje).

Varsovia, Polonia

Si hablamos de su pasado más reciente, Varsovia es una de las ciudades con una historia más interesante y trágica de Europa del Este. Tras haber sido destruida en un 80% después de la Segunda Guerra Mundial, la capital de Polonia se levantó de las cenizas y consiguió recomponer su pasado, ladrillo a ladrillo. Prueba de ello es la Ciudad Vieja de Varsovia, originalmente fundada en el siglo XIII y minuciosamente reconstruida en el siglo XX, y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980. Allí podrás disfrutar de maravillas como la Plaza del Mercado y su símbolo, la sirena de Varsovia, la Iglesia de San Jacinto, la fortificación de Barbacana y sus murallas o el Museo Marie Curie.

Imagen del Castillo real de Varsovia

Fuera de la Ciudad Vieja, es imprescindible el Castillo Real, así como el imponente Palacio de las Ciencias y las Artes (el mejor mirador para ver los modernos rascacielos de la ciudad), la Ruta Real de Varsovia y el Museo de la Insurrección. Consigue más información en la página web oficial de Polonia.

Imagen del Palacio de las Ciencias y las Artes, en Varsovia

Próxima parada: Praga. Czech Airlines y Lot Polish Airlines ofrecen este trayecto directo de 1 hora y media entre ambas ciudades, aunque te puedes ahorrar una noche de alojamiento haciendo el trayecto directo en tren, que dura unas 8 horas, aproximadamente.

Praga, República Checa

De las ciudades de Europa del Este, Praga es una de las más visitadas. Aparte de su situación estratégica en el corazón de Europa, es imposible poner en entredicho el valor de los atractivos del núcleo urbano principal en la República Checa, un compendio de monumentos famosos mundialmente y una riqueza arquitectónica que es un placer para los sentidos.

Vista general del centro de Praga

Dicha lista incluye sitios como el Puente de Carlos, el Reloj Astronómico, el Castillo de Praga, la Catedral de San Vito, la casa danzante de Frank Gehry, el Barrio Judío, el barrio de Malá Strana y, desde luego, la Plaza de la Ciudad Vieja, el sitio más transitado y encantador de la ciudad y donde se dan cita todo tipo de personajes, manifestaciones sociales, eventos y conciertos. Consigue más información en Turismo de República Checa.

Imagen del Castillo de Praga, en República Checa

Próxima parada: Bratislava. Poco más de 300 km separan estas dos ciudades que, en algún momento, pertenecieron al mismo país, Checoslovaquia. La mejor manera de llegar a Bratislava desde Praga es en tren, trayecto que dura unas 4 horas.

Bratislava, Eslovaquia

Con menos de 500 000 habitantes, es una de las capitales de Europa del Este más pequeñas, lo que le otorga una ventaja ante sus vecinas ya que permite conocerla en, relativamente, poco tiempo. La capital de Eslovaquia se encuentra a mitad de camino entre Praga y Budapest y constituye una interesante parada entre ambas ciudades.

Vista panorámica de Bratislava

La vida nocturna de Bratislava ya es conocida a nivel europeo y la mayor parte de su actividad se desarrolla alrededor del centro histórico, pero más allá de pasar un buen rato, esta ciudad cuenta con monumentos dignos de ver como el Castillo de Bratislava, el Puente Nuevo, cuyo mirador se asemeja a un platillo volador, el Palacio Grasalkovicov, el barrio de Petrzalka y la Puerta de San Miguel.

Algo que caracteriza a Bratislava son las curiosas esculturas que encontrarás en varios rincones del centro, como la figura de Cumil, un simpático trabajador que se asoma por una alcantarilla, o la de un paparazzi que acecha en una esquina con su cámara a los transeúntes despistados.

Imagen de Cumil, en Bratislava

Próxima y última parada: Budapest. El tren es la alternativa más cómoda para viajar entre Bratislava y Budapest, cuyo trayecto dura, apenas, unas 2 horas y 40 minutos.

Budapest, Hungría

No hay mejor ciudad para terminar un viaje por Europa del Este que Budapest, un rincón junto al Danubio al cual es imposible resistirse. La unión de las antiguas ciudades de Pest, Buda y Óbuda es un increíble destino que no deja a ningún visitante indiferente. Desde la Plaza de San Esteban y su Catedral, pasando por el Puente de las Cadenas, a la majestuosa Buda, donde se encuentra el imponente Bastión de los Pescadores y el Castillo de Buda, Budapest es un despliegue visual de imágenes inolvidables.

Puente de las cadenas en Budapest

No pierdas la oportunidad de visitar un balneario termal en una ciudad que agrupa uno de los conjuntos de aguas termales más grandes del mundo. En este sentido, Rodas, Gellert o Széchenyi son los más recomendables.

Está de más decir que es imprescindible una visita al majestuoso Parlamento de Budapest, su edificio más representativo y uno de los más bellos del mundo. Visita la web de Turismo de Hungría.

Imagen del parlamento de Budapest, desde el castillo de Buda

Algunos de estos países de Europa del Este, como Estonia o Eslovaquia, tienen por moneda oficial el euro, sin embargo, ten en cuenta que Polonia, República Checa o Hungría tienen su moneda propia, por lo que es conveniente cambiar tu dinero a todas estas monedas de la manera más cómoda y en un solo lugar. La respuesta es sencilla, con Global Exchange.

¿Dónde puedo cambiar dinero para mi viaje?

Podrás cambiar tu moneda en cualquiera de las oficinas que Global Exchange tiene en los aeropuertos y hoteles de más de 21 países del mundo. Mira en nuestra página web dónde podrás encontrarlas.

Y para que viajes con tranquilidad, siempre con la moneda lista para pagar todo lo que necesites, aquí te damos un cupón descuento del 15% en tu cambio de moneda en cualquiera de nuestras oficinas. Imprime este cupón y preséntalo en nuestras oficinas para obtener tu descuento (descuento aplicable al margen de cambio de la moneda).

 © Imágenes: Ricardo RamírezClarence, Iraia Martínez, jakub_hruska, Klausdie, wami82 y Alexander Russy.

Ricardo Ramírez Gisbert

Arquitecto y apasionado de los viajes y la fotografía. Autor del blog El Arquitecto Viajero y editor de la guía sobre Barcelona en inglés Barcelona N’Do

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Cuanto cuesta este tour?

  2. Me encanto la variedad de opciones que nos brindas sinceramente me llamo mucho la atención Bratislava, Eslovaquia, no solo por lo linda que se ve si no también por esa estatua del hombre de hierro, impresionante , motivo para Conocer Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre